Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cada mañana viajando hacia la oficina tenía el mismo pensamiento: cómo me gustaría ser millonaria y no tener que trabajar para dedicarme única y exclusivamente a mi gran pasión, escribir. En ese momento sopesaba las posibilidades y entendía que la balanza no se iba a equilibrar a mi favor mientras tuviera a la gente del banco llamándome día y noche para cobrar un montón de deudas pendejas que me gané por darme vida de diva. Así pues, pasaba casi todo el camino elucubrando ideas para poner en textos y renegando pasito por no poder sentarme a redactar y ya.

Ha pasado casi un mes desde que las cosas cambiaron y más o menos como dictamina la conocida más nunca bien ponderada Ley de Murphy, la expectativa difiere completamente de la realidad. No, aún no soy millonaria, de hecho la gente del banco me sigue llamado, pero una cosa muy importante sí cambió: ya no tengo que pensar en el tiempo que podría invertir escribiendo mientras estoy trabajando porque sencillamente, ya no tengo trabajo. Los detalles me los reservo pero debo decir que planear una renuncia como si fuera el escape de la cárcel del Chapo Guzmán no es sano para nadie.

Aclaro: mi trabajo me gustaba, el lugar donde trabajaba también, es decir, tendría que estar ciega o ser tonta para no saber que es uno de esos sitios donde la mayoría de la gente quisiera trabajar. Pero a veces el amor no es suficiente para mantener una relación y un día me desperté sabiendo que ya no era feliz, que no lo sería jamás y que si no salía de ahí me iba a consumir en vida e iba a acabar convertida en un fantasma de mí misma. Renuncié en contra de todo pronóstico y por supuesto, a pesar de las críticas y los comentarios mordaces de las personas a las que les cuesta mucho entender cómo alguien a mi edad y con un futuro profesional promisorio decide abandonar un monstruo de empresa para emprender nuevos retos en lugares lejanos.

Pero esa es la vida que cada uno escribe para sí mismo, y ese era el destino que yo a conciencia me había trazado tiempo atrás. No me arrepiento, no hubo soberbia en mi decisión y tampoco me preocupé por construir un cartapacio de explicaciones o motivos que me llevaron a eso porque la única responsable de mi vida y de lo que hago con ella era yo, así que ahondar en referencias o hablar de eso como una calamidad era algo verdaderamente innecesario.

No obstante, para mi sorpresa y al contrario de lo que refunfuñé durante años, estos días que he estado ‘relativamente’ libre y con tiempo para organizar mi vida antes de emprender el nuevo camino que me trajo hasta acá, ahora que tengo cierta libertad para trasnochar o para no madrugar como solía hacerlo, esta es la primera vez en todo este tiempo que me siento a hilar más de tres o cuatro palabras con coherencia para construir un desvarío. Y si lo notan, la mitad se me fue explicándoles los cómos, los cuándos y los porqués.

Una amiga muy querida me dijo hace unos días que debía forzarme a escribir algo, lo que fuera, un pedazo de novela, algo de poesía, lo que quisiera, pero nada funcionaba. Empecé entonces a hacer lo que mejor he sabido hacer durante mi vida: culpar a las circunstancias por mi falta de inspiración. El estrés, el cambio de rutina, la no-necesidad de madrugar, el exceso de diligencias que de repente empezaron a aparecer, todo lo que viene con el cambio transcendental que tendrá mi vida en unos días, la falta de novio, la ausencia de romance, el haber superado aquella tusa descomunal —algo de lo que aún no estoy tan segura, o es que estoy demasiado entretenida—, las citas y los exámenes médicos, en fin, un sinnúmero de cosas a las que he atribuido mi distanciamiento de las letras sin que ninguna realmente se considere un factor determinante para dejar de poner en papel lo que pienso.

Los temas no han faltado, han pasado un montón de cosas que me han puesto a pensar ‘me gustaría escribir sobre esto o aquello’ y cuando trato de darle orden a las ideas acabo jugando Candy Crush en el celular o viendo videos musicales repetidos en YouTube. Así que decidí que necesitaba con urgencia un ejercicio, un desvarío de ensayo que me permitiera derretir el hielo que me entumía los dedos —olvidemos por un momento el calor absurdo de Bogotá— y volver a ese lugar feliz en el que puedo expresar con mis letras todo lo que mi boca a veces balbucea para decir. A veces, muchas veces. Tal vez se deba a mi relación poco ortodoxa con el drama o la falta de adrenalina (porque solo me bastaba con tener dos o tres informes inmediatos por entregar para que me apabullaran kilos y kilos de inspiración), lo cierto es que hasta hoy me había quedado en blanco. Y mis hojas también.

Si han llegado hasta acá es posible que se sientan identificados, o sencillamente se pregunten por qué se les ocurrió leer a alguien tan falto de entusiasmo —y en proceso de recuperarlo—. Igual les doy las gracias, estos desvaríos son lo que me mantiene conectada con mi esencia y los necesitaba de vuelta. Vendrán cosas mejores, he empezado a creer en esto con vehemencia, como un nuevo lema para mi vida. Llegarán días buenos, y estaremos aquí para compartirlos.


Facebook: Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 1.098 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1


Mario Campos es periodista y desde el Instituto Mexicano de Educación Radiofónica IMER,presenta el programa radial: Todos los lunes, la agenda en los medios. En esta oportunidad Mario entrevista a Javier Dario Restrepo "Ante el secuestro de periodistas en México, platicamos con el maestro Javier Darío Restrepo, director del Consultorio Ético de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano... Página del programa.

Escuche y analice. Cntas de nuestras radios viven dramáticas experiencias y a veces en el silencio soportan, anuncian, denuncian.

Madurez, conocimiento del ejercicio entre muchas otras reflexiones a tan sólo un clic.


Quizá también le interese


Saludo a los lectores y los invito a participar con sus opiniones en este espacio desde los comentarios a cada Post o escribiendo a titoballesteros@gmail.com



2

Un cuento para aquellos a quienes las épocas navideñas se les(...)

3

Llegué un viernes a las 10:30 de la noche a mi(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. A veces hay que privarse de cosas, situaciones o encargos para buscar libertad. Así me sucedió cuando un día, teniendo alguna seguridad financiera renuncié al trabajo donde estuve para ver si por fin terminaba mi carrera profesional que iba a paso de tortuga en pos de tener alguna estabilidad que se volvió estancamiento. No me arrepiento.

  2. Viviana, gracias por escribir este mensaje, me llego’ certero, ahi’ directo, al alma. Para el estandard de mi pais, Colombia; soy un viejito , ya casi en los sesenta , yo no me siento como tal, claro ,como tu dices puede ser un desvario. Sin embargo, dejame contarte, que toda la vida quise pintar , y siempre hubo algo que me lo impidio ( tengo la idea que nosotros mismos, nos ponemos la zancadilla). Ahora mi hija, me esta aupando a hacerlo y ya me comprometio, comprandome unos materiales propios del oficio. Ella sabe de mi ilusion y me esta ayudando, a hacer algo al respecto: Ya pinte un cuadrito , y ha recibido comentarios favorables. No te rindas!! y no esperes como yo, a que alguien que te ama, te empuje a perseguir tu sueno. Felicitaciones , Animo!!, Adelante querida y nos vemos en tu Bogota’ dentro de poquito.

  3. maritzadelatorre

    Nada mejor que hacer lo que uno quiere, lo que su corazón le dicta. Yo también, En algún momento renuncié a un buen trabajo y ahora tengo uno mejor, en mi caso por amor. Soy feliz y no me arrepiento. Busca ser feliz cada día.

  4. elizabeth121141

    Es valiente tomar la decisión de renunciar a lo que necesitamos pero que no nos hace felices. Aunque lo único que tengamos claro es que no sabemos por dónde queda el camino de esa felicidad esquiva. Estar perdidos es la etapa más importante porque es reconocer que nos merecemos, por encima de cualquier miedo iniciar la búsqueda.
    Es como el síndrome de abstinencia del adicto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar