Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Continuando con los desvaríos de la colección «a mí me pasó», en la cual he venido robándome sin vergüenza alguna (pero con previo aviso y con permiso incluido) las historias de mi gente linda, mi gente bella, y cuyo éxito ha sido arrollador (porque ya mis tías me leen *medio millón de copias, obligao’ pa*), me encontré con un típico caso de afán por demostrar madurez emocional bajo una premisa que es mucho más común de lo que parece y que se basa únicamente en el hecho de dominar a la perfección los juegos de rol para no caer en la trampa del enamoramiento no correspondido, una epidemia del siglo XXI que nos está llevando por delante sin consideración.

Querido lector: Alguna vez le ha sucedido que, estando a punto de consumar el acto o quizás unos minutos antes, con los cuquitos en el piso y desprovisto de cualquier mecanismo de defensa, la persona que lo acompaña en tan incomparable aventura le suelta el siguiente despropósito: «Primero dejemos una cosa clara… no vamos a involucrar sentimientos, ¿de acuerdo?»

¿Cuál sería su respuesta? Sin temor a equivocarme podría asegurar que en la gran mayoría de los casos es un SÍ, acompañado de una inexorable expresión de tranquilidad física y emocional que no deja lugar a dudas: usted tiene claro que aunque lo lleven al cielo, le brinquen desde el armario, le fotocopien el Kama Sutra a color y le besen hasta las hendiduras que ni siquiera sabía que tenía, usted no va a permitir por nada del mundo que la dopamina lo invada ni va a ceder ante la segregación de feniletilamina porque todos sabemos muy bien que en el fondo, usted… es un robot.

«Todo iba muy bien. Habíamos quedado en eso y todo estaba bien. No sé qué pasó…» repetía mi amiga mientras le daba pequeños sorbitos a su cóctel. Llevaba casi dos años saliendo con el mismo tipo bajo la estricta condición de no involucrar sentimientos. «Yo ya lo había hecho antes, con otras personas, ¡y funcionó!, ¿qué pasó?». De repente una epifanía atravesó su mente. Pero lo que para ella era un descubrimiento de última hora, para mí era una prueba más de que los seres humanos no somos tan diferentes como queremos creer. Al contrario, tenemos tantas cosas similares que si hiciéramos una lista nos sorprenderíamos.

Salían a comer, iban a cine, paseaban por la ciudad de vez en cuando y se perdían entre arremuescos y sábanas húmedas cada vez que el universo los conducía al apartamento de soltero del que alardeaba todo el tiempo. Lo sé porque lo conozco y ni una sola vez fue capaz de admitir que salían y por supuesto ella, quien ya llevaba un ratico remándole desde tiempo atrás, se adaptó a la situación como si hubiera nacido con el molde para ello.

Nunca entendí sus razones. No es un hombre casado, no tiene hijos y hasta que se mudó al dichoso apartamento vivía con sus papás. No tiene problemas económicos, recibe un buen salario y es muy agradable conversar con él, ¿qué lo detenía para reconocer abiertamente que mi amiga le interesaba de verdad y que podían construir una relación normal?

«Él me dijo desde un principio que no podíamos involucrar sentimientos» siguió defendiéndolo con ese dejo de culpa que tanto me incomoda, encubriendo la frustración que produce pensar que se está tan cerca de lo que se desea pero aun así no alcanza, como cuando caen tres números de cuatro en la lotería o como cuando casi, casi, casi agarramos el muñequito de la máquina tragamonedas. Yo no quería juzgarla y mucho menos regañarla, primero porque suelo gastarme las monedas de quinientos tratando de capturar peluches y segundo porque el diagnóstico es obvio: decir que no vamos a involucrar sentimientos es el pajazo mental más grande que se ha inventado la humanidad.

Es increíble cómo una frase que parece inocente puede tener implicaciones tan devastadoras, entre ellas que la persona que aceptó los términos y condiciones acabe convertida en una caricatura pintoresca y un poquito patética de alguien a quien le falta el centavito pa`l peso como lo mencioné en un escrito anterior. Alguien que no quiere involucrar sentimientos porque no quiere compromisos (la excusa más famosa) no tiene necesidad de crear un lazo con nadie y mucho menos alimentar sus expectativas si al final del día no llegó para quedarse.

Tampoco necesita marcar un territorio ni hacer uso de esa dignidad fingida que tan bien le queda cuando se da una importancia que no tiene porque ese día no quiere, le duele la cabeza, no tiene hambre o se fue la luz. Es alguien que teme que lo lastimen o lo hagan sentir vulnerable y se cobija con ese caparazón de indiferencia que no es más que una manera de decirle al mundo que no está dispuesto a entregar nada si no recibe algo a cambio.

«Creo que se enojó porque le dije que lo quería». No necesité escuchar nada más. Ese juego de roles se acabó en cuanto ella abrió la Caja de Pandora con una declaración que a mí me parece lógica para una humana del común cuyo cuerpo está cubierto de terminales nerviosas y que ha convivido con el mismo individuo durante un largo periodo de tiempo, creando lazos y desencadenando afectos que no se planean pero suceden porque sí, porque es parte de la letra menuda de ese contrato de “No vinculación de sentimientos” que le hicieron firmar desde el principio.

Los cocteles se multiplicaron y cuando ya no coordinábamos ideas con palabras, me juró que lo dejaría. No lo hará, estoy segura, no es fácil dejar un vicio y lo digo yo que soy reincidente. Hasta el momento no he tenido que enfrentarme a una negociación como esa, pero cuando pase estaré lista… para caer, por supuesto, como todos lo hacen, aunque yo no pueda aceptar ese mamotreto de términos y condiciones porque lo mío es dejar el corazón por ahí regado ante las insinuaciones; antes de que me propongan no involucrarme sentimentalmente yo ya habré construido en mi cabeza un escenario con casa, jardín, perro y un happily ever after que al final no se dará pero me apasiona creerlo. Lo bueno es que al menos ya tengo agendada la víctima que me soportará la tusa y me verá jurarle olvido, mientras nace un nuevo desvarío.

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 7.183 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Este mes la edición Colombia de este blog se dividió en(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Siempre es rico leerte, Erika. Reconocerme en tus desvaríos y soñar de la mano contigo. Esta vez también me dejaste suspirando. Soy hombre y te puedo decir que algunos somos muy románticos. Esa es la clave: He conocido muchas mujeres (incluyendo mi ex) que nada las hace realmente vibrar, fuera de una nueva cartera o un viaje a Miami. Nada de sentimientos, nada de pasión… nada! Ellas, sobra decirlo, son expertas en ese juego de roles que mencionas. Pueden hacerlo como robots, o como almohadas, perdóname la expresión. Resumiendo: Sí es posible para muchos, hombres o mujeres, involucrarse en una relación solo esperando sacar algo a cambio, sea placer físico, o cosas materiales (invitaciones, regalos), o simplemente compañía. Uno debe conocer eso, conocerse y saber qué esperar cuando trata con alguien así. Aveces no hay mucho para escoger! De otra parte el verdadero amor también existe y la gran diferencia es que no espera nada a cambio… como tu.

  2. todas las teorias sobre sentimientos y demas, caen al momento que ambos sexos nos sentimos atraidos fisicamente por el otro. El hombre puede tener sexo sin compromiso, y la mujer tambien asi de simple, lo que pasa es que la mujer tiene una doble moral impartida por la misma sociedad la culpa la discrimina si tiene sexo solamente por atraccion o deseo, deja de vender humo que hay mucha gente en este mundo que tiene sexo solo por deseo, atraccion. Eso de que la mujer solo lo hace por "amor" es pura y llana mentira, al igual que el hombre toda teoria del amor cuando se presenta alguien mas atrativo o que deseamos, la mujer igual tendra sexo como el hombre lo hace, sin nada de sentimientos.

  3. lorraine.cuellar1

    Es siempre importante los dos tenerla clara. Y si se puede llegar al punto de no involucrarse pero eso si uno no puede dedicarle espacios q le dedica al novio o sino ahí si se perdió el eje inicial de la relación.

  4. Erikita, no se porque pero cada vez que te leo con esa franqueza que les falta a tantas mujeres hoy en dia y adivino unos labios de un rojo carnoso que tu foto monocromatica parecen simular … me provoca traerte de la pantalla y plasmarte un besote en esa frentota linda que tenez para luego pasearme por lo calido de tus ojos y dejarme aterrizar en tu cuello … sigamos, sigamos !!!

  5. Me parece que en eso sí somos muy diferentes mujeres y hombres. Para ellos es mucho más fácil -casi que natural- separar los sentimientos de la mera actividad física sexual. La mayoría de tipos pueden disfrutar del sexo como de un partido de tenis, sin mayores implicaciones. Las mujeres en cambio, mezclamos la emoción, la ensoñación, el compromiso, etc. etc. claro que los señores también se enamoran, pero a ellos les toma más tiempo comprometerse emocionalmente y mucho menos tiempo deshacer tal compromiso emocional. Creo que la razón es biológica: el alma femenina está hecha para la maternidad, que es un compromiso emocional incondicional y a largo término. Pocas madres le dicen a su bebé de dos años "démonos un tiempo que estoy confundida…, conocí otro bebé…"

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar