Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En este mundo es difícil encontrarse con una relación de pareja sana en la que exista una igualdad en el campo de las obligaciones al interior del hogar. Es decir, en la que los dos se entreguen a la familia y aporten de la misma manera. Generalmente, la mujer entrega más de sí misma en una relación porque desde muy pequeña, a partir de la educación machista, se le ha enseñado de forma consciente e inconsciente a ser servicial, atenta y amable. Parece que se nos hubiera implantado el chip de la entrega. Y esta es una de las raíces para que se de la violencia entre las parejas: el que uno sea más consciente, maduro y entregado; mientras el otro actúe como un niño eterno, incapaz de asumir responsabilidades. Por ejemplo, algunos hombres gastan gran parte del sueldo en alcohol, o los que no trabajan ni ayudan en los quehaceres de la casa dejan, de esta manera, toda la responsabilidad del hogar a la mujer, propiciando reclamos justificados por parte de su esposa, los cuales son respondidos, normalmente, con violencia por parte del marido.

También puede pasar que nos encontramos con uno que otro hombre que se entrega a su esposa y familia, pero este es un bicho raro entre una gran masa que solo ve a la mujer como un objeto que debe satisfacerlo y atenderlo. Es como si lo femenino significara ser mitad puta y mitad madre o nodriza del esposo. Así de perversa es la mirada que se tiene sobre la mujer, aunque la sociedad la niegue.

Vivimos, infortunadamente, en un mundo al que lo caracteriza la subvaloración de lo femenino. Y eso es el machismo: percibir a la mujer como un ser menos inteligente, menos fuerte y menos valioso al que, además, se le achacan todas las culpas del universo. Esto lo vemos, por ejemplo, cuando se dice que su cuerpo o la forma como va vestida es la causa por la que la violaron, o cuando se plantea que el hecho de que al acceder a una invitación de un hombre, está implícito que ella deba aceptar ser manoseada. Esto en el mejor de los casos.

Yo, como cualquier otra, he asistido a citas en las que he sido acosada sexualmente, y también he sido acusada por otras mujeres de haber propiciado aquello al aceptar la invitación de alguien que  consideraba un amigo o un simple conocido con el que pensaba que se podía compartir un café o una cerveza.

En mí experiencia he conocido diversas clases de machismo. El machismo que no te permite ser independiente; aquel en el que consideran que eres un trofeo y en donde creen que los regalos y el factor económico sostienen la relación; y, por supuesto, también el machismo en el que se plantea que el hombre es el maestro y el iluminado. Alguna vez un gran amigo me dijo: todo hombre es machista solo que de forma diferente y en una intensidad distinta. Estoy de acuerdo con su apreciación y con algo más, un buen número de mujeres también son machistas y eso complica las cosas para que la mirada frente a lo femenino cambie.

La mujer es vista como una loca o como alguien fastidioso e histérico por pedir ser respetada en cualquier contexto, por levantarle la voz a un hombre como forma de exigir respeto. Desde el punto de vista de muchos, la mujer no debería seguir luchando por sus derechos porque, supuestamente, vivimos en un mundo donde nosotras tenemos más garantías que los hombres y, en ningún momento somos violentadas, aunque las noticias y estadísticas nos informan que 7 de cada 10 mujeres son agredidas por su pareja. Solo en Colombia en el 2016 fueron asesinadas 970 mujeres por su pareja, expareja o un hombre ajeno a su vida. Si el maltrato a la mujer no es violencia de género producto del machismo, entonces vivo en un mundo donde existen los unicornios voladores, pero por mi ceguera no los he visto.  Esto es como negar que un día soleado nos puede quemar la piel.

 

(Visited 638 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora y poeta Colombiana. Estudia en la Universidad de Salamanca maestría de Escritura Creativa en Español. Especialista de Creación Narrativa de la Universidad Central. Licenciada en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad Distrital. Egresada del Diplomado de Escritores de la Universidad Central (TEUC) (2006) gracias a una beca. Experiencia como directora y editora de la revista literaria Gavia de la Universidad Distrital, la cual fundó en el año 2005. Ha publicado su obra en revistas universitarias. Ganó el concurso de cuento (2006) de Estímulos a la Creación Artística (Kennedy) con el libro Parajes inesperados. Publicó el cuento Un desconocido en la antología de cuento Cenizas en el andén (2009). Ganó el segundo puesto en el II Concurso Nacional de cuento El Túnel (2011) con el texto A la deriva. El poema La danza de las moscas fue publicado en la antología del taller de poesía del Colegio Gimnasio Moderno (2012). Quedó entre los finalistas en el Concurso Nacional de Cuento La Cueva con el texto Mañana será otro día. Publicó Somos náufragos (2013). Algunos de sus textos literarios han sido publicados por El espectador (Colombia) y el periódico Co latino (Salvador). Publicó poemas en la Revista Datura del Salvador (2014) y en la antología poética latinoamericana del Salvador (2015) y en la Antología Lo que mora cerca del origen, XXI Encuentro Internacional de poesía Cereté (2015), Co Latino, suplemento tres mil, El Salvador (2015) Puesto de Combate, Colombia (2015). Cuento Publicado en Antología 35 TEUC (2018). Poema El llanto de los perdidos publicado en el Periódico El Espectador (2016). Sus obras Ninguna tierra me habita y Y sin embargo soy fueron ganadoras del Premio Internacional de Poesía Rostros para autores con rostro (2018). Ha participado en diversos Encuentros de Poesía, que se han dado en: Tabio, Facatativá, Venezuela, Bogotá, La Habana, Cereté, El Salvador, entre otros. Actualmente columnista en el Periódico Eco Latino (Salvador) y ha sido columnista del periódico El Mañana en México.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿Cómo se sigue viendo lo femenino?

    En este mundo es difícil encontrarse con una relación de pareja sana en la que exista una igualdad en(...)

  • Sin categoría

    ¡Hola mundo!

    Te damos la bienvenida a Sitios de Blogs El Tiempo. Este es tu primer artículo. Edítalo o bórralo... ¡y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

[caption id="attachment_2784" align="aligncenter" width="604"] Fotograma de la película La estrategia del(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar