Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

De los muchísimos males que sufre Colombia, este nuevo post me hace traer dos a colación: la facilidad de olvidar y la falta o ausencia empatía. Tecleo desde la zona rural de Chiang Mai, la gran ciudad al note de Tailandia, donde Lina y yo estamos varados desde hace casi tres meses a causa del coronavirus.

Pasan tantas cosas en Colombia, y pasan tan rápido, que de un momento a otro lo que parece urgente queda atrapado bajo varias capas de nuevos sucesos: en un abrir y cerrar de ojos Colombia sepulta todo con la pesada tierra del olvido paleada por la bulla de los grandes medios. Por ejemplo: somos miles de colombianos los que quedamos varados en diferentes rincones del mapa sin posibilidad alguna de regresar a casa por el cierre de aeropuertos. La cifra crece en cada jornada, aumentada por los nuevos compatriotas que se registran en las embajadas a la espera de un turno para abordar un vuelo de repatriación, con la esperanza de quien espera una cita en la EPS.

El conteo empezó en más o menos 3.600 compatriotas desperdigados por todo el mundo, a quienes la pandemia nos cogió en viajes de turismo o negocios. Se fueron sumando los estudiantes, residentes en otros países y migrantes ilegales desesperados que vieron sus opciones de rebusque reducidas a cero y con ellas sus posibilidades de llevarse si quiera una comida diaria a la boca. Han regresado a Colombia más de nueve mil, según cifras de la Cancillería, y al día de hoy hay por lo menos otros diez mil desesperados por volver.

Seguro que a ninguno se nos olvidó, aún lo tenemos fresquito en la memoria, el show que hicieron recogiendo y exhibiendo a los 13 colombianos que estaban en Wuhan cuando esa ciudad era el foco del virus que pronto se convertiría en pandemia. El presidente los llamó por teléfono y les dijo héroes por el simple hecho de subirse a un avión oficial sin pagar un solo centavo, como si se tratase de los mismísimos mineros de Chile. Aún no se habían cerrado aeropuertos, cualquier podía ejercer su derecho de regresar al país. Bien que Colombia enfoque recursos en ayudar a compatriotas en medio de semejante emergencia, pero los que quedamos quisiéramos un trato similar, aunque los reflectores de Wuhan ya se hayan apagado. Se cerró el telón del show mediático de repatriación chino y la tierra del olvido tapó con toneladas de abandono a los que quedamos.

Se habla de los varados aquí y allá. La Cancillería saca pecho con la sumadora de repatriados: “hoy trajimos tantos”, “mañana aterrizarán cientos”,“en total regresamos a sus hogares a miles”. Pero lo que hacen no es más que darse aplausos frente al espejo, autocomplacerse por dejar aterrizar aviones cargados de colombianos endeudados por haber empeñado hasta lo que no tienen para poder regresar a casa. Porque los vuelos los pagaron ellos, hasta el último centavo. ¿Y los que no tuvimos con qué pagar? ¿Los que seguimos afuera viendo como cada vez se aumentan más y más los plazos para volver? ¿Qué va a pasar con nosotros? ¿Por qué solo se habla de los que llegaron y no se ofrecen soluciones para los que nos quedamos?

https://www.instagram.com/p/CA0VSHhBji6/

Nuestro tiquete desde Bangkok, la capital de Tailandia, costaba 2.860 dólares cada uno, dinero que no pudimos reunir. Más o menos 24 millones de pesos que nunca hemos tenido y que nadie nos prestaría. Primero nos hicieron firmar un documento en el que declaramos insolventes tanto a nosotros como a nuestras familias, y luego nos presentaron como única opción de retorno un vuelo humanitario de 12 millones de pesos por cada silla. Algo no anda bien con el concepto de insolvencia de la Cancillería. Por eso seguimos aquí, por eso lanzo la pregunta que titula este post. No nos queda otra que aguantar, y eso lo sabemos. Pero difícilmente vamos a poder lograrlo solos. El Gobierno Nacional destinó recursos por valor de 14 mil millones de pesos para ayudar a los colombianos varados con hospedaje y alimentación. Y sí, la plata llegó, por lo menos a Tailandia. Durante algunas semanas estuvimos bajo un techo seguro, acatando las medidas de cuarentena, gracias a la gestión del cónsul en este país. Pero se llegó el día en que nos dijeron no más, hay que desalojar; sálvese quien pueda. Y, al mismo tiempo, anunciaron que los aeropuertos estarán cerrados tres meses más: la cuenta hasta ahora va en septiembre. Sin hospedaje, sin comida, sin seguro médico, sin medicinas, sin atención para los adultos mayores, para las madres lactantes. Sufriendo discriminación en muchos países donde los mismos gobiernos se han encargado de señalar a los extranjeros como culpables de esparcir el virus. Comiendo una o dos veces al día, endeudados, sin saber a quién más estirarle la mano en busca de ayuda que nos permita aguantar. Otros durmiendo en las sillas de aeropuertos, acampando a las afueras de consulados bajo el frío del invierno. El motivo por el que no regresamos no es porque no queramos, es sencillamente porque los decretos de emergencia no nos lo permiten. No hay plata más que para camionetas, egoteca presidencial en redes y encuestas, armas para reprimir al pueblo a punta de bolillo y gas cuando no aguante más y se levante. Si los demás lanzamos un grito de auxilio no nos bajan de “atenidos”.

¿Por qué la Cancillería o la presidencia no responden a esa pregunta simple? ¿Qué va a pasar con los varados que no pudimos abordar los vuelos humonetarios, perdón, humanitarios? La respuesta la tienen siempre lista los que sufren de ese otro mal que carcome a Colombia como un cáncer: la falta de empatía. ¿Quién los mandó a irse? Los ricos fueron los que entraron el virus por los aeropuertos así que quédense por allá. ¿Por qué no se devolvieron cuando aún estaban a tiempo? Tanta gente muriéndose de hambre aquí y ustedes pidiendo plata para pasajes de avión y hoteles.

Sal en la herida, al caído caerle.

BONUS TRACK: Lina y yo estamos intercambiando libros por una noche de hotel o un plato de comida acá en esta lejura. Llevamos 6 años recorriendo el mundo y este libro autopublicado relata los primeros dos años de vida de nuestro proyecto nómada Renunciamos y Viajamos. El libro se llama ‘Renunciar y Viajar’, el trabajo donde brilla el sol. Lo enviamos desde Palmira, Valle del Cauca, a cualquier rincón del mundo. Aquí les dejo el link por si necesitan una dosis de inspiración viajera y, de paso, nos echan una mano para aguantar.

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR.

Sigue a Renunciamos y Viajamos en Instagram, Facebook y Youtube.

 

(Visited 2.089 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy Andrés Felipe Álvarez. Nací en Palmira, Colombia. Modelo 83, fanático del rock n roll y el heavy metal. Comunicador social de la Universidad del Valle, fotógrafo profesional y viajero por elección. Renuncié a mi trabajo como periodista para dedicarme a viajar cada día de mi vida y aprender de las culturas del mundo. Creador de www.renunciamosyviajamos.com. Viajo por el mundo en carro con mi esposa. Bienvenidos a bordo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. hernando786669

    El inicio y luego, el crecimiento de los contagios del Coronavirus en Colombia, fue causada por Colombianos y extranjeros que, una vez se enteraron de la pandemia en el lugar donde se encontraban (Italia, España, Francia,…), corrieron a regresar a Colombia, sin importar su estado de salud; con eso trajero este virus al país y contagiaron a muchas personas. ¿Eso les importó un poco?

  2. juliocobos0815

    tiene dinero para viajar 6 años y quiere que los traigan gratis, como dicen en la costa mandan cascara, como dijo la congresista trabajen vagos, que nuestros impuestos no se hicieron para pagarles el tiquete de avion a a cuanto sangano hay por hay en el mundo viajando de mochilero.

  3. francisco557407

    Pues sí que me han sorprendido con su buen ánimo a pesar de la difícil circunstancia por la que están pasando. Vivo en Seúl y he estado un par de veces en Tailandia; en Bankok y Puket. Por allá el estilo de vida se parece mucho al de nuestro país del Sagrado Corazón, muy tropical. Por aquí en Corea del Sur es mucho más desarrollado, pero así mismo nos cuesta vivir aquí. Como dijo un samario que encontré alguna vez aquí en Seúl: “Imaginate… Una naranja vale 3.000 wone” (10.000 pesos colombianos). Pero como ellos no pronuncian la “s” al final de las palabras me quedé pensando si era una naranja o una bolsita de 5 naranjas… Mi esposa, que es quien hace el mercado me dijo: una naranja vale mas o menos 1.000 wones (3.500 pesos colombianos). Entonces el samario hablaba de 3 naranjas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar