Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace rato -y por fortuna, digo yo-, Chía dejó de ser Andrés carne de res para convertirse en el más animado satélite gastronómico de los bogotanos.

Más allá del paseo ‘al norte’, que décadas atrás incluía o fritanga o churrasco -y, claro, siempre unas fresas con crema-, el loco ‘municipio de la luna’ tiene hoy más de 200 restaurantes con una oferta increíble: desde japonés, pasando por thai, hasta libanés, entre muchos otros.

La gran sorpresa es un restaurante de corte italiano que le apostó a un concepto mucho más sobrio que el resto de sus coterráneos. Un local relajado, de buena calidad y notable atención.

Se llama Teattroria -mezcla de teatro y trattoria-, gracias a que está ubicado donde alguna vez funcionó el teatro Los Ladrillos. Y como lo dice su nombre, el local se asume italiano. Y le sale bien, más allá de que haya una cantidad de gente que asegure que es imposible hacer excelsa cocina italiana en Colombia.

Sus preparaciones son artesanales y cada producto es elaborado a mano, como sus pastas, obviamente. Pero a la hora del té, no son tan puristas. Sus recetas tienen toques personales -como la pasta primavera que me pareció una aproximación bastante singular-, así como una nueva versión del popular osobuco.

El hueso con hueco -en italiano: osso buco, en español: osubuco-, es un plato tradicional de la cocina italiana que hace más de medio siglo también fue apropiado por los argentinos. Palabras más, palabras menos, es un guiso preparado con jarrete de ternera, servido en rodajas de gran grosor, sin deshuesar.

La receta más conocida es Osso Buco con gremolata, que se prepara sin tomate y se acompaña de la salsa que le da el nombre y que lleva: ajo, limón rallado y perejil.

La versión de Teattroria es muy diferente, ya que el caldo en el que se cuece a fuego lento por tres horas -así se hacen todos-, lleva vino tinto y fondo de res y se sirve con una salsa de chocolate semiamargo.

No soy muy amigo de las mezclas entre dulce y salado, pero aquí funciona en la medida en que el nivel de azúcar es mínimo. En realidad es un plato sabroso que, si usted no es un ortodoxo, se le puede convertir en una muy grata experiencia.

 

 

 

Mauricio Silva comenta su experiencia con el Osobuco en Chía

Teattroria

Calle 19 No. 16-147

Teléfono. 870 7869 (Chía).

 

(Visited 55 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Cronista bogotano, editor de deportes y gastronomía de la revista CAMBIO, Premio Nacional Simón Bolívar 2004 y autor de la biografía de Joe Arroyo, El centurión de la noche.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Esto fue lo nuevo de 2010

    Año agitadoa) Así como cierran, también, cada mes, abren restaurantes en Bogotá.b) El tema es que cada vez son(...)

  • Vida

    Un pargo

    Hace años, cuando el ocio me empujó a vivir un sabático en Santa Marta, cada vez que podía me(...)

  • Vida

    Un chupe de camarones

    Así no quepa un restaurante peruano más en Bogotá, soy de los que celebran -con aplauso y bis- la(...)

  • Vida

    Un conejo

    Fue el poeta Eduardo Escobar quien me llevó. El local se llama Sabores del Quijote y es un mesón(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar