Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La columna de Florence Thomas es vaga en mostrar las fuentes de información sobre las cuales erigió su argumento y es amplia en afirmaciones gaseosas que desinforman.

El pasado miércoles 27 de julio, la coordinadora del grupo Mujer y Sociedad y columnista de El Tiempo, Florence Thomas, publicó una columna titulada Fernando y Mario en la que, a partir de la historia de amor de Fernando Toledo y Mario Cifuentes, pretendió denunciar “lo inaudito”: que las parejas homosexuales en Colombia, ante la muerte de uno de sus miembros, están expuestas a atropellos y desprotección.

A pesar de la buena intención, la denuncia de Florence se desvió muy rápidamente para darle paso a un relato que, a primera vista, parece parcializado, con errores fácticos y con algunas imprecisiones acerca de la relación de Mario y Fernando que basa, según reconoce, en una amistad que surgió “entre los telones de decenas de eventos culturales”.

Ese vínculo de cercanía entre Mario Cifuentes y Florence Thomas, que podemos deducir que hoy en día persiste, terminó por conducir a la autora al desacierto de no contrastar las dos versiones de la historia y a la imperdonable falta de los periodistas (extensible a aquellos que, sin serlo, participan como formadores de opinión en medios de comunicación) de no corroborar los hechos. Así las cosas, me permitiré exponer cuatro equivocaciones de la columna en comento con el fin honrar a la verdad y para dejar planteada la otra cara de la moneda.

Como advertencia previa vale decir que mi conocimiento de lo ocurrido no sólo se deriva de que compartí algunos espacios en el mundo de la cultura con Mario Cifuentes y Fernando Toledo, sino del lazo afectivo que me unió a Fernando y que aún me une a su familia desde hace años a pesar de que no tenemos un parentesco de consanguinidad.

1. Uno de los ejes sobre los que Florence Thomas estructura su columna es que Fernando Toledo “murió cuando nadie lo esperaba” lo que no resulta ser cierto. No hubo una muerte súbita. La enfermedad terminal de Toledo se diagnosticó el 10 de marzo de 2014 y, durante esos días, dos médicos reconocidos (el neurocirujano Remberto Burgos y el neurólogo Mario Muñoz) coincidieron en que Fernando no duraría más de un año y que, incluso, el desenlace podría darse en meses o incluso semanas. 

Un proceso de muerte que dura 35 días no puede ser calificado de repentino o inesperado.

2. Continúa Florence Thomas con el señalamiento que “hoy, Mario Cifuentes enfrenta una disputa judicial con las dos hijas de Fernando Toledo, quienes presuntamente niegan enfáticamente que entre ellos dos hubiese existido una unión marital de hecho”.

Frente a la anterior afirmación se debe aclarar que las hijas de Fernando Toledo, durante 20 años, aceptaron las decisiones de su padre, fueron respetuosas de su vida y nunca estuvieron en posición de afirmar o negar la existencia de la relación de su papá con Mario Cifuentes. Pero ese no es el tema. Lo que está en debate ahora es el hecho de si dicho noviazgo constituyó una unión marital de hecho o no.

Y para que en Colombia opere esa figura es necesario que los miembros de la pareja tengan una comunidad de vida singular y permanente y la intención de formar una familia, lo que no ocurrió en este caso. No importa si el amorío duró 19 años, como enfáticamente lo anuncia Thomas, pues ni el mero paso del tiempo ni el ejercicio de la sexualidad tienen la virtualidad de enlazar a una pareja adulta e independiente en unión marital. Como tampoco viajar juntos, ir a tertulias o eventos culturales, o pernoctar en algunas ocasiones en la casa del otro.

Fernando y Mario bien hubieran podido tomar la opción de conformar la unión marital pues ninguno estaba impedido para hacerlo, pero no lo hicieron en las casi dos décadas que duró la relación ni tampoco de cara a la muerte de Toledo.

3. Adicionalmente, es importante aclarar que el señalamiento de Florence Thomas según el cual Mario y Fernando “decidieron libre, voluntaria y espontáneamente estar juntos en la vida para ejercer su sexualidad gozosa y con un gran afecto marital” también parece algo temeraria, pues Fernando no era dado a referirse al ejercicio de “su sexualidad gozosa” con nadie. Y calificar el afecto que la pareja tenía como “marital” no es más que una interpretación vacía.

4. Por último, ya adentrada en un plano procesal que no le incumbe más que a las partes, la columnista mal-informa que “centenares de cartas de amigos y amigas de la pareja, además del ofrecimiento de la mamá y de la hermana de Fernando de certificar la relación de los dos, han llegado dirigidas al juez que tiene el caso”.

Frente a esto sólo basta decir que es mentira que existan “centenares” de cartas que dan fe de la unión marital de hecho de Fernando y Mario pues a la fecha del pasado viernes 12 de agosto de 2016 sólo se tenía registro de 37 misivas de amigos de la pareja, las cuales son poco concluyentes porque la mayoría sólo hablan de la faceta social de la relación entre Cifuentes y Toledo y ninguna aporta los elementos necesarios para probar la existencia de una unión marital de hecho.

De otro lado, en relación con la hermana de Fernando Toledo, Pilar, bien vale decir que causa una gran sorpresa que la señora se haya ofrecido a certificar la relación de los dos a través de una declaración, pues no es secreto que ella vive en Estados Unidos desde mayo de 2008 y que viene poco a Colombia.

***

Florence: si como usted misma declaró en el escrito, Mario y Fernando estuvieron unidos “por una historia que no necesariamente conocemos bien”, ¿por qué usted decide ventilarla en el diario más importante del país? Si “no necesariamente conocemos bien” la trayectoria de intimidad de esta pareja ¿por qué opta por exponerla públicamente de cara a un proceso judicial complejo que, más allá de debatir acerca de los derechos de los homosexuales, versa sobre otros asuntos jurídicos?

En este caso, debería dejar de estar en la palestra y volver a la intimidad de sus protagonistas, no nos encontramos frente a una situación de discriminación a un hombre gay por parte de las hijas de su novio fallecido, sino frente a un debate legal en el que se deben probar los presupuestos normativos para la conformación de una unión marital de hecho.

(Visited 2.333 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jaime Luis Posada es abogado de la Universidad Javeriana y magíster en periodismo en la Universidad del Rosario de Bogotá en convenio con Publicaciones Semana. @JaimeLuisPosada

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este artículo encontrarás diez aplicaciones gratuitas que te ayudarán con el trabajo.(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

En días pasados estuve en la Biblioteca Débora Arango en Medellín y(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El periodista obviamente no esta siendo objetivo, porque dice que estas personas no se casaron cuando estaban “libremente” de hacerlo. La gente homosexual en Colombia todavia tiene que enfrentar muchos estigmas y enfrentarse a familiares y eso influye mucho en la decision de casarse. Si llevaban casi 20 años juntos y las hijas de ese señor nisiquiera reconocen la relacion, tanto asi que dicen que no estan en posicion de negar ni afirmar la relacion es una manera muy cobarde de negarla, de quitarle su valor por ser una relacion homosexual.

    En su otro punto, no se si el periodista tiene hermanos que vivan fuera del pais o en otra ciudad, pero yo doy fiel testimonio que asi mis hermanas vivamos lejos nos mantenemos al dia de nuestras relaciones de pareja. No hace falta vivir en la misma ciudad para que el hermano le cuente a uno quien es el novio.

    Y 37 cartas de testimonio no son un centenar, pero son suficientes. Y claro que van a ser basadas en un entorno social, no es necesario meterse en la cama (o en la intimidad) de una pareja para saber que son pareja.
    Sin saber nada del caso, sospecho que las hijas del difunto tienen un fuerte interes economico en negar la relacion de largo plazo, marital y homosexual de su fallecido padre.

  2. Muy buena respuesta. Poca veces lee uno columnas tan bien estructuradas y escritas como esta. En cuanto al esperpento Florence, queda demostrado una vez mas, que se extralimita, que desinforma, que miente, que no tiene el mas minimo rigor periodistico, y que lo unico que hace es promover la agenda lgbtdthjswid. Ella no es mas que una ficha a sueldo del sistema que quiere implantar la homosexualidad, aborto, eutanasia, etc. En suma, la Florence es totalmente falta de seriedad, pero sobre todo de veracidad y honestidad intelectual. El discurso rayado y troglodita de esta mujer Thomas, no solamente esta pasado de moda, sino que destila odio. La tal mesa de “grupo, mujer y sociedad” no deben ser mas que tres viejas perdedoras, sin norte y sin sentido. No me explico como a estas alturas no hay demandas contra el adefesio Thomas, por las tantas mentiras que escribe, y el tanto odio que destila.

  3. Es el mismo argumento este de Florence, el que usan siempre los de esa comunidad para conseguir lo que quieren, “Nos discriminant, nos atacan, nos hacen bulling” hacerse las victimas les ha dado muchos reditos, pero ante la ley hay que demostrar las cosas con pruebas, no solo diciendo que si o que no, como comadres de pueblo.

  4. Cuando el comentario no contiene palabras obscenas, soeces, insultos personales, El Tiempo lo declara pendiente de moderación. Cuando se habla claro, les da lo que se conoce en Colombia como culillo.

  5. Florence Thomas es otro invento del mediocre periodicucho llamado El Tiempo. Su labor es desinformar y mantener al pueblo locumbiano en la absoluta ignorancia y que quede enrolado en las filas LGTBHJCKI. Sigan creyendo. Compren seso en Paloquemao a ver si piensan algún día.

  6. Jaime, hay que tenerle paciencia a Florance, ella hace mucho tiempo que dejó el rigor investigativo que da la academia, a punta de repetir el mismo discurso por décadas, por eso no la convocaron a la Habana, ni tampoco para el esperpento de Mineducación, le quedan estas columnas de opinios avaladas por ser la coordinadora de una mesa que no produce más que tertulias nostálgicas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar