Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si hay algo que me causa curiosidad en esta vida es la facilidad que tenemos los seres humanos para mentirnos a nosotros mismos. Es impresionante lo que una buena zona de confort puede generar en nosotros y aún así nos aterramos cuando nos estrellamos con lo obvio y la vida se revela en un abrir y cerrar de ojos.

Hace un buen tiempo conversaba con un buen amigo sobre las relaciones humanas y lo que a nosotros nos parecía normal: ¿qué puede tener de malo que un par de seres del sexo opuesto, heterosexuales, hormonalmente adaptados, sexualmente activos, emocionalmente (casi) estables, físicamente agradables a la vista (y al tacto) sean amigos del alma? Nuestra relación ha sido tan natural con sus altos y sus bajos que cuando me confesó que su novia me estaba buscando con un hacha por la ciudad y había ofrecido una millonaria recompensa por mi cabeza lo único que pude hacer fue soltar una enorme carcajada y decirle: «Me estás jodiendo, ¿verdad?».

No, evidentemente no estaba jodiendo y sí, por supuesto, estoy exagerando. Simplemente habían tenido una minúscula discusión de dos horas y media con pataleta y amenaza incluida donde yo sin querer había sido la antagonista con el papel estelar. Después de reírme por un rato, sorprendida ante tal despropósito, recordé las sabias palabras del papá de Betty La Fea que marcaron la adolescencia de muchos de los de mi generación: «Mija, ¡cuidado que el diablo es puerco!». Tenía tanta razón.

Es cierto, esa mujer, la novia de mi amigo, no me cae bien por razones que no vienen al caso pero que no tienen nada que ver con celos románticos o un deseo oculto de estar en su lugar. Al contrario, aunque al principio de su relación me dio muy duro el tema de la territorialidad y el tiempo que solíamos pasar juntos, él supo manejar todo bastante bien y llegamos a un equilibrio tan perfecto que nos hizo obviar durante todo este tiempo el hecho de que en cualquier momento ella dejaría de pensar que yo era algo así como esa amiga lesbiana con la que iba a cine y a comer de vez en cuando y se estrellaría con la incómoda realidad: su novio disfrutaba salir con otra mujer, y aunque esa mujer (su servidora) no se sienta como una amenaza potencial para ella, bueno, ya saben, ¡el diablo es puerco!

Cuando se lo conté a mi mamá y a algunas amigas, confirmaron lo que yo pensé en el momento pero que no le expresé a mi atormentado amigo: era de esperarse y de hecho… se había demorado. Ya es suficientemente extraño que una mujer y un hombre con bastantes cosas en común convivan como simples amigos en una sociedad donde el apareamiento es la innegable meta, para que a eso se le sume que uno de los dos tenga una pareja que sienta que le están viendo la cara con algo que probablemente está solo en su cabeza, pero que de hecho estaría en la cabeza de cualquier mortal con dos dedos de frente y una gota de sentido común.

De una u otra manera eso me distanció un poco de él. No el hecho de jugar a respetar una relación que jamás he irrespetado ni porque le tema en serio a lo del hacha y la recompensa, aunque podría, uno nunca sabe. Simplemente entendí que quien no me cae bien no es precisamente ella sino la persona en la que él se convierte cuando está con ella. No quiero ser ese alguien por quien tienen que pedir permiso para salir ni que acabemos viéndonos a escondidas. Ya salí con un hombre casado, ya quemé esa etapa y en este caso, ni siquiera estoy recibiendo un beneficio físico o emocional que compense el sacrificio. Tampoco voy a esperar que alguien me escoja cuando no busco que me escojan ni me interesa la parafernalia. Solo estoy tratando de entenderla poniéndome en sus zapatos y pensando que yo hubiera reaccionado exactamente igual y hace mucho, pero mucho tiempo.

Ahora me quedan las cosas agradables que viví con mi buen amigo y que probablemente volvamos a vivir cuando tengamos la oportunidad de tomarnos un café o compartir un evento de amigos en común. Es probable que ella esté, y eso me parece normal. Seguramente tomará su mano con más fuerza de lo acostumbrado y marcará territorio de alguna manera, que espero no sea orinándolo en frente de todos. Yo fingiré demencia y mi interior arrojará un resquicio de celos, porque así somos los seres humanos, nos mentimos con facilidad, para bien o para mal.

Tal vez yo examine su actitud con detalle y por un momento vuelva a ponerme en su lugar. No soy su enemiga y no me interesa nada de lo que tiene, ni mi amigo ni su relación cuasi perfecta con planes de boda y paisaje de hijos y flores en el jardín. Y no me interesa porque todo aquello ya fue mío mucho antes de que ella tuviera siquiera idea y mientras yo cerré el ciclo en paz y con un apretón de manos sincero, ella apenas está aprendiendo a vivir con ese pasado que a todos nos dejó huellas. Y mientras ella se devana los sesos reconstruyendo los hechos que a él muy astutamente se le ocurrió confesarle, únicamente para atormentarse con la posibilidad, yo voy por ahí, sembrando mis letras y cosechando desvaríos, justo donde los grandes amores de la vida han dejado historias dignas de contar.

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 5.724 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La derrota para Guillermo Lasso, presidente ecuatoriano, es contundente y solamente(...)

2

Hace unos días, en el marco del Festival Centro, que se(...)

3

FOGO BISTRO BAR El restaurante Fogo es de los últimos sorprendentes(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. leonardo.castro.9619

    Yo amo como escribe esta mujer, y me identifico con muchas cosas que relata… dejen el veneno y el drama. Hay lecturas para todos. ¿Por qué acostumbran a señalar sin más, generalizando absurdamente como si tuvieran la última palabra? ¿Es que acaso son amos, dueños y señores de lo que puedan pensar los demás?

  2. anderson.esteban.16

    De acuerdo con los comentarios anteriores, existe blogs para este tipo de contenidos, si a usted no le importa lo que piense la novia de su amigo, imagínese a nosotros.

  3. liliana596676

    No encuentro mayor sentido a este escrito ojalá ocupen estos espacios en algo más interesante, sin embargo me toma un minuto escribir lo siguiente: es tan sencillo como que si a alguién no le importará la novia de su amigo simplemente ignora hechos como este. Las mujeres somos mujeres y siempre requerimos la atención prioritaria de nuestros esposo ó novios. No hay que ver los toros solo desde la barrera las cosas hay que vivirlas en carne propia para sentir empatía por los demás.

  4. lisa555776

    Bueno a mi me parece muy chistoso, es un tema que nos pasa muy seguido a los mujeres con sus mejores amigos y uno ama a sus amigos pero como dice la autora el diablo es puerco y uno debe dejar a sus amigos para que sean felices con sus parejas si estas no nos aceptan; yo creo que acá hombres les puede pasar igual pero sin duda alguna los hombres son mas relajados

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar