Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por

Este mapa fue publicado inicialmente en el Blog Urbe y Orbe del Banco Interamericano de Desarrollo. Para ver mas entradas http://blogs.iadb.org/urbeyorbe/

El déficit de información sobre la ciudad informal. En Buenos Aires, la Villa 21-24 vista desde Google Maps (izq.),  Google Earth (centro) y OpenStreetMap (der.). En OpenStreetMap se encuentra el trazado de calles y manzanas en mayor detalle como resultado del trabajo de relevamiento de información por voluntarios.

Quien se haya aventurado en una ciudad latinoamericana más allá del circuito turístico sabe que existen barrios invisibles: zonas que no aparecen en los mapas, calles sin pavimento y sin nombre, casas fabricadas improvisadamente por sus propios moradores con materiales de desecho. Los urbanistas los llaman “asentamientos informales”. Para las autoridades son un motivo de preocupación porque sus habitantes carecen de los servicios urbanos más básicos y tampoco ostentan títulos de propiedad que legitimen sus viviendas.

Uno  los problemas para atender las necesidades de estos asentamientos es la falta de información que permita diseñar respuestas apropiadas. Por ejemplo, cifras de población o el trazado de calles existentes. Tradicionalmente, este obstáculo se superan enviando equipos multidisciplinarios a recorrer el terreno. Es un trabajo pesado, difícil y largo. Así se hizo, por ejemplo, con el programa del BID Mejoramiento de Barrios (PROMEBA) en Argentina.

Pero recientemente ha surgido una nueva forma de solución, más efectiva y menos costosa, que explota las infinitas posibilidades de las tecnologías digitales. Grupos de la sociedad civil en Kenia y la India han impulsado un modelo participativo que levanta información sobre asentamientos informales con estas tecnologías. Así se producen mapas con datos georreferenciados accesibles online y offline que sirven para contabilizar y monitorear aspectos demográficos y territoriales.

Un buen ejemplo es en el barrio de Kibera en Nairobi, donde viven unas 200,000 personas. Hasta 2009, sus casas y calles no aparecían en los mapas de la ciudad. Ese año una docena de jóvenes fueron capacitados para transformarse en cartógrafos de su propia comunidad. Usando receptores de GPS, estos jóvenes trazaron a pie todos los caminos y callejones de las trece aldeas de Kibera, capturando las huellas digitales del territorio que conformarían el primer mapa de base del barrio. En tres semanas ya se había elaborado un mapa usando OpenStreetMap, un mapa digital de código abierto construido con crowdsourcing.  Con el tiempo, se agregó una contabilización de los recursos de la comunidad,  incluyendo la geolocalización de baños, puntos de acceso al agua, centros médicos y escuelas.

Kibera - Foto de Kent Werne

Kibera at sunset“ – Foto de Kent Werne

En la India la ONG Transparent Chennai implementó una iniciativa similar para relevar datos en los asentamientos informales de Chennai. Sin tener acceso a dispositivos móviles de GPS, voluntarios relevaron información sobre la ubicación y estado de baños, basurales y puntos de agua con lápiz y papel sobre planos impresos desde Google Maps. El grupo digitalizó la información geográfica creando distintas capas para un mapa interactivo accesible a ciudadanos, autoridades y otros actores de la sociedad civil. El catálogo de las carencias de servicios en áreas informales gatilló respuestas concretas de las autoridades. En las áreas donde el grupo relevó información ha mejorado la recolección de residuos y se han reparado baños y puntos de acceso al agua.

Esta tendencia también llega a América Latina. En el hackathon de Buenos Aires de 2013 surgió una propuesta para potenciar el trabajo de campo del organismo municipal a cargo de las villas de Buenos Aires. Digitalizaron y georreferenciaron el registro de organizaciones sociales en la Villa 21-24. Antes, en el mapa del gobierno aparecía un espacio en blanco; ahora, una georreferenciación detallada de los recursos sociales existe en GoogleMaps y en Google Earth. Luego se creó un mapa digital de la villa con OpenStreetMap y allí se dibujaron los actores sociales de la comunidad, indicando comedores comunitarios, centros de salud, bibliotecas, entre otros.

Estas metodologías de relevamiento de información tienen barreras de entrada relativamente bajas porque las herramientas digitales están disponibles, comercialmente (GPS) o de libre uso (OpenStreetMap). El punto crítico es poder contar con la capacitación de actores locales, que en Kibera, Chennai y Buenos Aires fueron brindados por ONGs. Otro aspecto clave es la articulación con autoridades municipales.

Estas tecnologías muestran que las soluciones están al alcance de la mano, y que las comunidades organizadas pueden hacer grandes aportes con pequeñas acciones. Gracias a estas iniciativas, los habitantes más vulnerables de los “barrios invisibles” dejarán de ser invisibles para las autoridades locales.

(Visited 265 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El BID es la mayor fuente de financiamiento para el desarrollo de América Latina y el Caribe.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Como si las malas noticias que nos deja la pandemia que(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar