Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Durante la guerra fría se acuñó el término “homo hostilis”, un concepto que bien nos podría ayudar a entender cómo se ha estado escribiendo el guión para más miedo y división en Colombia a pesar de las señales positivas que empiezan a verse en el panorama (ver informe Uniandes). Las recientes reacciones en redes sociales y en las calles a causa de las protestas de diferentes grupos de ciudadanos, dan para suponer que aún habrá intentos por radicalizar las posiciones y promover nuevas polarizaciones lo cual, de no frenarse, será la metástasis de un cáncer que terminará por deteriorar más al país, y que nos pondrá al borde de una nueva pérdida. De hecho, al revisar nuestra historia sabemos que la polarización no es nueva hay y varias pérdidas que podríamos relacionar a la misma a lo largo de nuestro proceso de construcción como sociedad.  Este post dedicará esta y algunas próximas entradas a atender la pregunta ¿Cómo despolarizarnos? He aquí las primeras observaciones.

1)      Polarización Nefasta:

La historia es implacable a la hora de los hechos pues hoy conocemos lo que pasó después de ignorar las polarizaciones pasadas. Grosso modo, en 1903 después de haber estado durante 1000 días en guerra interna, perdimos a Panamá tras una jugada de Theodore Roosvelt quien aprovechó la trifulca nacional y la construcción del canal de Panamá (ver reporte revista Semana) para respaldar un acto de independencia de uno de nuestros departamentos, una herida que aún duele. Poco después, tras la violencia de mitad de siglo XX los opositores liberales y conservadores acordaron el frente nacional, esperando así frenar la violencia pero también fue la antesala del nacimiento de nuevas guerrillas y a la postre, suprimió durante años (y todavía lo hace) la posibilidad de terceras opciones en cuanto a representación política creando un imaginario colectivo de que aquí solo habría espacio para el bipartidismo.

2)      Nuestro “homo hostilis”:

ese individuo leído desde la ciencia política como aquel que percibe al mundo como un lugar lleno de enemigos y adversidades, tiene un comportamiento paranoico y buscará siempre defenderse o tener cerca quién lo pueda defender de aquello que considere una amenaza. El “homo hostilis” es el resultado de una suma de factores relativamente fáciles de crear o remover en ambientes que han sufrido conflictos armados, como es el caso de Colombia.  Los miedos permiten crear la imagen de un enemigo en la mente del homo hostilis, y con esto quien los exacerba puede lograr seguidores del lado y lado de los polos ideológicos o políticos, incluso convocar a algunos otros indecisos pero con algún tipo de miedo camuflado, bajo la idea de que él o ella o sus ideas están ahí para protegerles del peligro.

3)      Somos predecibles:

Así como pudimos prever parte del resultado de la jornada del 21N (ver entrada a Blog), así mismo podemos decir que la gente es fácilmente predecible si aplicamos el miedo y la imagen del enemigo para generar algún tipo de movilización o, de parálisis. Si necesita juntar a su equipo de trabajo, lo puede hacer a través del amor y la pasión, o el odio y el rechazo, o el miedo y el terror hacia algo o alguien. En la política vemos que usualmente se elige la última opción: el miedo y el terror. La historia nos recuerda cómo los liberales y conservadores se mataban por el color rojo o azul de sus “trapos” tildándose mutuamente de enemigos del bien a mediados del S. XX mientras sus gamonales se codeaban entre el wiski de algún salón del Country o del Gun club de Bogotá (Ver PDF: La Antigua casona del Gun Club, página 34). Igualmente, es relativamente predecible que algún mandatario de algún país se le antoje por propiciar conflictos en alguna de sus fronteras cuando su popularidad va mal o cuando están cerca las elecciones. Eso se llama recurrir a la imagen del enemigo, como cuando se promovió que “la gente saliera a votar verraca” (ver reporte de prensa) o, en la misma contienda desde el otro lado de la balanza se nos dijera que de no apoyar el Plebiscito de 2016, las FARC invadiría las ciudades (ver reporte de prensa).

4)      Herencia a desmontar:

Dicen que el poeta Gonzalo Arango afirmó que el miedo no une pero amontona y la evidencia le da la razón. A los colombianos se nos salió el homo hostilis hace tiempo, manifestándose de diferentes formas y, nos organizó por grupos, lo vemos todos los días a través de las redes sociales, los medios de comunicación y los diálogos de cafetería. Es como si hubiésemos cambiado los términos tales como “cachiporros” o “chulavitas” de hace menos de 70 años, por “mamertos” y “uribestias” de hoy, respectivamente y a la vez, despectivamente. Es una vergüenza que bien adentro del S. XXI el país siga cayendo en el mismo juego que solo ha beneficiado a quienes saben cómo sacar provecho de nuestro “homo hostilis”, mientras con ello se llevan por delante la estabilidad y el desarrollo del país. Repito, es una vergüenza. Los acontecimientos recientes en medio de las jornadas de protestas en todo el país han demostrado qué tanto miedo y odio se ha promovido y se sigue promoviendo en cada uno de los polos de este imán llamado Colombia.

5)      ¿Cómo se crea la imagen del enemigo?

De muchas formas, una de ellas, polarizando. Solo basta que alguien identifique un miedo generalizado y luego enfoque su lenguaje y comunicaciones en relacionar ese mismo miedo con un personaje o una situación (ver corto en YouTube de 2:19 minutos con un ejemplo de ello), como el responsable y acelerador del miedo. Es pues, un asunto de percepción de vulnerabilidad frente a la posibilidad de salir perjudicado de alguna manera ya sea porque cambie un status quo o porque determinado personaje o grupo se constituya en una amenaza contra lo que otro grupo pretende. Es pues el juego de crear la idea de un “ellos y nosotros” (ver entrada a blog).

6)      ¿Quién polariza?

Existen varios perfiles, citaré algunos: quien ya está polarizado para re afirmar su pertenencia a un grupo; quién requiere confirmar su posición frente a sí mismo pero validado por argumentos de otros que piensan similar; los gobiernos para crear “cortinas de humo” frente a una crisis interna (ver reporte de prensa caso Irak y Mónica Lewinsky); quién necesita dividir para obtener algún tipo de poder o audiencia. En este grupo es donde actualmente entran algunos líderes y medios de comunicación, se convierten en los de mayor impacto por la audiencia que tienen y porque su objetivo es justamente buscar más grupos de seguidores, que bien podríamos llamar, grupos de miedo.

7)      ¿Cómo salir de la polarización?

No es cuestión de recetas, por eso invito a quien quiera sumar para bajarle el tono a la polarización, aporte sus ideas y experiencias. Mientras recogemos un número de aportes, aquí hay algunas pistas:

 

Primero, tener consciencia del problema que implica estar polarizado. Si el resultado de la historia del país le dice algo, o ha perdido amigos o se ha alejado de familiares a causa de la política o a causa de su manera de pensar, y es consciente que ningún político o periodista va a mediar entre ustedes, es buen momento de que entienda la urgencia de despolarizarse. Dicho de otra forma, la despolarización se ha de convertir en una meta colectiva, pues es un bien en sí mismo.

Segundo, como con cualquier mal hábito, aplicar la estrategia del “solo por hoy”. Esto requiere empezar como un propósito personal, y tratar de que al menos solamente por el día de hoy, va a aplicar el filtro de la verdad de Sócrates (ver vínculo web), es decir, abstenerse de compartir ya sea a través de su propia voz o a través de una red social, una noticia de la cual no tenga certeza de que hace bien al hacerlo; si además tiene certeza de que es una noticia verdadera (re confirmada) y si es realmente necesario compartirla.

Tercero, tal vez la más difícil en el corto plazo, aléjese de la toxicidad de quienes emiten los mensajes más polarizadores. Puede empezar por dejar de seguir a esas personas que más polarizan, que más atacan y generan provocaciones, no si se considera de derecha o izquierda, usted puede identificar quiénes son los que promueven toxicidad con la calumnia o la falsa noticia que luego, en el mejor de los casos esperan enmendar con un “lo siento”, “me hicieron equivocar” pero en otros, simplemente se ratifican aunque haya evidencia contundente en contra de su afirmación. Dice La Biblia que “de la abundancia del corazón habla la boca”, (Mateo 12:34) y con ello podemos deducir qué pasa cuando estamos polarizados.

Tal vez con entrar menos a los grupos endogámicos en redes sociales, es decir, esos grupos que se conforman por gente que piensa igual, es un buen punto de partida para que podemos empezar a mejorar nuestro nivel de polarización. Puede parecer un absurdo, pero esta estrategia la explicó Lisa, el personaje de Los Simpson cuando en el episodio “El ataque de los Anuncios”(ver entrada a YouTube) en la Casita del Horror VI, invita a ignorar a los anuncios publicitarios que estaban acabando con la ciudad de Springfield. Parece lógico entonces, desoír a esos que tanto daño generan, lanzándonos a una guerra doméstica y muy dolorosa que se mide en la enemistad con el amigo, el familiar o el vecino y en el peor de los casos, se mide en la cantidad de víctimas civiles, o policías, agentes del Esmad o militares, que a la final, son parte del mismo pueblo, del mismo país de asalariados y rebuscadores que buscan su futuro según sus propias posibilidades, posibilidades que como nación hemos de mejorar de cara a una Colombia que estamos construyendo para que quepamos todos, pues este país es de todos, por todos y para todos.

(Visited 763 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Darío Castillo Sandoval es un apasionado del emprendimiento asociativo y la economía solidaria. Está convencido de que el camino para una nueva Colombia pasa por la Economía Solidaria, pues sus empresas tienen el poder de generar desarrollo, bienestar y distribución del ingreso. Cree que es posible hacer una economía diferente a través de la intercooperación, como una alternativa para construir desarrollo sostenible en un mundo donde todos quepamos. Economista y Máster en Desarrollo Rural (Universidad Javeriana). Ha sido coordinador nacional de economía solidaria del DANSOCIAL, Profesor investigador en la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Universidad Javeriana y Presidente Ejecutivo de la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop), Director Ejecutivo de la Corporación Red Unicossol. Actualmente es consejero nacional de planeación por el sector social. Sus libros y artículos han sido publicados en Argentina, Canadá, España, Uruguay y Colombia. Su frase "Economía solidaria, por aquí es el camino".

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿Cómo despolarizar? Primera parte

    Durante la guerra fría se acuñó el término “homo hostilis”, un concepto que bien nos podría ayudar a entender(...)

  • Colombia

    El paro de Duque

    Antes de que termine el paro nacional del 21 de noviembre, es relativamente fácil anticiparnos a su resultado. No(...)

  • Colombia

    Nicolás ni dejás colar

    Disculpen el acento, pero así es la frase. “Nicolás ni dejás colar”. Es como aquella frase que reza “Ni(...)

  • Colombia

    Armas para ese Estado donde ha llovido tanto plomo

    La primera vez que le pregunté a un agente de policía qué haría si fuera presidente de Colombia, fue(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelente. Algo que ya sabemos quienes utilizamos el cerebro inteligente y no el emocional. Lamentablemente el fuego de la polarización lo están encendiendo desde afuera expertos, a quienes les da réditos usarla a su favor. Ser objeto del fanatismo produce placer y la mayoría no quiere renunciar a el.

  2. juliogabriel785294

    Y quienes son el 10% de poblacion que toma el 80% del $$ de Colpensiones? Pues los profesores, politicos y empleados publicos. Por eso marchan y siembran CAOS. Y el resto de la poblacion? Que se joda. Necesitamos una reforma pensional URGENTE para bajar la desigualdad y protejer a todos los ancianos

  3. juliogabriel785294

    El Presidente Duque pasara a la historia si logra hacer una Reforma Pensional justa que beneficie a todos los ancianos y muestre un mejor futuro a los colombianos que hoy son jovenes. El gran problema es la oposicion, marchas y paros del 10% de privilegiados que consume el 80% del $$ de Colpensiones

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar