Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El uso de las metáforas en la política da para todo y en el caso colombiano para enamorar a los ingenuos y mantener atados a los incautos. Que si el partido de la U tiene dos maridos (Uribe y Santos) o que si el partido Liberal es amante del presidente, es lo más morboso pero al mismo tiempo intrascendente para una sociedad huérfana y dividida por ideas de país muy contradictorias.

Lo que aconteció con el partido de la U, en la pasada asamblea general, no había sucedido antes en la historia de los partidos políticos colombianos. Nunca antes dentro de una misma colegiatura partidista convivía el partido de gobierno y el partido de oposición. ¿Quién manda en el partido de la U? Todos pensarían que el presidente Santos, sin embargo, el ex presidente Uribe también quiso hacer de jefe de gobierno y provocó una seria de reacciones  que dejaron ver la trascendencia de los liderazgos políticos después de haber dejado el poder.

Lo que busca el Uribismo no es meterse de frente con la idea de la paz, porque sabe que la mayoría la necesita y la quiere. Pero tiene claro que el tema de la paz puede ser utilizado para generar desconfianza en torno a las negociaciones que buscan la resolución pacífica del conflicto armado en Colombia. De hecho, en el libro «No hay causa perdida» de Uribe, en varias ocasiones menciona sus intenciones por buscar la paz, pero a otro precio y bajo otras condiciones: -ni perdón ni impunidad-.

Lo contradictorio es que durante el gobierno del ex presidente Uribe si existió perdón y también impunidad en las negociaciones para desmovilizar al paramilitarismo. Con todo esto surge la famosa pregunta ¿Por qué si Uribe también buscaba la paz, no deja que Santos la encuentre?

Dividir en cuanto sea posible es la estrategia de la oposición. En este momento existe un proyecto político liderado por el presidente Santos, que entre otras cosas busca la paz para Colombia. El planteamiento de la oposición es acabar con ese proyecto. Estratégicamente es una idea brillante para la doctrina de la seguridad democrática, pero es inconveniente para la transformación social del país.

La idea de país que divide a Colombia. Ilustración Lucas Agudelo.

La mayoría de los colombianos desea un país diferente: sin guerrilla, sin bandas criminales, sin narcotráfico, sin corrupción, sin injusticia y con oportunidades para todos y para todas. Hasta aquí puede coincidir la mayoría; pero «cómo» llegar a esa idea de sociedad diferente es lo que realmente nos divide.

Creer en caudillos y dueños de la razón es lo más peligroso que existe en sociedades divididas y descompuestas porque se crean las condiciones perfectas para plantear soluciones mesiánicas. También con las metáforas políticas, se generan fascinantes imaginarios donde expresiones (de divorcio, división, de los dos maridos, del hijo que tiene que escoger entre padre y madre, o padre y amante) se confundan con emociones que poco le sirven a los colombianos en un momento clave, donde lo realmente significativo consiste en trabajar bajo la misma idea de país.

El asunto se puede ver así: la mayoría de los colombianos quieren una sociedad distinta a la actual -resultado-, pero no es capaz de ponerse de acuerdo en cómo transformar esa sociedad -procedimiento-, porque las instituciones, la clase dirigente, las organizaciones (legales y al margen de la ley) y la sociedad civil están defectuosas -componentes-.

Estamos en medio de un escenario de descomposición institucional y social, donde los elementos que la articulan están corrompidos y sin una misma idea de país. No somos capaces de ponernos de acuerdo en el procedimiento, porque creemos en diferentes y antagónicos mecanismos para solucionar las problemáticas sociales y económicas de la nación.

La mayoría deseamos el mismo resultado, una sociedad colombiana sin violencia, sin desigualdades y con valores invulnerables fundamentados en la justicia y la equidad, pero aun teniendo idea de cómo alcanzar dicho objetivo nos empeñamos en mantener posiciones firmes e inflexibles frente a ciertos acuerdos mínimos que nos permitan transformar la realidad del país.

El proceso de paz es apenas una de las fórmulas que buscan cambiar las nefastas condiciones económicas y sociales de Colombia, pero no será la solución. El tema de la paz, no solo divide al partido de la U, sino divide a Colombia. Al final, una cosa es que se respeten las ideas contradictorias y otra muy distinta es que se busque un país diferente.

Twitter: @JavierUrreaC

Ilustración Lucas Agudelo

Nota: La colaboración entre el dibujante y el escritor que se presenta en este blog esta intencionada para producir reflexiones y preguntas desde medios expresivos diferentes. Los temas y las problemáticas son producto de las inquietudes comunes de los autores sin que esto signifique que exista un acuerdo previo sobre el enfoque de cada cual. Los autores se encuentren directamente en este blog como una forma de compartir o confrontar opiniones.

(Visited 350 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo, consultor y doctorando. Asesor en asuntos de gobierno abierto, ciberciudadanía y democracia digital. Activista por los colombianos en el exterior. "La política debe ser algo sexy".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Lo políticamente correcto coartó nuestro derecho a pensar y a opinar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar