Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
20190227_224403330_iOS

María Gabriela Ramos Barrera 

PTC Asociado Programa de Negocios Internacionales

Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano

 

Venezuela, un país reconocido hace años por su actividad petrolera y por la explotación de recursos minerales, hoy en día se encuentra sumida en una crisis profunda: escasez de alimentos y medicinas, devaluación de su moneda, inflación con récords históricos, escasez de divisas, desempleo, cierre constante de empresas, nexos con el narcotráfico y alta migración de su población hacia países vecinos, por nombrar algunos factores.

La dimensión sobre la cual ha escalado el conflicto político y económico no se limita a una crisis interna para el pueblo venezolano, sino que se transformó en una crisis humanitaria que trascendió fronteras hasta el punto de dividir la opinión mundial respecto a la lucha de poder, eligiendo posiciones entre quienes apoyan la legitimidad de Nicolás Maduro y quienes reconocen al gobierno interino de Juan Guaidó.

Que existe una crisis en Venezuela es prácticamente innegable ante la mirada de cualquier ojo crítico. Sin embargo, la discusión ha dejado de ser acerca de las necesidades de la población venezolana, e incluso ha pasado a segundo plano el impacto de la recesión del país petrolero sobre la región, para centrarse en un tema nada extraño a la política internacional: el balance de poder entre potencias mundiales.

La repetición del conflicto

El triunfo de la revolución rusa en 1917 da inicio a una disputa entre el sistema capitalista estadounidense y los principios comunistas soviéticos, que continúo hasta después de la segunda guerra mundial cuando, en 1948, Estados Unidos utilizó el Plan Marshall para evitar la expansión del comunismo por parte de la Unión Soviética en Europa, definiendo así los dos extremos de poder.

Posteriormente, en 1949, fue el turno de Asia, cuando los soviéticos se aliaron con el nuevo estado socialista creado bajo el nombre de República Popular China mientras que, en 1950, Estados Unidos apoyó a Corea del Sur frente a la invasión comunista por parte de Corea del Norte.

En América la disputa fue protagonizada en Cuba, cuando Castro derroca a Batista en 1959, y tres años después facilita el posicionamiento de barcos militares rusos cargados de misiles para atacar a Estados Unidos. Disputa ideológica similar se vivió con la guerra de Vietnam y, ahora, la coyuntura venezolana es un nuevo capítulo de la histórica confrontación entre las potencias que se convirtieron en polos de poder mundial tras los conflictos bélicos del siglo XX.

Una agenda para nada oculta

Se quisiera pensar que el apoyo de los gobiernos externos hacia Venezuela va enfocado exclusivamente a mejorar la calidad de vida de la población. Sin embargo, cuando se incluye dentro del contexto que el país en conflicto tiene la mayor reserva petrolera del mundo, potencial hidroeléctrico, reservas significativas de gas, y yacimientos vírgenes de oro, diamantes, cobre, coltán (entre otros), no debe extrañar el interés de las potencias.

¿Tiene Estados Unidos intereses geopolíticos en Venezuela? Si. Pero ¿esto significa acaso que Rusia y China no lo tienen? Lo que se está viendo en este momento es un sistema de protección de intereses, ya que el volumen de préstamos e inversiones que los tres gigantes tienen dentro del país petrolero supera, incluso, los niveles de ingreso actuales de Venezuela. Se está negociando el ingreso futuro del país a través de sus activos.

La deuda ha definido las alianzas, la ideología se ha encargado de dar rumbo al conflicto y, ahora, el protagonismo de gobernantes ha creado la nueva dinámica diplomática que discute el próximo paso a seguir para recuperar la estabilidad en el país. Todo esto mientras la población continua en crisis humanitaria, con la actividad cómplice de un gobierno que se niega a aceptar que el Socialismo del Siglo XXI fracasó.

(Visited 1.418 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar