Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tratando de pasar la página de García Márquez retomé la lectura de Ensayo sobre la ceguera de Saramago, la famosa novela del portugués en la que una ciudad anónima es atacada por una epidemia de ceguera de origen desconocido. Dice Saramago que los ciegos “siempre estaban  rodeados de una blancura resplandeciente, como el sol dentro de la niebla. Para éstos, la ceguera no era vivir banalmente rodeado de tinieblas, sino en el interior de una gloria luminosa”. Los ciegos no lamentan su ceguera sino que se acostumbran a ella y se complacen con su claridad.

Saramago plantea de esta forma que las sociedades contemporáneas viven satisfechas en un mundo  en tinieblas: Todos llevamos una venda que usamos voluntariamente y que  a la vez  que nos deja ciegos, nos da brillo, nos tranquiliza y hasta nos proporciona felicidad. Tal vez eso nos pase a los colombianos, porque de qué otra manera podemos explicarnos tantos episodios nacionales que rayan en el lugar común de lo macondiano.

¿Cómo  comprender, por ejemplo, que Colombia sea el país más feliz del mundo y que a la vez seamos los más rezagados en educación según las pruebas PISA?

¿Cómo entender que muchos colombianos, empezando por una senadora electa, juzguen a un nobel de literatura por sus posturas políticas y no por la calidad estética de su obra?

¿Cómo explicarnos que la gente más humilde del país no pueda enfermarse a menos que esté dispuesta a madrugar por una cita médica que puede demorarse meses? ¿Cómo interpretar que muchos mueran esperando asistencia médica y que otros tantos tengan que recurrir a la Tutela para recibir sus medicamentos?

¿Y cómo concebir que en un sistema judicial politizado e inepto, algunas voces quieran eliminar la Tutela, cuando parece ser el único mecanismo jurídico que funciona?

¿Por qué pareciera que nos importa más el ranking de la FIFA que el de las ciudades más violentas del mundo, en el que se incluyen seis ciudades de Colombia?

¿Cómo es que en pleno siglo XXI mucho de nuestros municipios no tienen agua potable y aun mueran niños de inanición en la Guajira, el Chocó y quién sabe en cuántos cinturones urbanos de miseria?

¿Por qué la dinámica social y política  nos polariza cada día más y hace de nuestras posturas políticas, fanatismos religiosos?

¿Por qué nos cuesta tanto asimilar nuestros graves problemas sociales e intentar repararlos y  en cambio preferimos mirar hacia paisajes más tranquilos?

¿Cómo le explicamos a un extranjero que de los últimos catorce presidentes del Senado, doce han sido investigados  y de ellos, varios están en la cárcel?

¿Cómo justificamos que hayamos elegido de presidente a un hombre que salía en las listas de los narcotraficantes más buscados de la DEA? ¿Y que este presidente, al no poder perpetuarse en el gobierno, haya subido al poder a su ministro de defensa  pero que ahora le haga la más férrea oposición?

¿Y cómo comprender que en el panorama electoral  la mayoría de candidatos representan la misma vaina pero con diferente nombre?

El realismo mágico de nuestro Macondo se nos volvió un realismo trágico, igual de absurdo pero más doloroso. Acaso hacernos los ciegos puede anestesiarnos por un tiempo, pero vendrá el día en que un huracán apocalíptico arrase con todo y  como los Buendía, no podamos tener una segunda oportunidad sobre la tierra.

@andresburgosb

(Visited 219 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana(...)

2

Se ha hablado mucho de que los títulos de las películas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar