Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Foto: Profesor Gabriel Clavijo Martín *Gabriel Clavijo Martín

 

Docente de la Escuela Sociedad, Cultura y Creatividad, Programa de Derecho. Facultad Ciencia Política del Politécnico Grancolombiano 

No voy a escribir sobre los impresentables casos de corrupción de toda índole que a diario tenemos que soportar los colombianos, ni de sus también impresentables protagonistas; tampoco de la forma como nos muestran hechos que avergonzarían hasta al más desprevenido e incauto y que, en su devastadora magnitud, se caen por la propia gravedad de su existencia.

Sólo quiero escribir sobre la mentira, una forma poco reconocible e intolerable de corrupción. Y que, según Henry Kissinger[1], en su libro Diplomacy (1994) expone que la mentira en la política está justificada como la base para el control y gestión de los intereses de los gobiernos, de esta forma, cita a varios personajes sobresalientes de la historia universal (Richelieu, Metternich, Bismarck, Stalin, De Gaulle, Churchill y Theodore Roosevelt), mostrando cómo durante sus administraciones usaron la mentira, la falsedad en la información, la especulación y la exageración con el fin de cimentar el miedo para lograr sus intereses.

La mentira se ha convertido en una parte fundamental del juego político, que ha encontrado en los medios masivos de comunicación el medio ideal para reproducirse y asentarse a través de la exposición de ideas y los debates “ideológicos” en prensa, en televisión, en la plataforma tecnológica y las redes. Sólo hay que recordar los grandes escándalos de información falsa y de acusaciones sin sustento, lo que actualmente llamamos “la posverdad” en las administraciones precursoras de este fenómeno de Richard Nixon y John F Kennedy.

Desde aquellos tiempos se ha insertado la idea de que quien gana ante las cámaras, y actualmente en las redes sociales y en las plataformas tecnológicas, gana las elecciones. En torno a estos debates han surgido profesionales de la mentira, como se nombran en los Think Tanks especializados de análisis político de las universidades norteamericanas, los Spin Doctors, cuya función es generar y propagar información descontextualizada, parcializada o falsa del todo en los medios de comunicación, para que esta juegue en beneficio de los intereses de los personajes políticos o los grupos de interés que buscan lograr fines específicos en el gobierno y la sociedad para lograr ventajas en la consecución de sus metas

El fin de algunos medios ya no es buscar la verdad, ni generar ideas por medio de un análisis crítico de la realidad o promover valores; ahora el objetivo es expandir los intereses de pocos por medio de la mentira para asegurar la prevalencia de los sistemas de poder hegemónicos.

Actualmente, la mentira, como sostiene Kissinger, está sustentada en dos categorías: dirigentes y ciudadanos. Lo cual permite mentir libremente a los primeros en un supuesto beneficio de los segundos, y que finalmente termina destruyendo la confianza y la esperanza ciudadana en su gobierno, en sus políticos y en las instituciones.

La confianza es la base de la democracia, de la representatividad y del juego de mayorías y minorías. ¿Deben ser la mentira y la descalificación del contrario la base de una democracia sana? ¿Cuándo deja de mentir un político? ¿Dejan de mentir cuando afirman que ahora dicen la verdad?

Los políticos mienten en campaña sin ruborizarse, hacen sus promesas y aseveran sobre temas que previamente han cimentado y preparado en nosotros por medio de su estrategia de esparcir la mentira. Y después que son elegidos por medio de esta apuesta, sólo se encuentra una ciudadanía temerosa, ignorante y obediente.

De manera irónica, los medios de comunicación, quienes eran los medidores del poder, y quienes tenían como misión fundamental exponer sus contradicciones y mentiras, ahora se han convertido en una correa de transmisión del propio poder. De ahí la pérdida de los lectores y de confianza, y la crisis institucional y de credibilidad que vivimos actualmente. Y es aquí en donde cobran vigencia y vigor las palabras de George Orwell: “noticia es lo que alguien desea ocultar y el resto se llama propaganda”.

Frente a la mentira estaría la honestidad como alternativa, algo que tiene más que ver con la democracia y menos con los regímenes totalitarios. Pero son valores en desuso, no cotizan en unas urnas que suelen premiar el ruido, la falsedad, el miedo y el engaño. La mentira política no nace en este siglo ni en el anterior, es la base como nosotros los seres humanos hemos preferido el miedo y la manipulación para ejercer el poder y conseguir lo que queremos a la verdad, la luz y el conocimiento.

No es más que el ejercicio de nuestra humanidad.

[1] Henry Kissinger (Mayo 27 /1923). Ejerció como secretario de estado durante los mandatos de Richard Nixon y Gerald Ford, desempeñando este papel preponderante en la política exterior de Estados unidos 1969 y 1977

 

(Visited 798 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Participación del cambio

    Gabriel Clavijo Martín  Docente de la Escuela Sociedad, Cultura y Creatividad, Programa de Derecho. Facultad Ciencia Política del Politécnico(...)

  • Opinión

    Influencers, negocio y límites

    Por Álvaro Rodríguez Hernández* Los escenarios que se han construido desde la red nos configuran un mundo fundamentado en(...)

  • Mundo

    Objetivos de Desarrollo Sostenible, una oportunidad para la empresa

    María Alejandra Pineda Escobar Coordinadora Maestría en Negocios Internacionales - Facultad de Negocios, Gestión y Sostenibilidad del Politécnico Grancolombiano   Hablar(...)

  • Opinión

    La mentira en tiempos de posverdad

    *Gabriel Clavijo Martín   Docente de la Escuela Sociedad, Cultura y Creatividad, Programa de Derecho. Facultad Ciencia Política del(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar