Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Respetar o no el estilo

Por Waldo Henríquez

A propósito de la presentación de varios artistas colombianos del género vallenato en algunas de las principales ciudades de Estados Unidos y leyendo los mensajes que le han sido enviados, quise expresar lo que me quedó como experiencia. 

Desde hace casi tres años vivo en Estados Unidos, ejerciendo mi profesión de médico, y no había tenido contacto en vivo con agrupaciones como las que vinieron, a excepción de Carlos Vives, quien siempre nos deleita con sus presentaciones. Sobre todo, con su amor por Colombia.

Vivo en Chicago, pero ninguno de los artistas estaba programado para esta ciudad, en vista de que la mayor congregación de nuestros compatriotas está en la Costa Este, específicamente el área que reúne los estados de New York, New Jersey y Distrito de Columbia (donde esta la capital), al igual que en el sur de la Florida.

Conociendo el destino de estos artistas, decidí emprender mi viaje, luego de haber trabajado la noche previa, con el objetivo de reencontrarme con un nuevo estilo que conocía por videos y audio. Digo "nuevo estilo", porque quería escuchar en vivo a algunos de los artistas de la "nueva ola", ya que suponía que Poncho y su nuevo acordeonero iban a cantar las mismas canciones, por el simple hecho de que la mayoría de los asistentes casi nunca conocen las canciones nuevas.

Muchos de los artistas de tradición, por lo que percibo en ciertos medios, no aceptan el nuevo estilo o si lo aceptan, siempre tienen un pero. No siendo un experto en el tema, creo que romper con el estilo clásico no es malo. Lo más importante es la consistencia, la perseverancia y el deseo de triunfar haciendo algo diferente, respetando la alta exigencia del público, en este caso internacional. No creo que cantarle a la infidelidad, al desamor o al amor en diferentes formas, estilos, letras o tonos sea repetitivo y sin originalidad.

Los que critican este nuevo estilo dicen que se olvidan de cantarle al paisaje o a la vida cotidiana, por estar repitiendo lo mismo. Personalmente, me gustan ambos, siempre y cuando la letra deje algún mensaje (aunque se utilicen términos autóctonos que no todos entienden) y, sobre todo, haya respeto por el publico.

Digo esto, porque a pesar de que Silvestre Dangond estaba teniendo éxito, según informaciones que recibo de Colombia y lo visto en algunos videos: sus actuaciones en tarima eran desordenadas, acompañadas por el trago y sin terminar las letras.

Mi impresión, aunque de un solo día, fue totalmente diferente. El señor Juancho de la Espriella llegó al sitio casi seis horas antes de la presentación. Departió con el público asistente; amablemente, accedió a las fotos y al diálogo, lo que nos dejó un grato recuerdo. La presentación del grupo fue organizada, ambos estaban bien sobrios, y las canciones fueron interpretadas en su máximo esplendor. En fin, la impresión dejada al público asistente, tanto colombiano como de otros países fue, sin lugar a dudas, muy buena, yo diría excelente.

Luego de la presentación y del tercer día sin dormir, regresé a Chicago a trabajar con la certeza de que el fin de semana al estilo colombiano fue todo un éxito, que esta nueva forma de interpretar el vallenato hay que respetarla, que si algunos cantantes viejos o nuevos actualmente tienen menos acogida no es por culpa de los que no han seguido con la tradición y que, mientras siga viviendo en esta fría ciudad, repetiré este viaje si siguen trayéndonos artistas que, como lo dije antes, se entreguen y sientan respeto por quienes, al igual que yo, viajaron de diferentes partes del país a verlos.

La presentación culminó con un homenaje a Kaleth Morales, quien ojalá nos haya dejado muchas más canciones para que los nuevos artistas las sigan grabando y continuar con este estilo, que no va en contra del vallenato tradicional.

——–

(Visited 73 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Liliana Martínez Polo. Soy comunicadora social con énfasis en publicidad de la Universidad Javeriana y especialista en medios de comunicación de la Universidad de Los Andes. Desde 1998, trabajo en la redacción de Cultura de EL TIEMPO y descubrí mi afinidad con las historias vallenatas y la cultura alrededor. A lo largo de años de trabajo observando el vallenato y en general la cultura colombiana he asumido como compromiso la labor de destacarla, desde sus músicas regionales y, en últimas fechas, desde la gastronomía. Sin embargo, de todos los temas, el vallenato es mi favorito. Por lo mismo, comparto este espacio de observación y promoción de esta música con ustedes. .

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que declara(...)

2

    Del primero Julieta estaba completamente enamorada, le parecía un(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar