Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay varias cosas que me generan conflicto con la sociedad. Entre esas, los payasos de restaurante ofreciendo alberjas en vez de arvejas y las personas que se besan en la calle. Irónico, si tenemos en cuenta que soy orgullosamente clown voluntario de la Fundación Doctora Clown y que una de las cosas que más disfruto en la vida es precisamente, besar.

Sin embargo, el asunto tiene un trasfondo medio oscuro y viene desde la crianza. Mi mamá es de esas personas dulces, encantadoras, amorosas, idealistas, protectoras, leales y maravillosas que Dios nos pone como guías; es mi persona favorita en el mundo… la adoro y me adora, pero posee una condición particular que la diferencia del resto de la humanidad: mi mamá es una firme opositora de las demostraciones de amor y tiene un montón de argumentos sustentables en hechos científicos e inventados para explicar el por qué.

Estoy segura que toda esa animadversión con el romance se remonta a sus años de juventud y principalmente a la fe perdida en el sexo opuesto. Y bueno, es que no es fácil tener un novio durante tantos años y que al final huya despavorido ante la responsabilidad de un bebé. Han pasado casi treinta años desde que eso pasó y ella sigue diciéndonos que el romance se lo inventaron para “fregarnos la vida”. Eso sí, cuando se trata de mi hermano y de mí, se vuelve una miel y nos quiere guardar en una burbuja para que nadie le toque sus retoños y mucho menos los lastime. Con nosotros sí se vale todo y llenarnos de besos no le parece incómodo ni desagradable.

Pero es que mi mamá es muy sabia, ella sabe perfectamente que por encima de cualquier peligro que podamos correr en la calle, saliendo todos los días a trabajar y a estudiar, caminando por el centro de Bogotá a las diez de la noche o utilizando en Sistema de Transporte Integrado, sin importar que crucemos la calle sin mirar para lado y lado o que nos metamos a nadar con cocodrilos, no hay nada más peligroso y nefasto que ponerle el corazón en una bandeja a alguien. Creo que ese es su mayor temor, y lastimosamente no me ha salido bien el intento de demostrarle que es un temor infundado.

Por supuesto, todas estas lecciones de crianza me han dejado un profundo desgano hacia las expresiones públicas de afecto y cada vez que veo una parejita en la calle intercambiando fluidos, recuerdo sus lecciones sobre los gérmenes y las infecciones, sobre los fuegos en la boca y las manos sin lavar. Los veo y me provoca gritarles «¡cochinos!, ¿nadie les dijo que el amor se acaba?», con la única intención de dañarles el rato con la misantropía propia de alguien a quien el corazón le ha jugado malas pasadas.

En ese momento, cuando los veo y los odio un poquito por el simple hecho de verse felices, recuerdo lo mucho, muchísimo que me gusta besar. Esa sensación única al descubrir que todo el cuerpo está conectado con pequeños y poderosos hilitos, que cuando estás en medio de un beso te puede hormiguear hasta el dedo pequeño del pie. Es algo sublime, mágico e inigualable que ojalá fuera también eterno, aunque no siempre sea color de rosa. Recuerdo bien cómo fue el primero, pero no el primero formal y oficial de larga duración, sino el primero en el que solo se juntan un poquitico los labios y todo alrededor se pone nuboso. Yo no quería, eso era obvio. Jugábamos a la botella y de pronto tenía al muchacho de ojos negros y brillantes frente a mí con las manos temblorosas y rompiéndose por dentro de la ansiedad. Él sí quería, podía notarlo. Cerré los ojos y apreté la mandíbula como si me fueran a poner una inyección. Fue uno de los momentos más surrealistas de mi vida, pero de algo sirvió, porque años después, mientras repetíamos y perfeccionábamos el ejercicio de besarnos, nos reíamos de la escena y él se burlaba de la tensión de mi rostro. Sí, tuvimos la ventaja del desquite y la revancha durante un buen tiempo.

Lo maravilloso de los besos es que no se necesita morir de amor por el destinatario, pero si es así mucho mejor, porque no conectas únicamente los labios a las ganas, sino a la esperanza y al corazón. Puede no salir bien, puede ser un perfecto desastre o una clave para descubrir que el atractivo de alguien se reduce a una foto de Facebook (especialmente cuando el contexto se pone desagradable y empiezas a considerar en serio el asunto paranoico de los gérmenes), pero cuando se logra el equilibro, te llevan al cielo y te devuelven a la tierra en segundos y ni siquiera te diste cuenta en qué momento los pies se despegaron del suelo. Duele mucho cuando sabemos que podría ser el último, pero probablemente la memoria de un beso sea la que nos devuelva a un momento maravilloso de la vida que, aunque no se repita, nos recuerde por qué estamos aquí.

Mi mamá es sabia, lo sé. Pero también sé que las parejitas de la calle, con todo y su show, tienen mucha suerte. Jamás cambiaría una eternidad sin gérmenes por dos microsegundos de felicidad infinita. Y mucho menos, si con eso le puedo dar vida a un desvarío.


Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 6.001 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace  poco se intentó, por enésima  vez, prohibir el consumo  de(...)

2

Como sommelier y consumidora de vino, debo confesarle que estoy feliz(...)

3

Contra todo pronóstico, contra el deseo de las clases altas del(...)

14 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. eliecer.rengifo1

    Sabes porqué los cochinos no se enojan porque les dicen:”cochinos” ?… pues porque su padre es un cerdo; su madre, es una marrana; sus hijos, unos puercos, y sus parientes , unos cerracos.

  2. Excelente! Felicidades
    Ignora al que dice que no es buen artículo, seguramente tiene algún resentimiento hacia el “amor” y lo que este incluye, pues en realidad está muy bien redactado y lo que expones es bastante interesante y lo expones bien.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar