Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si Habermas no había encontrado un ejemplo para explicar su teoría, hoy me atrevo a decir que lo tiene. En Colombia, como un hecho sin precedentes en la historia de este país, se firmó el acuerdo entre las FARC y el gobierno.

Después de cuatro años de difíciles y tensas discusiones, adobadas por todo tipo de conflictos, ideológicos, políticos, comunicativos, etc. finalmente estas partes, se pusieron de acuerdo.

El llamado “consenso” del que trata la Teoría de la Acción Comunicativa, es el producto, de como bien lo indicó el jefe de las negociaciones del gobierno Humberto De la Calle “no de la declinación de sus creencias y principios” sino de un ejercicio práctico, edificante, difícil, e incluso “amargo”, que exigió el uso de la “razón trascendental” para que, lidiando con los egos, vanidades, terquedades, creencias, mentiras, cinismo y todo lo bueno y lo malo que como humanos somos y exponemos en la puja de poderes, se pactara un acuerdo con un opositor.

Hemos sido testigos de un proceso de negociación largo, con sus crisis, sus ires y venires, con reveses, con avances, con iras y sorpresas. Uno rápido como se pretendía no habría tenido, al menos para mí, tanta credibilidad. La realidad nos dicta lo difícil que es ponerse de acuerdo con un contradictor, es casi una misión imposible y resistir cuatro años, es la muestra de la buena voluntad de las partes, de la decisión de cada una de ellas, pero fundamentalmente es la constancia de dicha dificultad.

Es claro que no se negociaba la paz, sino el fin del conflicto armado en Colombia, lo que nos indica que la tarea apenas comienza. El acuerdo es un hecho político que abraza la democracia y renuncia a las otras formas de lucha. Es el triunfo de la razón sobre los deseos. Es el ejercicio práctico de la razón (kant), que como Habermas nos dio en teoría, apela a la capacidad del hombre para trascender sus instintos, su conocimiento práctico, instrumental e ideológico y muestra la superioridad racional del hombre.

Ahora viene la refrendación y el cumplimiento de los acuerdos. Lo primero, como la posibilidad de legitimar el consenso. Es un reto ambicioso si se quiere una praxis colectiva de la razón, aunque es más probable que sean las emociones las que movilicen las intenciones, ojalá no. Lo segundo, es aún más difícil, porque nada habrá valido la pena si el consenso es de papel, si nada de lo pactado se pone en práctica. Habermas no tendría su ejemplo para la Teoría de la Acción Comunicativa, porque aunque ponerse de acuerdo es difícil, actuar consecuentemente, lo es más.

(Visited 2.059 times, 3 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_6658" align="aligncenter" width="1024"] Imagen: AFP / LLUIS GENE.[/caption] La comunidad(...)

2

La democracia es uno de los atributos más hermosos que puede(...)

3

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. guialiteraria

    Estimada Marta: la teoría de la comunicación de Habermas es el perfecto consenso con el que soñaron los nazis y los fascistas. Una sociedad sin discenso, robótica. El Conflicto es necesario para la democracia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar