Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Sin joderle la vida a nadie, mi esposa decidió hace rato no comer carnes rojas ni mucho menos pollo, al cual considera un completo despropósito (y va a ver uno y sí). Intenta ser una vegetariana cabal, comprometida, pero yo, que soy un salvaje irrestricto, le pongo zancadillas y en la casa sirvo, como puedo, todo tipo de pescados y mariscos. Ese es nuestro feliz punto de encuentro gastronómico.

Por supuesto, con esfuerzo, he tratado de acercarme más a la comida ‘verde’, precisamente por lo cual vamos a un lugar con título de vegetariano que no discrimina ni señala a los ‘desquiciados’ que deliramos trinchando tiernos músculos en un plato. El lugar, claramente diseñado para demostrar que la cocina sana no tiene que ser ‘jarta’, insípida ni muchos menos estrecha, se llama Suna y está regentado por unos vegetarianos no fanáticos. De hecho, tienen un lomo de res bien madurado y una buena oferta de pescados, todos ellos acompañados de eso que unos amigos llaman buen ‘pasto’.

Lo mejor del local, como era de esperarse, es el inagotable mundo de los vegetales y cereales orgánicos que allí sirven con fina creatividad. Un buen día, de increíble apertura mental, le dije a mi esposa: “hoy voy ciento por ciento vegetariano”. Entonces me fui por un plato que parecía un clásico italiano que se llama Melanzane alla parmigiana -que en su autoría se lo pelean los napolitanos y los parmesanos y que no es otra cosa que unas berenjenas al horno con queso parmesano-, el cual, aquí, resultó ser otra cosa.

Este se llama Berenjenas en movimiento y es igual o más sabroso que el italiano, ya que incluye unas buenas rodajas de zucchini intercaladas entre las desparramadas torres de berenjenas -que primero van asadas y que con ajo y perejil terminan fundidas en el horno con un queso mozzarella-, las cuales, a su vez, salen bañadas en una salsa de tomate natural (y eso sí que se nota) y acompañadas por una buena dosis de hojas de rúgula en su presentación. He ahí, pues, un plato sabroso, generoso y ‘verde’ que me permite alardear, aun cuando sea una vez cada dos meses, que en efecto soy un tipo sano y que estoy totalmente comprometido con la naturaleza. Y que lo diga mi ‘Flaca’.

Suna

Calle 71 N°. 4-47

Tel: 212 3721.

Bogotá.

Mauricio Silva degusta este plato en el restaurante Suna

(Visited 40 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Cronista bogotano, editor de deportes y gastronomía de la revista CAMBIO, Premio Nacional Simón Bolívar 2004 y autor de la biografía de Joe Arroyo, El centurión de la noche.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Esto fue lo nuevo de 2010

    Año agitadoa) Así como cierran, también, cada mes, abren restaurantes en Bogotá.b) El tema es que cada vez son(...)

  • Vida

    Un pargo

    Hace años, cuando el ocio me empujó a vivir un sabático en Santa Marta, cada vez que podía me(...)

  • Vida

    Un chupe de camarones

    Así no quepa un restaurante peruano más en Bogotá, soy de los que celebran -con aplauso y bis- la(...)

  • Vida

    Un conejo

    Fue el poeta Eduardo Escobar quien me llevó. El local se llama Sabores del Quijote y es un mesón(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar