Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Quería profundizar en “la maestra” Elba Esther Gordillo y sus astronómicos gastos y desfalcos al gobierno mexicano y, agradeciendo un comentario de un lector, recordar a los célebres desfalcos sindicalistas de nuestro país (desde el kilo de lomo de res a trece pesos en los comisariatos de Ecopetrol hasta la responsabilidad de Sintrahosclisas en la ruina del Hospital San Juan de Dios). Pero el martes, después de llegar de mi clase donde, casualmente, hablábamos del fin de la Guerra Fría, una noticia cambió todos mis planes. Después de casi dos años de tratamiento por un cáncer misterioso, Hugo Chávez había muerto.
 
Las reacciones del martes y de ayer me recordaron tres momentos de la historia, con íderes políticos no muy afines a la democracia que fallecieron de forma intempestiva. Comencemos en 1975. La voz apagada de su segundo al mando, Carlos Arias Navarro, anuncia la muerte de Francisco Franco Bahamonde, “Caudillo de España por la Gracia de Dios” o “Paquito el chocolatero“.




Diecinueve años después, Pyongyang se estremecía por la muerte repentina de Kim Il-Sung, el dictador norcoreano o “el nombre augusto del sol”.
 
 
Saltemos en el tiempo a finales de 2011, cuando el mundo supo, de nuevo por la atormentada voz de trueno de Ri Chun-Hee, que el excéntrico Kim “I’m so ronery” Jong-Il había muerto de forma repentina mientras viajaba en tren a uno de sus acostumbrados recorridos por el país.
 
 
Como diría Led Zeppelin, the song remains the same. La misma pataleta, la misma lágrima… y seguramente las mismas condenas a todos los que no manifestaran su lamento por la partida del Querido Líder.
Y esta, para los que dicen que “no celebran la muerte de nadie”. Cuando murió “El Tata” Augusto Pinochet, vean lo que ocurrió:
 
 
Hace un par de meses, cuando Chávez anunció su recaída, escribí esto:
 
Como cualquier dictador (desde Perón hasta Hitler, desde los déspotas del Asia central hasta los herederos de Guinea Ecuatorial, Corea del Norte y Siria, desde la teocracia iraní hasta el Tata Pinochet), Hugo Chávez construyó un culto a su personalidad, que incluso podría (pero esa es tarea para otro post) tener características de una secta.
Los líderes construyen, casi sin querer queriendo, una religión a su alrededor. África es bastante diciente al respecto. Veamos algunos ejemplos (tomados del magnífico y altamente recomendado Blog de Banderas). Jean-Bédel Bokassa, autoproclamado emperador de la rica pero empobrecida República Centroafricana, para su proclamación como emperador (pagada con el dinero que Francia enviaba a Bangui, la Coqueta, por diamantes y uranio), escribió la siguiente Oda a la coronación:
      
¿Sabéis dónde se respira hoy
El espíritu cristiano de Francia?
¿De la antigua Roma y de Bizancio?
En Bangui, la Coqueta.
 
El sucesor de Clodovico el Grande,
De los héroes de Grecia y de los galos,
De Carlomagno y de San Luis,
De Bonaparte y de De Gaulle.

Es Bokassa, Caesar Augustus,
El más ilustre de los franceses.
Arrodillémonos ante él,
Celebremos sus favores.

Bokassa, el nuevo Bonaparte;
Bangui, su ilustre ciudad,
Eclipsa Roma, Atenas, Esparta
Con su deslumbrante belleza.
O Hastings Kamuzu Banda, el mandamás de Malawi, quien proclamaba: “El sistema de Malawi, el estilo de Malawi, es lo que Kamuzu declare ser y nada más. Guste o no, así se hará. […] Todo lo que yo digo es ley. Literalmente, ley. Esto es un hecho en este país”.
 
Así sea izquierda o derecha, el dictador (o el líder político basado en el carisma y en algún grado de represión) crea un culto a su alrededor. Muchos o pocos sicofantes que lo defienden a capa y espada (pienso en Alejandro Cao de Benós, el español convertido en embajador internacional de los Kim, o en los cientos de defensores de oficio de cierto burgomaestre capitalino o expresidente en las redes sociales), una especie de necesidad del líder para que el país sobreviva, una capacidad de aglutinar (por la razón o la fuerza) a sus feligreses.
Chávez creó eso. Era, posiblemente, el líder latinoamericano más carismático junto a Álvaro Uribe, su otroyó. No es casual que Jorge Volpi, en su Insomnio de Bolívar de 2009 (un libro de no ficción que envejece bien, una rareza), los compare siempre. No es casual que generase pasiones similares a las que generaron otros líderes, Pinochet, los Kim, Franco, los dictadores africanos… No es casual, tampoco, que haya sido capaz de dejarse enceguecer por el poder, así sus sicofantes digan lo contrario. 
Por último, no hay diferencia entre los líderes carismáticos de la política,los gurus hipócritas y la plétora de líderes de sectas y cultos que pululan en las calles del mundo. Sobre ellos hablaré la próxima semana, después de ver The Master de Paul Thomas Anderson.
 
Actualización, 4:21 pm: Después de publicar este post, Patricia Janiot anuncia que Chávez seguirá los pasos de Lenin y Mao: convertirse en una atracción turística.
 

Well, when it became evident that no governmental or economic reform was going to make the people much less miserable, the religion became the one real instrument of hope. Truth was the enemy of the people, because the truth was so terrible, so Bokonon made it his business to provide the people with better and better lies.
Kurt Vonnegut, Cat’s Cradle. Nueva York: RosettaBooks, 2000, p. 172

Voyeur no. 1: Agradezco las observaciones que se me hicieron con respecto al último post sobre la propuesta del alcalde Petro, tanto por este medio como en las redes sociales. Es claro que se manipuló el discurso de Petro por parte de los medios de comunicación, pero siento que los pasos de ciego que ha tomado el Alcalde no deben dejar de denunciarse. Habiendo dicho eso, es censurable lo que hicieron los medios (y aquí doy un mea culpa) al tomar fuera de contexto el discurso del alcalde.

Voyeur no. 2: Altamente recomendadas las fotos que el sueco Gustav Arvidsson tomó en un recorrido que hizo a través de Colombia, desde los barrios al sur de Bogotá donde llegan desplazados hasta Puerto Bolívar en la Guajira. Desde Curvaradó hasta las minas de carbón en el Cesar.

Voyeur no. 3: Cees Nooteboom, el escritor holandés, vendrá a la Feria del Libro. El título de este blog proviene de su novela más importante, El día de todas las almas. Sobra decir, aquí se hablará un poco de su obra, posiblemente una de las más importantes en la narrativa europea contemporánea.
En los oídos: Ho Hey (The Lumineers)
(Visited 148 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Estudios Literarios de la Universidad Javeriana. Profesor universitario, escritor y poeta. Coautor de Casas de La Merced (Bogotá, 2015) y autor de artículos sobre educación y literatura publicados en Colombia y España. Cuando no escribe dedica su tiempo a observar, escuchar, leer, cocinar y caminar. El autor cree firmemente que el mundo es un montón de retazos unidos por el pensamiento, el cual los seres humanos no han comprendido en su cabalidad. Las opiniones del autor en este blog no comprometen a las instituciones donde trabaja, estudia y publica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En marzo de 2003, tropas de Estados Unidos desembarcaban en Bagdad,(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar