Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tenemos dos opciones para entender lo que está en juego en La Habana. La de Elizabeth que pudo hablar de nuevo de su hermano siete años después de que muriera asesinado a manos de un grupo paramilitar. Se lo dijo a Colombia en un especial de Canal Capital desde Arvika, un lejano pueblo entre la frontera de Suecia y Noruega. La de Alfredo y su familia que pidieron permisos en el trabajo y pusieron sus ahorros en la organización del segundo encuentro del Foro Internacional de Víctimas en Tynset, Noruega. La de Jairo Nepomuseno, colombiano, militante, incansable activista que a sus 76 años sigue activo por la causa de la paz desde su exilio en Bruselas víctima de agentes del Estado. En este punto un pequeño apunte sobre memoria, Nepo saca una vieja y acartonada fotografía del hermano que acaba de morir en México. El instante que inmortalizó la foto es el momento en el que un hombre y un toro heridos de muerte fijan sus miradas el uno sobre el otro. El novillero yace arrodillado y de su muslo se desprende un hilo de sangre, el toro aún erguido derrama la suya por el lomo y la comisura de su nariz y boca. Los dos van a morir después de ese encuentro, el animal en ese preciso instante, el novillero 30 años más tarde por una hepatitis C producto de la cornada.

La de ellos y de las personas delegadas al encuentro, sus organizaciones locales, la gente humilde y anónima que en lugares remotos hace empanadas o tamales para recoger fondos y hacer encuentros por la paz. Es la forma de entender la negociación desde la irracionalidad de quien, a pesar de haberse cargado de innumerables frustraciones, tiene la testarudez de volver a creer en que es posible y necesaria una Colombia reconciliada. Para ello víctimas de diferentes hechos son capaces de reunirse y ratificar que si el perdón es un paso para la paz ellas lo darán sin lugar a dudas. El perdón como una actitud de generosidad y grandeza con una sociedad en la que saben, no debe repetirse la historia.

La otra cara de la moneda es el Procurador Ordóñez, Uribe, el fiscal Montealegre, la clase política apoltronada durante estas décadas de conflicto y los intocables que desde la sombra del poder mueven el país a su antojo. El esfuerzo que el gobierno nacional y las FARC están haciendo para firmar un acuerdo de paz es respaldado inequívocamente por la comunidad internacional y por las victimas del conflicto armado, es una voluntad genuina de pasar la página y reparar el daño. En el medio hay un sin fin de intereses, medias verdades y estrategias para que la firma del acuerdo no rompa el estatus quo. La manifestación convocada por Uribe para el 2 de abril y su cruzada internacional para denunciar persecución política no deja de ser una acción defensiva para evadir la cárcel, sabe perfectamente que mientras no le infrinjan una derrota política la justicia no tocará a su puerta. El Centro Democrático utiliza a la sociedad colombiana para dilatar un acuerdo que les pondrá contra las cuerdas, muchos allí le temen a la justicia pero sobre todo le temen a que el país sepa la verdad de cómo se llegó al poder con la ayuda de los bajos fondos. El procurador puede que sea hoy en día la figura más tendenciosa y sesgada de los funcionarios públicos, a nadie le cabe duda que ha privilegiado su criterio moral sobre el interés general de la sociedad colombiana, ha pretendido menoscabar la credibilidad en el proceso de paz para imponer una agenda conservadora fiel a los intereses del sector que representa. La fiscalía tiene en su poder casos con suficiente carga probatoria como para proceder a detenciones inmediatas, el caso de Santiago Uribe estuvo en el congelador durante años y sólo ahora surge, casualmente cuando más arrecia la oposición del ex presidente frente al tema de la paz. La conclusión es que la justicia se aplica a cuenta gotas y como forma de regular los poderes fácticos que gobiernan a Colombia.

Para todos ellos la negociación de La Habana es un trámite de carácter estético con el que buscan limpiar la imagen ante la comunidad internacional pero en el cual no están dispuestos a dejar un milímetro de sus privilegios. Para todos ellos la paz debe ser la forma de cambiarlo todo para que todo siga igual. El ejemplo más elocuente son los partidos políticos tradicionales que están diseñando sus estrategias para entrar en el “postconflicto” con la capacidad de mantener sus feudos electorales, llegarán con la cartera llena de plata como lo han hecho toda la vida y buscarán que la politiquería siga campando a sus anchas en las regiones, de eso viven y a eso se deben.

Son dos formas de asumir la negociación de La Habana, con la mezquindad de quienes nos llevaron a esta guerra o con la generosidad de quienes la padecieron y trabajan genuinamente por acabarla. Es la hipocresía escenificada por el poder político en los grandes medios o es la convicción que emerge desde la Colombia más popular para cambiar definitivamente las cosas. La sociedad colombiana debe decidir qué tipo de actitud toma y a qué sectores de la sociedad apoya, nos la jugamos por un perdón difícil pero real o por una parodia llena de arlequines en la que todo será una farsa. Cada cual que decida.

@jc_villamizar

 

(Visited 1.084 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Interesado en ecologismo, feminismo, política y reflexiones que rompan el pensamiento único. Buscando en las rebeldías al ser humano universal. Consultor en migraciones forzadas, proceso de paz y pedagogía, participación ciudadana y víctimas en el exterior

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Pirómanos

    Al ELN no se le ocurre otra cosa que apagar un fuego con gasolina. La noticia confirmada por los(...)

  • Colombia

    Tauromaquia: el amo que llevamos dentro

    Un par de horas antes del tercer encierro en la plaza de toros de la Santamaria, en el café(...)

  • Colombia

    El problema de la paz es la palabra

    El momento no podía ser más dramático. El profesor Correa de Andreis, ilustre hijo del Caribe, académico, defensor de(...)

  • Colombia

    Lo que nos jugamos en La Habana

    Tenemos dos opciones para entender lo que está en juego en La Habana. La de Elizabeth que pudo hablar de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Twitter: @jeroriveracine Quentin Tarantino es, sin lugar a dudas, uno de los(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. tirso314517

    Por que ese deseo ferviente de todos los izquierdosos de meter preso a Uribe Vélez, por rumores, conspiraciones y componendas qué ellos creen y quieren hacerle creer a los demás pero al mismo tiempo son tan generosos con las farc.

  2. Según los colaboradores de este articulo que viven.en.la peninsula nordica, las únicas víctimas del conflicto son las de los paracos; de la narcoterroristaguerrilla no hay víctimas, y esto lo respaldan sus cajas de resonancia; y aclaro, no soy ni uribista ni santista, soy colombiano que le duele que esten tratando de vendernos la idea que el fracasado socialismo del siglo xxi es el camino y su digno representantes los narcoterroristas

  3. Como ud me da la opcion de esbozar mi criterio, me siento en la obligacion de hacerle caer en cuenta de acuerdo a su misma descripcion, que esto que llama ud paz y que dice respaldan esas victimas, es solo un circo, una farsa y el tiempo nos lo demostrara. Hay que estar ciego para no ver el cambio de brazalete de los protagonistas del terrorismo, no guerra, del cambio de capos para no descontinuar el negocio que es irreemplazable con una firma en un papel, de la no entrega de feudos por politicos y terroristas que manejan mas de medio pais. Y el facilismo es decir que Uribe, el centro democratico, o los que no apoyen este proceso, son los culpables. Estos que hoy alzan su voz para impedir la entrega de ese otro medio pais, son condenados, por que en su momento les pisaron los callos a los democratas de hoy y olvidan que ese terrorismo no se pudo eliminar del todo, por la permisividad y apoyo de los vecinos, hoy los mejores amigos y vecinos que los protegieron y escondieron. Ud se siente bien como victimario? porque tendra que pagar de su bolsillo a victimas y terroristas, las consecuencias de esta negociacion, gustele o no. Aqui el unico culpable tiene nombre propio y no esta dispuesto a rendirse, reconocer sus crimenes, devolver dineros mal habidos y comprometerse a volver a la sociedad, buena o mala, pero la unica que debe sobrevivir en este pais y estos son los mal llamados far, sin c, porque no los reconozco como colombianos. Y para que ud no crea que tengo compromisos con alguno mencionado, vivo fuera del pais, me mantengo informado todo el tiempo y sufro los engaños diarios, que el actual gobierno y personas como ud, nos dan a los verdaderos colombianos

  4. federico983285

    Aquí se dice toda la verdad, que sinvergüenzada!!!!
    Estos protagonistas de estas verdades dében estar estar revolcándose aunque hasta ni vergüenza les dará.

  5. Piensa ud que se podría negociar la dignidad con losterroristas de Bélgica ? Jaja y pregúntele ahora a la Unión Europea sobre la contradicción de apoyar negociaciones con terroristas aquí en colombia

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar