Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si las elecciones estuvieron plagadas de confusión e incertidumbre, el próximo gobierno no decepcionará. La polarización seguirá siendo protagonista: un 48 % del voto popular es de Trump, de su gestión y discurso. Conciliar demandas de empleo y reactivación con restricciones sanitarias y un nuevo mapa político súper radicalizado será difícil.

Cinco claves de las elecciones más anticipadas en décadas (Primera parte)

1. Trump se va pero el trumpismo sigue

Autoproclamándose ganador y sembrando dudas sobre todo lo demás; demandando recuento en Arizona y pidiendo que pararan de contar en Pennsylvania y Michigan, cuando iba ganando, antes de contar los votos por correo: Así se despidió Donald Trump de su último plebiscito frente al electorado estadounidense. Para completar, la transmisión de su último discurso como presidente-candidato fue interrumpido abruptamente en los medios masivos, por el calibre de las mentiras en sus acusaciones de fraude al colegio electoral.

La decena de demandas en varios estados para efectuar nuevos conteos no van a prosperar si las diferencias en estados como Arizona sigan siendo superiores a los 10 mil votos. Para cualquier candidato sería tiempo de asumir con entereza la derrota, pero no para el candidato-presidente. Trump es el vecino que tuvimos todos de chicos, ese que reclamaba cambios en las reglas de juego hasta que cambiara el marcador y ciertamente, murió en su ley como decimos en Latinoamérica.

Sorprendentemente el populista más volátil de occidente mantuvo su discurso radical y beligerante contra el stablishment liberal hasta el final. Se rehusó a condenar a los movimientos racistas, a los negacionistas de la pandemia y justificó las teorías conspirativas alegando que cualquier cosa es mejor a que el fantasma socialista se apodere del país.

No cedió un ápice, ni para reconquistar a las madres de familia republicanas en los suburbios de Arizona, Nevada o Georgia que tanto le reclamaron en su partido. Trump fue fiel al abrazo de la frágil clase obrera blanca y del agricultor gringo, quienes encontraron en su discurso un “nosotros” convincente.

Sin embargo, la pandemia, la exacerbación del odio y su hedonismo político dejaron a los republicanos sin presidente, porque de haber podido elegir entre perder la presidencia pero mantener mayoría en el Senado, Trump claramente no hubiera accedido. El país ha girado en torno a su figura y sigue configurando la agenda noticiosa a partir de sus tweets mañaneros y sus fantasías políticas.

¿Y el país republicano?

No obstante, con casi 70 millones de votos, lejos de estar sepultado, el trumpismo es un polo ideológico y político clave para el futuro republicano. Lo es también para identificar pistas del futuro del país y para los demócratas, por supuesto; porque ya está claro dónde tienen que concentrar sus esfuerzos si de verdad van a trabajar por los que menos tienen, como dicen desde hace décadas. La tierra de oportunidades iguales que le compramos a Barack Obama, todavía se ve muy lejos en el panorama.

Odio made in USA

El meteórico debut de Trump en la política de los Estados Unidos deja la sensación de que las claves ideológicas con las que él entiende el país y las banderas radicales que ha izado en su discurso, nunca dejaron de existir en los EE. UU., sino que hibernaron unas décadas apenas. Estos cuatro años asistimos a la faena de un país racista, radicalmente desigual en su formación escolar y en conflicto con su esencia, la de sus orígenes liberales y multiculturales.

Aun así, la respuesta generada al desafío racial y xenófobo ha probado que buena parte del compás ético y moral de la nueva generación estadounidense sigua bien ubicado, los jóvenes toleran menos y exigen más. Muchos ciudadanos se dieron cuenta, con dolor, que las imágenes que vieron con indignación y pena ajena en Vietnam, Camboya, Sudáfrica o Panamá en las últimas décadas del S.XX son similares a las de las protestas de 2020 en Portland y Mineápolis o a las de los migrantes enjaulados en Mc Allen, Texas.

Hoy, quizás, es el propio electorado conservador estadounidense quién más está cuidando de su partido. Quizás las derrotas en Arizona y Pennsylvania son la cachetada que necesita el séquito republicano, que ha defendido y justificado sin contemplaciones cada salida en falso de su presidente; sin querer discernir los logros de los errores, sin preguntas y sin crítica, el elemento clave de todo proceso democrático.

Bob Casey, senador demócrata de la Commonwealth de Pennsylvania describió el apoyo a Trump fuera de los centros urbanos como “algo nunca antes visto, ni siquiera con Reagan” según Casey “los votantes rurales del midwest que conquistó Trump seguirán siendo fieles a su figura y su discurso a pesar de la derrota”. El próximo presidente de los Estados Unidos a a tener una tarea titánica si quiere reconciliar las facciones enfrentadas de un país divido y en crisis. El mundo necesita que esa tarea se complete a tiempo y con éxito.

@jsebastiangomez

(Visited 505 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo y periodista radicado en Berlín. M.A. en Antropología Visual de la Universidad Libre y M.S. en estudios de la Globalización de la Humboldt Universitaet. Desde 2014 Hace parte del equipo periodístico del servicio en español de la cadena alemana Deutsche Welle y desde 2017 es miembro de la Global Studies Research Network como investigador afiliado.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Estamos esta semana en el tema de cómo algunos colombianos se(...)

2

La recién aprobada ley 2061 del 22 de octubre de 2020,(...)

3

La cirugía facial con mayor potencial de embellecimiento La rinoplastia es(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar