Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La danza de los millones en las administraciones locales

En épocas de crisis, quién no quisiera contribuir con las buenas finanzas y el poner el orden en casa. Ahorrar por aquí y por allá. Comprar bicicleta y vender o guardar el carro. Apagar luces y revisar las conexiones eléctricas de todos los aparatos con que se cuenta, cerrar llaves de agua y corregir escapes en las mismas, en fin… Posibilidades de contribuir con las finanzas del Estado seguramente hay muchas y los colombianos somos recursivos, como está demostrado hasta la saciedad. Y en verdad que uno hasta se desvela y mira con algo de nervios cuando van llegando los recibos, no sea que se nos haya ido la mano en el consumo… Y ¡tenga y lleve multa por pendejo!

Pero hay otro tipo de ahorro que se escapa de nuestras manos y que como una especie de plaga, cada cuatro años invade el territorio nacional a lo largo y a lo ancho: el cambio de alcaldes.

Resulta que desde que se aprobó la nueva Constitución y con ella el derecho reconocido a nombrar alcaldes por votación popular y no a dedo como antes, cada cuatro años, miles de funcionarios de todos los municipios del país, desde el más pequeño y pobretón hasta el más grande y ricachón, cambian de mandatario local. Y ahí es cuando la cosa se pone buena.

Indolencia

Tomemos como ejemplo Bogotá, pero seguramente sucede igual en el resto del territorio nacional. Bogotá sin indiferencia, en épocas de Lucho Garzón. Bogotá positiva en tiempos del muy recordado Samuelito. Bogotá Humana en el ciclo del incomprendido Petro y ahora la Bogotá mejor para todos del alumno repitente Peñalosa. Todo en 12 años donde la ciudad cambió de eslogan o de promesa o como quiera que le digan los publicistas que se ingenian los nombres de batalla de cada administración.

Y aparte del pago que se le hace a las agencias por desarrollar las campañas, con sus logos, himnos, sonrisas, frases acertadas y únicas, que no es poquito, viene el gran cambio para que los ciudadanos entendamos de una vez por todas, que entramos en una nueva era. Entonces, como por arte de magia, el logotipo de la nueva administración comienza a aparecer en todas partes. En espectáculos públicos, en correos electrónicos, en afiches, en documentos públicos, en los eucoles publicitarios, en los camiones recogedores de basura, en los de la Empresa de Energía Eléctrica, en los del acueducto y alcantarillado, en ambulancias, en los de los contratistas y en los uniformes, cascos, gorras, chalecos, credenciales de identificación y en muchos otros espacios que se me escapan en este momento o que de acordarme, se convertirían en una gran listado.

Y la pregunta sería: Y en este desfile de logotipos y de cambios en todo lo anterior descrito, ¿quién da la orden de pago y de dónde sale la plata? De los burgomaestres (las órdenes) y de nosotros, los contribuyentes (la plata); los que aportamos con los impuestos locales, con el Iva, con el predial, con el de rodamiento, con los que quieran… Y es que no estamos hablando de unos cuantos pesos. Son miles de millones los que se mueven en un abrir y cerrar de ojos cada cuatro años o menos, pues hay que entender que al final de cada administración, hay que nombrar funcionarios en diversos puestos y a todos darles su respectivo kit.

¿Cuánto cuesta colocar o poner la nueva identidad corporativa en carros, camiones, camionetas, motos, cascos, capas, camisas, camisetas, chalecos, chaquetas, jeans y otros? Y la papelería. ¿Cuánto se gastó la administración anterior en ella y al final de la misma, cuántas resmas quedaron impresas con el logotipo respectivo, al igual que sobres tamaño carta o de manila de diferentes tamaños, sabores y colores? ¿Cuántos lápices, lapiceros, mugs, etc., que adornan los escritorios de los funcionarios deben desaparecer de la vista del staff de gregarios de la nueva administración que esculcan hasta el último rincón para encontrar el logotipo culpable de la anterior administración?

Si de ahorrar se trata, pues ahí hay una buena alcancía. Un marrano de esos que se usan para echar las monedas y que parece que muchos no conocen o se dedican a romper por debajo para irle sacando la platica. Y eso que no hablamos del despilfarre de los municipios ricos en regalías… ¿Qué tal si ensayaran colocar en todo lo anterior descrito únicamente el nombre de la ciudad y la entidad? Pero no. No nos hagamos ilusiones. Mientras papá gobierno nos dice que ahorremos o nos multan, otros pasan de agache o se hacen los locos, que no es lo mismo pero es igual.

@cultura total

 

(Visited 771 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y gestor cultural. Director de CyC Radio, emisora virtual del Instituto Caro y Cuervo y realizador del noticiero D.C. Distrito Cultural en UN Radio 98.5, Bogotá. Lector voraz y coleccionista de historias y música rock.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Un violín con las venas cortadas

    Ay Loretta… ¿Hace cuánto no leen con una sonrisa un libro entero? La pasada Feria Internacional del Libro de(...)

  • Bogotá

    ¿Habrá Metro?

    Tal vez sí, tal vez no, a lo mejor quién sabe… Prácticamente he vivido toda mi vida en Bogotá.(...)

  • Entretenimiento

    La RRUC

    O la manera inteligente de hacer radio Inicio este blog pidiéndoles excusas a todos los lectores del mismo, por(...)

  • Entretenimiento

    De coroneles y sargentos

    Cincuenta años de Realismo mágico y odisea pop En el año de 1967, cinco costeños cambiaron para siempre la(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

(Imagen tomada de Utopía Urbana) Todo parece indicar que la estrategia(...)

2

Tomó cinco piedras del río y las guardó en su mochila.(...)

3

Por: MSc  Ramón Gabriel Aguilar Docente Tecnología en Gestión Ambiental Politécnico(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar