Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace muchos años ya, que decidí intentar vivir en paz, no joder a nadie, amar a mis hijas por encima de todo, saludar y dar las gracias, decir lo que pienso y sobre todo, no discutir nunca de fútbol, religión o  política.

No hacerlo de fútbol es relativamente fácil, porque por lo menos en nuestro país, de pequeños nos hacemos hinchas de equipos que pese a todo,se encargan siempre de mantener nuestra  llama viva, bien con tres victorias consecutivas  o bien con la contratación de una estrella en el ocaso. Gracias a la televisión, también nos hemos hecho hinchas de equipos internacionales, pero más que porque nos gusten porque los asimilamos al que adoramos a nivel local. Por eso es  fácil esquivar una discusión de fútbol, porque el  verdadero hincha no se voltea ( si acaso camina sigiloso cuando los resultados no se dan). Nace seguidor de tal o cual equipo por la razón que sea y muere igual.  Un verdadero hincha no pretende convencer al otro que se cambie de equipo. Por el contrario alimenta la rivalidad a través de burlas y argumentos. Humillar si, catequizar nunca. Por eso es fácil esquivar esa discusión, porque uno ya sabe quién es quién y sabe que será así toda la  vida.

En religión el tema se complica. En Colombia, por lo menos gran parte de mi generación, nació (nacimos) “católicos, apostólicos y romanos”. Al fin y al cabo, nuestra  constitución del 86 estaba consagrada a esa religión y la gente se bautizaba, se confirmaba, se casaba y se moría casi por tradición bajo la égida del Vaticano. Con el paso del tiempo, cambiamos de Constitución, abrimos la mente y el espíritu y seguir otro credo dejó de ser un acto vergonzante. Hoy por hoy, cada quien cree en lo que le da la gana, pero como esa actitud viene de un dogma, es fácil caer en la tentación de invitar al otro, vehemente o sutilmente, a cambiar de bando. Desde la frase sugerente aplicable a cualquier situación, a la lectura inocente, pasando por la invitación a reuniones, credos, conciertos y ceremonias, sin dejar de lado las enardecidas polémicas, biblia en mano, para saber y ver quién tiene la razón. El creyente en una religión, cualquiera que ella sea, es proclive a juzgar al otro desde su propia fe, a creer que la única fuente de males y remedios es en la que él bebe y que los equivocados  y condenados son y serán los demás. Es una discusión que aparece sin avisar en cualquier tiempo y lugar. Por eso, si la disputa teológica asoma la cabeza, lo mejor es huir. Huir corriendo para no ser alcanzado.

Escabullirse de una discusión política,por el contrario, suele ser una tarea de titanes, más en un país como el nuestro  en el que  el discurso no tiene nada que ver con la ideología partidista, porque ni tenemos partidos, ni mucho menos ideología, sino que corresponde a odios y amores caudillistas, cuotas burocráticas o a “estrellitas Torero o chispitas Mariposa”, que aparecen de cuando en vez y  tanto como queman, duran. Y por eso, los que hoy son, mañana no serán tanto, porque nuestra política es dinámica, como llamamos en Colombia al arte de voltearse.

Nada más orgásmico para un colombiano que intentar convencer a otro de que vote por su candidato, pero no nos digamos mentiras, si hay algo peor que hablar de política es discutir sobre política, porque en esta actividad como en el sexo, cada cual tiene su propia posición y por eso es mejor ahorrarse los consejos. Tengo que decirle a mi familia, a mis amigos, a mis conocidos o a los próximos accidentes de la vida con los que me tropezaré, que no me importa lo bueno de su candidato o lo malo del mío, ya que al fin y al cabo siempre voto por los que pierden. No intenten, por favor, hacerme cambiar de parecer ya que en política siempre soy un perdedor. Con seguridad ese personaje al que usted sigue ( y que muy pronto lo defraudará) es la última cerveza fría en el desierto, pero qué le vamos a hacer si cada día soy más viejo y más terco y no creo que cambie de opinión. Solamente le pido que me deje equivocar en paz porque ningún político vale una discusión con el más lejano de mis amigos.

Por  todo eso es que  hace muchos años ya, que decidí intentar vivir en paz, no joder a nadie, amar a mis hijas por encima de todo, saludar y dar las gracias, decir lo que pienso y sobre todo, no discutir nunca de fútbol, religión o  política.

(Visited 77 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¿Y mientras tanto qué hacemos?

    Faltan menos de 15 días para que sepamos quién va a reemplazar a Enrique Peñalosa, a quien tal vez(...)

  • Vida

    La cara que merezco

    Las reuniones de  exalumnos de cualquier vaina suelen ser espacios de confrontación con uno mismo, porque de alguna manera(...)

  • Economía

    Atardescentes

    Soy de esa generación  que sabe y tiene claro que nada será igual, pero todo estará bien, una generación(...)

  • Opinión

    Por favor, no me jodan…

      Hoy por hoy,  en Colombia, sacarle el bulto a  una discusión política suele ser una tarea de titanes,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

[caption id="attachment_27" align="aligncenter" width="1259"] Presentación resultados de la encuesta del partido(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar