Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mientras escribo estas líneas, en un canal nacional aparecen
algunas niñas jóvenes (la gran mayoría tienen la edad de mis estudiantes) recargadas
con atuendos extravagantes. Sí, empezó ese periodo del año en el que el centro de gravedad de
Colombia es (en teoría) Cartagena.

Los analistas de medios en Colombia coinciden en afirmar que
el reinado de belleza, junto a la Vuelta a Colombia, contribuyó a unir una
nación separada por montañas y prejuicios. Eso fue hace sesenta años. Hoy en
día ninguno de los dos cumple con ese mismo propósito.
¿A quién le importa el reinado hoy en día? Sé de personas
que ven el reinado con un encanto kitsch (buscar el gazapo de la reina tipo
yo hablo inglés pero despacio“) y de otros que lo ven con deseos
sinceros de que la reina de su departamento gane. Pero, si me preguntan, no hay
mucha diferencia entre los eventos cada vez más irrelevantes de Cartagena y,
por ejemplo, los adolescentes matándose en Los juegos del hambre de Suzanne
Collins. En la novela (y la película) se escoge a dos jóvenes (la historia de
Teseo y el Minotauro contada para una población desinteresada en la lectura y acostumbrada a 140 caracteres o menos) para participar
en una fusión de la película japonesa Battle Royale con
un reality soso cualquiera. En el reinado tenemos a 25 (o 18, o 33, no importa)
que han pasado por “preparadores” (estilistas, diseñadores de moda,
maquilladores, cirujanos plásticos y entrenadores personales) para representar a su
departamento en Cartagena. Vean la parodia que hace quince años hizo El Siguiente Programa del evento novembrino:

Dudo, sin embargo, que eso le importe a muchos
departamentos o ciudadanos.
Más allá de las razones, es bastante diciente ver cómo desde
hace varios años Bogotá convirtió su reinado en un concurso televisivo (organizado
por la cadena televisiva perteneciente a este diario, debo decir) y que varios
departamentos le hayan quitado los fondos provenientes del erario público a los
comités de belleza. La imagen de la reina como representante de una región se ha transformado, tanto en lo físico como en la misma idea de mujer. Pensar en esta reina Barbie, “mejorada” por la magia del bisturí y la dieta, sometida al escarnio de los periodistas de chismes devenidos en “analistas”, en sospecha de vínculos non sanctos con personas de dudosa procedencia y destinada (si tiene suerte) a ser el reemplazo en la línea de presentadoras de entretenimiento (siempre y cuando una ganadora de reality no se adelante) ya no identifica ni entretiene al televidente (no olvidemos, este es un evento de, por y para la televisión).

Pero también sé que, si en algún Miss Universo alguna de las
señoritas Colombia alcanza la esquiva corona otorgada por la
organización Trump, el siguiente noviembre 44 millones de personas estarán
pegadas a una pantalla, sumando puntajes y fungiendo de analistas. Efecto
Falcao o triunfalismo que llaman.

En los oídos: Keep Calling (Il Abanico)

@tropicalia115

(Visited 105 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Estudios Literarios de la Universidad Javeriana. Profesor universitario, escritor y poeta. Coautor de Casas de La Merced (Bogotá, 2015) y autor de artículos sobre educación y literatura publicados en Colombia y España. Cuando no escribe dedica su tiempo a observar, escuchar, leer, cocinar y caminar. El autor cree firmemente que el mundo es un montón de retazos unidos por el pensamiento, el cual los seres humanos no han comprendido en su cabalidad. Las opiniones del autor en este blog no comprometen a las instituciones donde trabaja, estudia y publica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El tema de la comunicación clara, del que he venido hablando(...)

2

Me demoré bastante en saber de qué quería hablar en este(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar