Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuenta una historia urbana -en Dubái- la experiencia de un expatriado portugués llamado Emerico Carvalho, quien un día al salir para su trabajo decidió dejar pegado un billete de cien dírhams (cien mil pesos colombianos) en la puerta de su casa. Así es, cien mil pesos visibles y al alcance de todos. A su regreso, y para su sorpresa, los cien dírhams permanecían sobre la puerta tan campantes como los había dejado.

–Alguien se lo llevará mañana– pensó para sí.

Días y meses pasaron y el billete no atraía a nadie, en una calle transitada. A medida que el tiempo transcurría, el billete se decoloraba y cubría de polvo por las tormentas de arena que le había tocado soportar. El deterioro llegó a un punto tal, que al lusitano le tocó reemplazarlo por uno nuevo, esta vez plastificado. El laboratorio social del expatriado produjo resultado una calurosa noche de junio: al llegar de su trabajo vio que el billete había desaparecido, dejando solo las tiras de cinta pegante que lo sostenían.

–Se lo llevaron de un zarpazo– dijo.

Lo anterior coincidió, ceñido a una estricta lógica, con la crisis económica que golpeó a los Emiratos Árabes en el año 2008, que dejó a miles de personas sin empleo y en una situación financiera lamentable. Tal era la magnitud de la crisis, que muchas personas con exorbitantes deudas salían de sus casas y –en vez de ir a sus trabajos– decidían, sobre la marcha, que la mejor opción era huir del revés económico: terminaban en el aeropuerto comprando un pasaje con el dinero que les quedaba; dejaban atrás todo literalmente tirado, incluyendo sus lujosos carros. Después de un tiempo, automóviles abandonados y cubiertos con polvo del desierto -tal como el viejo billete del portugués- se podían contar por miles en la zona de parqueo del aeropuerto de Dubái. Con el tiempo la crisis se superó, y la atmósfera de tranquilidad financiera retornó.

En lo referente a la delincuencia, es pertinente decir que Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes, es una ciudad muy segura. Por lo tanto, no es nada extraño -a cualquier hora del día- ver casas con las puertas abiertas y desatendidas, lo que refleja el grado de desprevención en que vive la gente. Esto se da cuando, por ejemplo, hay una reunión de amigos que van llegando a diferentes horas y no tienen que tocar un timbre; tampoco el anfitrión tiene la necesidad de ir cada minuto a abrirles. Una puerta abierta, por estos lares, es una costumbre, y no un descuido, aunque por estos días de pandemia vive guardada. Y todavía se sigue buscando un ladrón.

Marcelino Torrecilla Navarro

Abu Dhabi, Emiratos Árabes

(Visited 1.116 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Felicidad

    En Dubái, la señora Bienvenida Ayub era muy dada a recibir cosas que sus amigas viajeras le dejaban. La(...)

  • Colombia

    Emiratos Árabes y Jorge Luis Pinto

    Una mirada atrás Colombia y los Emiratos Árabes se enfrentaron en el Campeonato Mundial de Fútbol de Italia en(...)

  • Colombia

    Medio Oriente y nostalgia caribe

         Por estos días nada como conversar. Es un deleite al que mi esposa y yo le dedicamos(...)

  • Mundo

    A que te enseño, ratón

    Dedicado a todos los docentes... Ya antes había oído la historia de Babar Ali, pero no podía dar fe(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

La muerte del futbolista argentino Diego Armando Maradona volvió a sembrar(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar