Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

@wwaycorrigan

[Listen to an audio version of this blog entry here.]

And just like that, it’s all over — kind of. Within a couple of days of each other, both England (just England initially that was, not the other UK nations) and, more shockingly, a heretofore extremely cautious — officially anyway — Republic of Ireland announced that they were ending most of the coronavirus pandemic restrictions.

A sign at a bar in Cúcuta, Colombia, reminding clients that to enter the establishment one must show proof of covid-19 vaccination.

Thou shalt not pass without a covid-19 vaccine pass: The social credit system in action — comply or be ostracised.

Learning to live again
Of course, I don’t (currently) reside in either jurisdiction but I was somewhat optimistic on hearing the news. I’m not, however, expecting a domino effect around the globe in the coming weeks.

It does, nonetheless, give one hope that other nations will start to accept that we have to learn to live with covid-19 rather than stubbornly and damagingly maintain a suppression strategy.

As has been said oft-times before on this blog, we’re not talking about an indiscriminate killer here, despite the efforts of many governments and media groups to portray Sars-Cov-2 as such. This covid monomania comes at a price — not just economically but in lives lost as well — and that price is something we’re set to live with for some time to come.

I wrote previously (see https://wwcorrigan.blogspot.com/2021/09/rocking-in-fear-world.html) about the irrational fear that has been instilled in the masses over the last two years. Thus, for people to return to their pre-pandemic lives — as much as they want to, that is — it was always going to take more than just an address from our esteemed leaders simply telling us that it’s all pretty much back to normal and “away with you”.

What’s more, all the various rules and recommendations aimed at “saving lives” have empowered what one could call a citizen’s army of do-gooders and virtue-signallers. Well-intentioned they may be but, as is often the case in such affairs, they are potentially doing more harm than good — and most likely to themselves than to anyone else.

‘”Recklessly” going against the doctrine puts us all in jeopardy. So, à la Novak Djokovic in authoritarian Australia, an example must be made of these apostates.’

You see, many of us at the receiving end of such unsolicited help to save ourselves and humanity at large can, to a certain extent, shrug it off. The preachers, on the other hand, are so worked up about it that it appears to consume them.

In effect, they almost stop living because they become so concerned about avoiding death.

Pernicious pretenders
Raised as an Irish Catholic, I see something quite familiar here. The top brass who issue the orders largely ignore them in their private (and not-so-private) lives — vide the No. 10 Downing Street parties and Golfgate in Ireland — but the foot soldiers follow the commands with zeal.

In other words, the plebes are the ones who do the donkey work, pay the biggest price, yet they’ll never see the green pastures, the promised land.

For these covid crusaders, the non-believers, the heathens, must equally — or, preferably, to a greater extent — suffer. In fact, it’s those who question the gospel who are the problem. They must be brought into line.

“Recklessly” going against the doctrine puts us all in jeopardy. So, à la Novak Djokovic in authoritarian Australia, an example must be made of these apostates.

The Catholic Church — together with other such institutions — has done a great job at convincing folk through the ages that having fun in the here and now only leads one to the depths of hell. Not only is living fundamentally a struggle but you must also suffer whilst going through it. (I must say, these days I do move to a more ascetic beat — I’m certainly no party animal anyway — but I don’t expect everyone to follow my lead. I’m happy for people to mix, mingle and live as they see fit as long as they don’t inconvenience me too much.)

Where religion has lost its (often malignant) influence we have plenty of pernicious pretenders to step into the vacuum.

This coronavirus pandemic has given such fanatical forces a shot in the arm, literally and metaphorically. The fun police have been reinvigorated. The officers won’t go away quietly.
_______________________________________________________________
Listen to Wrong Way’s Colombia Cast podcast here.

Facebook: Wrong Way Corrigan — The Blog & IQuiz “The Bogotá Pub Quiz”.

(Visited 54 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La vida en Colombia desde la perspectiva de un periodista y locutor irlandés, quien ha vivido en el país desde 2011. El blog explora temas sociales y culturales, interacción con los nativos, viajes, actualidades y mucho más. Escucha su podcast acá: https://anchor.fm/brendan-corrigan.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar