Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Siempre he creído que las etiquetas partidarias son la mejor estrategia para mantenernos alejados de nuestros verdaderos intereses como sociedad. Mientras nos ocupamos obsesivamente en querer darle de baja a un presidente para envestir, de nuevo, a su antecesor, olvidamos que el pasado no era mejor que el ahora, y que el ahora es un maquillaje miserable de lo que siempre hemos tenido.

¿A cuenta de qué, como ciudadanos, manchamos nuestra dignidad y honestidad defendiendo a un partido político o a uno de sus bellacos caudillos? Colombia y sus habitantes no les deben NADA a los líderes que, elegidos democráticamente, han “trabajado” para ella. El país no le debe un solo centavo a sus presidentes; todos han recibido su salario y además, cuentan con dineros extras de favores políticos y ayudas a sus empresas en licitaciones del Estado. ¡Y por favor, esto no es una revelación! No nos digamos mentiras.

Los verdaderos deudores de la patria son los presidentes. Ellos son los que han pasado dejando un poquito más de lo mismo: un tanto de violencia, otro tanto de corrupción, alguito menos para los pobres, alguito más para los de la rosca, unas migajas más de salario mínimo, una salud no pública, y una deuda externa que nunca acabaremos de pagar.

Y entonces, ¿por qué ponemos como un gran ejemplo a un timador para criticar a otro de su misma calaña? ¿Por qué ignoramos las fechorías de uno para señalar campantemente las del otro? ¿Por qué nos insultamos entre nosotros mismos para defender al amangualado con las FARC o al padrino de las Autodefensas? ¡NO SEAMOS HIPÓCRITAS! La justicia no es un castigo divino para el que habla paisa o cachaco, y aunque el aparato judicial de nuestro país hace rato haya sacado la mano, por lo menos nosotros, los ciudadanos, deberíamos ser justos y consecuentes con nuestro apoyo.

Ni uribista, ni santista, ni de ninguno de sus partidos aliados. Yo no quiero enlodar mi nombre con los seres humanos descuartizados y los que fueron abatidos disfrazándolos de guerrilleros. Mucho menos soy cómplice de desmovilizaciones ficticias y acuerdos de impunidad. Sin embargo, tampoco soy apolítico y no me voy a quedar callado. Yo propongo que les demos a todos con el mismo rejo.

Nada le hace más daño a Colombia que le vendamos nuestra alma a un partido o a un cabecilla. Nada nos aleja más de esa sociedad pacífica con la que soñamos que endiosar a un bandolero para azotar a un malhechor. Aquí no hay ningún “mejor presidente”. Aquí hay un show de talentos para el que mejor sepa aprovecharse de los dineros públicos y de la guerra y así, ganarse el aplauso fariseo de nosotros, los cándidos colombianos.

Por: Andrés Gutiérrez 
Instagram: @AndresGutierez
Twitter: @AndresGutierez
Facebook: Fb.com/AndresGutierezR
Corrección de estilo y ortografía: Juan Manuel Almanza

 

(Visited 454 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista colombiano con un MBA de la Anglia Ruskin University (UK). Actualmente reside Malta, Europa, y coordina estrategias de creación de contenido y marketing digital. FB/Twitter/Instagram: @andresgutierez

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_2772" align="aligncenter" width="1585"] Valor del dólar frente al peso 26/11/2021[/caption](...)

2

A una semana de su estreno, la nueva película de Disney,(...)

3

Viajar es una experiencia que a todos nos renueva y nos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar