Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Señores, sean serios. Y si no lo son por lo menos aparenten serlo.

Que el escritor cubano Leonardo Padura venga a la isla de San Andrés a inaugurar la primera conversación de lo que sería una versión local del Hay Festival, no solo es un evento sin precedentes en la cultura del archipiélago, es un privilegio estético, académico y de hermandad entre islas. Y no lo es porque se trate de una personalidad literaria, aquí estamos acostumbrados a ver en paños menores lo más encumbrado de las artes, la política y la farándula nacional. Y uno que otro personaje de las grandes ligas, como el desaparecido Jacques Cousteau, o los que hace años aseguraron  haber visto a Marlon Brando bañándose melancólico en las playas de Sound Bay. Dicen que estaba tan enamorado del archipiélago que cuando se fue nunca más volvió a ser el mismo. No me extraña, sabíamos que buscaba una isla donde encallar y terminó comprando Tetiaroa, un atolón de la polinesia francesa ubicado frente a Tahití.

De escritores poco se ha visto, con excepción de los hermosos días en los que hacíamos “Latitud Caribe”, la única Feria del libro y Encuentro de Escritores que ha tenido el archipiélago. En sus dos versiones convocó lo mejor de la literatura colombiana y aunque multitudinaria acabó por falta de apoyo institucional, tanto, que tuvo que competir por recursos con una presentación del elenco de “Sábados Felices” de donde salió perdedora.

Bueno, pero de eso no se trata, la cosa es que a raíz de las gestiones del gerente del Banco de la República, el antropólogo Wilder Guerra Cúrvelo, la isla será a partir de este 31 de enero y para los próximos años el epicentro alterno del Hay Festival, una gestión que a todo pulmón piden los distintos sectores de la isla que entre otros argumentos alegan que: “necesitamos un turismo diferente; que no se realizan eventos culturales de calidad; que toda la plata se va para una sola actividad; que por qué Cartagena sí puede, bla, bla…”  No obstante, tengo entendido que esta iniciativa transita solitaria por los pasillos institucionales sin otro respaldo que no sean los rostros de sorpresa y unas suaves palmadas en la espalda que auguran promesas para cuando lleguen mejores tiempos.

Esta es nuestra desgracia. Lanzamos al aire la moneda y siempre sale nuestro rostro de perdedor. Nos miramos desde el reflejo de unos anteojos para el sol del comercio y no desde la profunda necesidad de establecer un diálogo espiritual a través de lo invisible. Leer también es percibir al otro, sentirlo y reconocerse. Es saber que cada palabra esconde una secreta redención. Cada palabra es al mismo tiempo valija y balsa que nos lleva mar adentro.

Hoy quiero que mi palabra sea una bala de salva que atraviese las paredes de los recintos donde se discuten los presupuestos oficiales y les derrame el café sobre los mamotretos infames donde mueren todos los sueños de los que aún creen en la “oficialidad” como camino.

Padura llegará y caminará en el margen de sus propios libros. Sentirá una realidad de isla de alguna manera parecida a la suya, porque él más que nadie sabe lo que es vivir como decía Virgilio Piñera con la maldita circunstancia del agua por todas partes.

(Visited 819 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Es un mito de la piratería femenina. Se cree que nació en 1684 fruto de los amores prófugos de la mujer de un capitán Inglés. Mary Read sobrevivió a partir de la suplantación homónima de Mark Read nombre con el que se convirtió en marinero(a) y corsario (a). Lucha en Flandes, se enamora de un soldado y se van a vivir a un lugar de paso que ellos denominaron “Three Horseshoes” (Las tres herraduras) que para el caso que nos ocupa es un nombre que bien podrían simbolizar el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. La isla de San Andrés se define por su forma como un caballo de mar cuyas herraduras no son más que una estela de agua salada, finita y efímera. Mary Read es la primera mujer condenada a la pena de muerte por ejercer la piratería.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Ni mu

    Señores, sean serios. Y si no lo son por lo menos aparenten serlo. Que el escritor cubano Leonardo Padura(...)

  • Colombia

    Breve retrato del país adolescente

    El presidente Santos es bueno para las segundas vueltas, por eso creo que con su sensibilidad de jugador de(...)

  • Colombia

    Corresponsal de una guerra ausente

    A todos los que me han dicho que votaré por el Sí porque no conozco la guerra les respondo(...)

  • Opinión

    El arte de arribar

    Están en todas partes y en modalidades tan variadas que fácilmente se pueden confundir con un burócrata, un oportunista(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El próximo lunes 26 de agosto me voy de Colombia, pues(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar