Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Guía literaria

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La maldad del mundo nos ha acostumbrado a la suspicacia. Pero no deberíamos ser propensos a concebir sospechas o tener desconfianza de todo. Que las apariencias engañan, como quiere hacernos creer cierto dicho popular, es un consejo equivocado, pues vivimos entre apariencias. Nadie llega nunca a la verdad suprema.

Slavoj Žižek lidera la voz cantante de la suspicacia intelectual. Y lo hace muy bien. En su último artículo en The London Review of Books, “In the Grey Zone”, acusa de aburridos a quienes se atragantaron de falsas suspicacias para condenar a medias –o a veces hasta para celebrar– los asesinatos contra la redacción de Charlie Hebdo. Los hace ver como gente que sigue un patrón deplorable: sospechar y oponerse a todo “consenso liberal”, aun así sea en solidaridad con las víctimas, sólo por oponerse, y acaso criticar pero con muchísima reserva a los victimarios.

Al condenar tajantemente esa masacre, en efecto, muchos de ellos  –los vi en Facebook– temían dejar de ser suspicaces (¿inteligentes?) y lo que es peor, pecar de islamofobia al simpatizar con Europa o con el cristianismo o con el “malvado” mundo de Occidente. Pero Žižek les aclara: “There is nothing Islamophobic in condemning the Paris killings, in the same way that there is nothing anti-Semitic in condemning Israel’s treatment of the Palestinians”.

Otra cosa es que Žižek sospeche y se oponga al vago lema de “Je suis Charlie” y a la imagen hipócrita que dieron los políticos “all around the world holding hands in solidarity with the victims of the Paris killings, from Cameron to Lavrov, from Netanyahu to Abbas”. Sergei Lavrov, por ejemplo, es el ministro de asuntos exteriores de Rusia, donde se han cometido decenas de asesinatos contra periodistas: ¿hubiera sido capaz de marchar en Moscú por la misma causa? Todos los gobernantes viven en la falsedad hipócrita. Basta ver cualquier capítulo de la serie House of Cards para desengañarnos de la política –o para interesarnos. En vez de la portada con la imagen de Mahoma llorando, el último número de Charlie Hebdo debió caricaturizar, para Žižek, la hipocresía de esos políticos europeos.

Pero, aun así los hubiera caricaturizado, habría que ver con suspicacia esas caricaturas políticas; la revista Don Juan, en la provinciana Colombia, ha seguido el eco de esa sospechosa solidaridad post-Charlie Hebdo poniendo de portada la caricatura de dos semidioses criollos: Uribe y Santos.

De tanto buscarle la cara al diablo voltea a verte.

El periodismo –aliado incondicional del patrioterismo– ha heredado todo el integrismo religioso, y nos ha vuelto fanáticos de portadas o titulares de revistas y periódicos.

Nada como volver a la relatividad del lenguaje: representación del mundo, pero no el mundo. Por encima del texto, el contexto: la vida

(Visited 102 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Blog de crítica cultural y política alimentado por Sebastián Pineda Buitrago (Dr. Profesor en Literatura y Filosofía) residente en México. Twitter: @motivodepineda Imagen: pintura de Yolanda Pineda

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Debo confesar que a veces me siento aburrida de ser el blanco(...)

2

Llegué un viernes a las 10:30 de la noche a mi casa.(...)

3

Tres Saritas

Publicado en: Sinapsis

I Es 1980 en un camino de herradura en el Líbano, Tolima.(...)

Publicidad
0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar