Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

laaduanadelcentrodevalparaiso

No cabe duda de que los descubrimientos de Charles Darwin revolucionaron la ciencia hasta el punto en que sus tesis se mantienen vigentes al día de hoy. Inclusive es muy fácil constatar su teoría de la evolución por selección natural con solo examinar nuestro propio cuerpo. Pues nosotros conservamos muchas partes que hoy no cumplen ninguna función pero están ahí porque nuestros ancestros las necesitaban. Elementos como el coxis, los tendones de la muñeca y las cordales, si bien cumplían una función esencial en los primates, hoy en los humanos no son más que reliquias genéticas. Asimismo el cuerpo conserva funciones como el movimiento de las orejas para detectar el sonido o la piel de gallina para combatir el frío que si bien hace muchos años eran indispensables para sobrevivir, hoy solo persisten como vestigios de nuestros más primarios orígenes.

Si bien estas teorías de Darwin han sido ampliamente abordadas en el campo científico, es muy poco lo que se conoce de la vida personal de Darwin más allá de las fotos de perfil en los libros de biología.

En lo personal, conocer la faceta humana de los grandes personajes de la historia siempre me ha causado una especial fascinación. Pues es curioso constatar cómo detrás del mito que edifican las grandes leyendas se pueden esconder los defectos y debilidades de la más precaria humanidad. Con el propósito de conocer un poco sobre la vida mundana del científico Charles Darwin me propuse a leer la última novela de Carlos Franz, ‘Si te vieras con mis ojos’.

Sin embargo, los rasgos humanos de Darwin pasan a un segundo plano en esta maravillosa novela que transcurre en la época en que este joven prodigio de la ciencia se encontraba realizando una expedición en Chile. Y si bien llama la atención de Darwin su inusitado miedo a la sangre, sus ataques de vómito y su obsesión por los más exóticos experimentos, la lupa de esta historia se posa en su inexperiencia en los asuntos del amor. Pues en su estadía en Chile coincide con el otro protagonista de esta novela, el pintor alemán Johann Moritz Rugendas con quien debe competir por el amor de Carmen Arriagada, una aristócrata mujer casada. Rugendas es la antítesis de Darwin, al ser el primero un artista apasionado que contrasta diametralmente con la personalidad del científico racional. Los protagonistas nos muestran dos maneras opuestas de comprender el amor y son tan conscientes de esto que lo debaten en un foro público y hasta apuestan cuál de los dos métodos le servirá a cada uno para alcanzar la felicidad. A su vez el marido de Carmen es un veterano de las guerras de independencia que calza a la perfección como cuarto elemento de esta magnífica historia. Sus aventuras amorosas los llevan a recorrer los más bellos parajes de la geografía chilena, incluyendo una travesía por el Aconcagua de donde tanto el científico como el pintor extrajeron parte de la materia prima para sus obras.

Como buena novela histórica, a pesar de estar basada en hechos reales, los vacíos de la historia son llenados con la más prolija imaginación. La prosa es tan ponderada que nos transporta con suavidad por los avatares de un apesumbrado siglo XIX. La novela es un testimonio que en el arte lo muy hermoso y lo bello esta en lo inacabado. Vale la pena leerla.

Foto: Puerto de Valparaíso, Johann Moritz Rugendas, óleo sobre tela

Twitter: @alfrecarbonell

(Visited 655 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alfredo Carbonell (Barranquilla, 1981) estudió Derecho en la Universidad de los Andes y luego una especialización en Derecho de las Telecomunicaciones en la Universidad del Rosario. Hizo un curso de Relato Breve en la Escuela de Letras de Madrid. Trabajó en el Ministerio del Interior y en la Alcaldía de Barranquilla. Hizo una maestría en Políticas Públicas de la University College London y trabaja como Director de Asoportuaria.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    El futuro del Puerto de Barranquilla

      [caption id="attachment_848" align="aligncenter" width="630"] Bocas de Ceniza. Foto: Tomada de EL HERALDO.co (Por sedimentación, se mantiene restricción en(...)

  • Colombia

    Las cosas por su nombre

    [caption id="attachment_843" align="aligncenter" width="950"] Imagen: BBC[/caption] Demasiado trabajo nos cuesta llamar las cosas por su nombre. Somos especialistas en(...)

  • Entretenimiento

    Rayuela

    Tirar la piedra para caer en cualquier lugar del mundo. Porque así se intente tirar con precisión, la piedra(...)

  • Colombia

    Abstraerse

    En estos tiempos en donde la inmediatez de los acontecimientos nos mantiene hiperconectados, el pequeño acto de abstraerse del(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Bogotá siempre ha sido la ciudad de todos, pero paradójicamente a(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar