Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Qué hay para leer en estas vacaciones? A esta pregunta que surge entre muchos lectores cada seis meses, respondo con mi recomendación y comentario de cinco libros. Cuatro novelas, provenientes de la narrativa colombiana, francesa, iraní y portuguesa, respectivamente, y una recopilación de textos de autor italiano:

 

Jorge Franco

Santa Suerte

Editorial Alfaguara

Así como Olga, Masha e Irina, “las tres hermanas”, de Chejov, pensaban que salir de su provincia e instalarse en Moscú, sería saltar de la carencia a la abundancia, Jennifer, Amanda y Leticia creyeron que al trasladarse de su pueblo a Medellín, cogerían el cielo con las manos. Pero las tres comportan un cúmulo de frustraciones, ilusiones, desengaños, desgracias y degradaciones. Más que la imaginación, es la locura la que se enseñorea en su casa y se apodera de cada una de ellas para conducirlas al abismo. Con una narración que oscila entre la analepsis y la prolepsis (es decir, evocaciones y anticipaciones), el recurso al monólogo interior y un ritmo sostenido, esta novela que a mi juicio merecía un mejor título, y cuya re – edición se estaba demorando, sale airosa. 

 

Pierre Lemaitre

Tres días y una vida

Editorial Salamandra

En mucho se parece esta novela a La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker. Una desaparición (en este caso no de una adolescente, sino de un niño); ambiente de chismografía pueblerina; falsos positivos judiciales y misterio total. Pero la novela de Lemaitre, siendo breve, es profundamente psicológica; ahonda tanto en la culpa y en el cargo de conciencia, que, a lo mejor sin darse cuenta, reescribe (a la francesa) Crimen y castigo. Los dilemas morales en los que se ve envuelto el lector, no son pocos: ¿cómo no alinearse con la familia de la víctima? y ¿cómo no sentir compasión por el victimario? Lemaitre demuestra una vez más que “pueblo chiquito infierno grande”. En Beauval todo el mundo está expuesto a la mirada del vecindario. Pero lo más inquietante, tal vez sea la forma como el autor nos enseña (como lo hace Dicker) lo fácil que es convertirse en asesino.

 

Umberto Eco

De la estupidez a la locura

Editorial Lumen

El presente volumen reúne las columnas de prensa que Eco publicó durante sus últimos quince años. En ellas hay de todo como en botica: los medios de comunicación, política (y geopolítica), educación, farándula, religión, filosofía; pero, sobre todo, una ácida crítica a la modernidad y a la modernidad extendida o líquida, que así como nos trajo tanto progreso, también nos ha vuelto estúpidos y superficiales. De ahí el título, tan hilarante como feroz. Las columnas de Eco son un ejemplo de cómo se puede ser erudito sin dejar de ser ameno; de cómo le puede rendir más a un intelectual si deja de lado la pedantería y la solemnidad, a cambio de la sencillez. Eco tenía la virtud, tan escasa en el ámbito académico, de hacer pensar y reír al mismo tiempo.

 

Kader Abdolah

El reflejo de las palabras

Editorial Salamandra

Novela hermosa a más no poder; aunque también triste. Se diría que roza todos los géneros literarios, comedia, drama, épica, tragedia, y, por supuesto, poesía. Pero es tanta la riqueza de este denso y extenso libro, que responde a la tendencia autobiográfica y autorreferencial (con mucho trasfondo histórico-político) de la novelística actual. Quien cuenta la vida de su padre y la Historia de Irán, atravesando todo el siglo XX, es el mismo autor, físico de profesión, revolucionario (o contrarrevolucionario, según se mire) y, a resultas de su activismo, actualmente exiliado en Holanda. La novela tiene su centro en un pueblo cerca al monte del Azafrán, lugar de encuentro entre lo mítico, lo místico y lo fantástico. Allí llegó el primer sha (sic. Sugerencia: “sah”) de Irán y perpetró la primera masacre de la monarquía que llegaría a su fin cuando el Ayatollah Jomeini derrocó al último sha, Reza Pahlaví. Allí todo Irán consagró a su santo y allí aprendió el sordomudo  Aga Akbar, el gran protagonista de la historia, la escritura cuneiforme, cuyo sentido intenta descifrar su hijo.

 

José Luís Peixoto

Galveias

Editorial Random House

Galveias es un pueblo portugués en el que sus habitantes viven como si no existiera nada fuera de él. Es un micromundo rayano con la idea del falansterio; tan primitivo y autosuficiente como Macondo. Pero la caída de un meteorito cambia la vida del pueblo para siempre. Todo se contamina de azufre… ¡hasta el pan que sale de la panadería-burdel de Tina Palmada! Cada capítulo de esta sorprendente novela, funciona (si uno quiere) como relato independiente, pero con personajes reiterativos e historias que se conectan entre sí: Una venganza de una mujer hacia otra, que rebasa los límites de lo grotesco; una pareja de amantes clandestinos, puesta en evidencia la noche del estruendo; un vejete ladino que se aprovecha de la postración de su mujer, para beneficiarse de la sirvienta, cada vez que se le da la gana; una inquilina que no se puede quitar de encima a un viejo verde; una venganza con el hombre equivocado, en fin… pasa de todo e Galveias, ¡y es tan divertido!

(Visited 1.989 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Exprofesor del Gimnasio Moderno y de la Universidad Santo Tomás; profesor de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Asesor pedagógico, conferencista e investigador académico; articulista y columnista de El Tiempo y comentarista de libros en Lecturas dominicales desde 2003. Autor de Cien remedios para la soledad y Crónica contra el olvido. Correo: parrapower2001@gmail.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

—Flaco, hermano, cómo te parece que falleció Vicky, la Menuda —me(...)

2

Quien -perteneciendo a mi generación- niegue que alguna vez se alegró(...)

3

Qué es lo que recordamos, y qué olvidamos, es seguramente una pregunta difícil de responder.

La mayoría de los humanos somos capaces de recordar experiencias pasadas, o fechas especiales, y hoy en día unos cuantos números de teléfono. Seguramente muy pocos.

Como quizás usted sepa, estimado lector, nuestra memoria parece "guardar" recuerdos de varios tipos; es de cierta forma clara la diferencia entre el recuerdo que se tiene de la fecha de su nacimiento, al que viene a la mente al recordar un libro especial o una película o una persona. Así que hay recuerdos más "ricos" que otros; más llenos, más complejos, si se quiere. Recuerdos que se componen de imágenes y también de sonidos, de olores, de sentimientos e incluso de recuerdos. Recuerdos de recuerdos, como por ejemplo los de los sueños; no es usual recordar directamente un sueño varias horas después de haber despertado, pero si justo al abrir los ojos el personaje se concentró suficiente en lo que acababa de soñar, entonces es probable que en la noche aún lo recuerde.

En fin. Hemos vivido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a medida que pasa el tiempo las impresiones que podamos tener sobre ellas se van como desvaneciendo, como desgastando, y todo de forma natural y progresiva. No se puede detener. Olvidar es algo necesario, he oído decir a algunos, para poder mantenernos concentrados y con los pies en la tierra.

Borges, en su relato Funes el memorioso, nos muestra la realidad de un personaje (se llama Ireneo Funes, es argentino) que, producto de un accidente, no puede olvidar. Es uno de esos argumentos llamativos, formas de experimentos sociales con visos de realidad y casi de periodismo, que le permiten al que quiera imaginar por un momento cómo sería su encuentro con un personaje así de particular. Así imagina Borges la condición de Ireneo:

Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero (...) Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una imagen literaria muy fuerte, uno de los relatos más agradables e interesantes que he leído. Por eso lo recomiendo fuertemente.

Desconozco la existencia de casos reales tan impresionantes como el de Funes. Aún así, sé de varios savants o personas con ciertas deficiencias en ciertas habilidades naturales (autistas, en la mayoría de los casos), que sin embargo parecen verse "retribuídas" en capacidades asombrosas. Es así como algunos hombres, siendo naturalmente incapaces de bañarse y vestirse por sus propios medios, pueden realizar operaciones matemáticas complejas más rápidamente que ciertas calculadoras, y con una exactitud y seguridad asombrosas. Existe también (y éste es un ejemplo bien popular) Stephen Wiltshire, un inglés al que se le diagnosticó autismo a temprana edad, y que tiene la impresionante habilidad de dibujar un paisaje con precisión casi fotográfica habiéndolo visto una sola vez. Algunos considerarán que "mostrarlo" de esta manera equivale a ponerlo en posición de curiosidad de circo; aun así, creo sinceramente que es posible admirar de corazón a este hombre por sus capacidades, sin verlo como un espécimen raro. En este video, Wiltshire es llevado a Tokio para hacer una vista panorámica grandísima de la ciudad.



Interesante, ¿verdad?. Wiltshire se gana la vida de esta forma; dibujando por dinero. Es básicamente lo mismo que hacen algunos artistas callejeros, sólo que no lo hace por física necesidad.

Fenómenos como el Alzheimer o el autismo afectan la memoria humana incrementándola o borrándola gradualmente. En su relato, Borges nos muestra de forma impersonal (y, creo yo, bastante respetuosa) la situación de una persona que se ve afectada por una de estas situaciones extremas; nos hace ver que no es lo que se llamaría una bendición, pero que en cierta forma tampoco puede considerarse algo malo. Es un punto de vista sobre una realidad que toca a pocos, pero que nos permite reflexionar y aprender algo nuevo. La literatura, entonces, nos enseña un poco de realidad a través de la ficción.


dancastell89@gmail.com

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar