Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los famosos “me gusta”, los indicativos de interacción más importantes en redes sociales, ya no serán solamente un adorno en nuestras publicaciones, el programa “#CausasCiudadanas” del Ministerio del Interior, se ha propuesto reconocer aquellas iniciativas ciudadanas que alcancen las 20 mil interacciones. Este importante reconocimiento del impacto que las redes sociales tienen en nuestras vidas, es una excelente oportunidad para reflexionar sobre cómo podríamos generar peticiones y propuestas con potencial de éxito.

Piense en el bien común y en el interés general

Antes de “#CausasCiudadanas”, plataformas en línea como Change.org se han vuelto el lugar para visibilizar causas sociales a través de internet. Allí, algunas peticiones como “no más cobros”, que busca suspender los cobros al retirar dinero de cajeros automáticos, se han acercado a los 50.000 simpatizantes y es una de las peticiones más firmadas por los colombianos. Otras, como “Creación de un Parque Jurásico Real” ó “Reducir la cantidad de fotos que Dennis sube al Whatsapp”, demuestran los alcances de estas plataformas.

Tenga claro el objetivo de la campaña

Una campaña que no tiene claro cómo va a resolver un problema, debe dársele tiempo para madurar y mejorar. Los simpatizantes deben saber que se plantea una solución razonable a un problema común y que se cuenta las herramientas para llevarlo a cabo. Desconfíe de aquellas que son muy amplias, poco claras y que buscan resolver muchas cosas al mismo tiempo. Por ejemplo, la noble ¿Por qué la libreta militar es obligatoria y la educación no? tiene buenas intenciones pero parece querer hacer dos cosas al mismo tiempo, ninguna de forma muy clara.

No es hacer una carta al Niño Dios

Desafortunadamente, las campañas más absurdas y difíciles de llevar a cabo son las que abundan. La perspectiva social de estas iniciativas debería ser su derrotero, pues por su visibilidad pueden llegar a generar cambios profundos para el bien de muchas personas. Sin embargo, las del tipo: “Los tesoros del Galeón San José deben ser repartidos entre todos los colombianos”, “Pídanle al Presidente que construya la Estrella de la Muerte de Star Wars” suelen acaparar más visibilidad.

Note que en estas se desconoce el interlocutor, no es claro quién debería llevar a cabo el proyecto y por eso, es probable que no vayan a tener éxito. Es indispensable dirigir la petición y la propuesta a la persona indicada, la que tomaría la decisión y aquella que en últimas pueda llevar a cabo las metas planteadas.

Una propuesta duradera y permanente

Una iniciativa con un beneficio a corto plazo da cuenta de un interés inmediato y de impacto reducido. Esta es la oportunidad para generar propuestas permanentes, con continuidad y que puedan impactar la vida de la gente. Peticiones como “Paremos la desviación del Arroyo Bruno, en La Guajira” y otras similares, tienen un beneficio ecológico permanente para comunidades vulnerables que históricamente han sido ignoradas.

Darse a conocer

El impacto de la campaña y su alcance se mide directamente por su visibilidad en redes. Es necesario echar a correr la voz y hacer uso de videos, entrevistas, soportes y todos los recursos que permitan garantizar el impacto de la propuesta. Una buena iniciativa puede encontrar dificultad para materializarse si no cuenta con la visibilidad adecuada.

Evitar los ataques a un particular

Este es uno de los usos más nocivos de las redes sociales y una tendencia que tristemente prevalece. El acoso sistemático a personas y colectivos se ha vuelto la cara más visible de una plataforma que debería funcionar para todo lo contrario.

Algunas campañas, con intenciones más nobles, hacen tareas de vigilantismo digital y linchamiento público; aunque las plataformas para causas ciudadanas son vitales para elevar denuncias, la intención es llamar la atención de la justicia, no suplantarla. Busque siempre el bien común.

@FDavilaL

Fernando Dávila Ladrón De Guevara

Rector Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano

(Visited 187 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Rector de @Poligran. Comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad. Entusiasta de la innovación y el e-learning.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar