Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A 500 metros de mi casa, para reemplazar la tubería de agua han abierto la mitad de una calle de doble vía. Ha habido dos soluciones a la movilidad: solución 1, dos hombres cada uno con dos banderas, verde y roja, a cada extremo para habilitar el paso; Solución 2, mini semáforos. Lo que bien hacían los hombres con la tecnología de la solución 1 no se logró hacer con la dos. Infiero que no se cuenta con la técnica para programar el retraso que pide una curva al limitar la visibilidad. Eso, porque contra la viveza, de los ingresan en la fila sin importar que deban ya esperar, hay ya poco que hacer.

La situación me hizo acordar de un artículo del profesor Roberto Feltrero llamado Ética de la computación: principios de funcionalidad y diseño. Para las fechas en las que Feltrero publicó este artículo —2006— no era posible dimensionar al punto que hemos llegado hoy con las ‘tecnologías computacionales’. Hoy son el espejito negro por el que devenimos madrastra de Blancanieves. Lo pretendido por el autor con la ética de la computación, un software basado en la funcionalidad abierta y diseño transparente, está hoy aún más lejos de masificarse que en ese entonces. ¿O es solo que veo el vaso medio vacío? Ya en la Keynote del 2007 el mandamás de Apple pronosticaba: «un iPod, un teléfono y un dispositivo de comunicaciones por internet». Con esas palabras se nos anunciaba el futuro.

Este aparatito, el primer smartphone exitoso y sobre el que se han basado sus competidores, es hoy en día un hoyo negro de tal fuerza gravitacional que se ha tragado, y seguirá haciéndolo, un sinnúmero de otros dispositivos: GPS, Cámara de fotos y video, teléfono, PDA, reloj, ebook, walkman/iPod, DVD portátil, procesador de palabras… Todos hoy ‘simples’ apps que Apple ha sabido —con altos valores técnicos y estéticos— llevar a su fórmula de hardware y software cerrado dentro del iPhone. Un dispositivo que ha ahondado las brechas sociales pues es estandarte de exclusividad: tanto económica como de competencia cognitiva.

El smartphone se ha convertido para la mayoría de la sociedad en la herramienta epistémica por antonomasia: las gafas que usamos para ver el mundo. Allí ‘vivimos’ permanentemente conectados con el mundo que nos rodea a través de las redes sociales y su inseparable instantaneidad de la información. Esta última que nos lleva a saber de inmediato desde el último atentado terrorista —¿manipulación y control a través del miedo constante?— o lo que comen nuestros amigos —¿la banalización de la información?—. Muchos de estos aplicativos redefinen nuestra conducta y valores.

¿Cómo? Por ejemplo Whatsapp que es en Occidente el mayor mediador dentro de la interacción humana de comunicarnos. Este desarrollo de software no permite implementar la ética computacional de la que nos habla Feltrero. Los ‘permisos’ que se nos entregan son una ventana de participación infantil e inocua, un placebo de falsa personalización mediante cambios apenas externos mientras lo verdaderamente importante, como la libertad para controlar la privacidad que de esta actividad en línea pueden derivarse, se excluye tajantemente. Y Snapchat y Facebook y Twitter y Vine y… todas lo mismo. ¿Cómo presionar para que los códigos escritos de estás apps sean accesibles y modificables por el que quiera? ¿Y la seguridad ciudadana dentro de la funcionalidad abierta y diseño transparente? ¿Será simple paranoia pensar que con estos permisos estaremos más expuestos a lo que ya estamos?

Siempre que cambiamos de tecnologías necesitamos un tiempo para apropiárnoslas. Los cambios en las llamadas Tecnologías de Información y Comunicación, como un bombardeo, no nos deja acomodar en una y dominarla cuando ya está la otra en el oriente. Ahora le mando mensajitos a mi mamá por Whatsapp, pero la verdad es que me comunico menos con ella. ¿No serán las TIC ese vampiro que después de seducirnos lo invitamos a casa y luego no podemos sacar?

Ve, que jartera tanta política ya en el fútbol.

 

 ¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 130 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dilian Francisca Toro y Juan Carlos Echeverry acaban dejar vacías sus(...)

2

El saber en nuestros días se ha transformado en un área(...)

3

#CorteAbortoNo La pandemia de Covid-19 dejó 3.5 millones de muertes en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar