Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Muchos años después, en el pelotón de fusilamiento, los colombianos recordamos el día en que conocimos la violencia. Posiblemente, este amalgama le recuerde al inicio de Cien años de soledad, uno de los fragmentos más recordados de la literatura latinoamericana y, sin duda, uno de los que más refleja la realidad que vivimos día a día en el país. Ilusamente y como si no nos conociéramos, todavía aparentamos sorpresa ante la violencia o mejor, como diría Stephen Ferry, ante la ‘violentología’ que sufrimos como país. Tristemente, Colombia siempre ha sido el laboratorio de todos aquellos sociólogos que buscan entender la violencia como un comportamiento arraigado al ser humano y es que cómo no, si hemos tenido cualquier fenómeno de violencia posible, en los 60s y 70s la aparición y desarrollo de las guerrillas y en los 80s la explosión del narcotráfico y con eso el paramilitarismo. 

Pocas frases son más acertadas que la de Bunshell cuando afirma que Colombia es una nación a pesar de sí misma. A pesar de tener disidencias, paramilitares crimen organizado y rutas estratégicas del narcotráfico, Colombia había tenido considerables avances económicos en los últimos años. Antes de la pandemia (2020), el crecimiento económico había sido una constante, entre el 2005 y 2018 el PIB había crecido a una tasa promedio anual de 4,1 %, muy por encima de la región (2,6 %) y más del doble de la tasa de los países de la OCDE (1,8 %). Lo anterior, a pesar de los golpes externos como la caída de los precios del petróleo con la que la nación perdió de un plumazo casi del 20% de los ingresos fiscales. 

Ahora la realidad es distinta e indudablemente esas cifras ya no corresponde a la de un país que tiene data de crecimiento constante y prosperó a pesar de estar plagado por el mal de la violencia y el conflicto. Actualmente y según la cifra más reciente del Dane, la pobreza monetaria en el país escaló llegando al 42,5 %, esto implica que el país tiene ahora 21 ‘021,564 personas que viven con un margen de ingresos entre $0 y $331.688 pesos. Igualmente, el crecimiento económico proyectado en el PIB se contrajo en 6,8% en 2020 y el Banco de la República estimó que para el primer trimestre del 2021 caerá en 0,3 %. 

Con el aumento de la pobreza, con el desempleo juvenil como lastre y, sobretodo, con la ceguera y apatía permanente que maneja el Gobierno Nacional, se completa perfectamente el incendio para un estallido social como el que el país está viviendo. Si bien la mecha que encendió el fósforo fue la reforma tributaria, las peticiones del paro nacional corresponden a una deuda histórica que estaba mermando con elementos como el proceso de paz -y todas sus aristas-, presencia estatal a través de la provisión de fuerza pública en los territorios y programas como la sustitución de cultivos ilícitos entre otros. 

Con el retiro de la tributaria, con el revolcón al interior de Hacienda y con la apertura de diálogos por parte del Gobierno Nacional, solo queda sobre la mesa de negociación el pliego de peticiones del Comité del Paro -que al día de hoy no se conoce por quién está integrado-. Echando números y de nuevo, sin color político, implementar las siete peticiones que se incluyeron en el pliego, entre ellas matrícula cero y no alternancia educativa, no privatizaciones y derogatoria del decreto 1174, renta básica de un salario mínimo mensual y subsidios a mipymes, tendría un costo fiscal aproximado de 81,5 billones, según La República. La reforma tributaria, que era atrevidamente ambiciosa, pretendía recaudar alrededor de 21 billones de pesos (apenas 25 % del costo fiscal de las peticiones del Comité del Paro). 

Nuevamente, sin color político, hay que reconocer que las peticiones exceden la capacidad de gasto público del Estado. Si realmente el Comité del Paro busca hacer un cambio de país las peticiones deben ser netamente de orden político y no fiscal. En ese sentido las peticiones deben estar orientadas a una reforma a la fuerza pública que contenga un componente fuerte de educación de Derechos Humanos (no negociable), una reforma a la justicia en donde se acabe el carrusel clientelar que caracteriza a la rama judicial y también un espacio de diálogo permanente entre la presidencia de la República (no el Ministerio del Interior) y grupos sociales, entre otras. 

El país sí se puede cambiar con diálogo permanente, pero necesariamente con ideas aterrizadas a la realidad fiscal. Indudablemente, tiene que existir una respuesta del gobierno ante las altas cifras de pobreza, desempleo y decrecimiento del PIB, pero también para que el Estado pueda responder, es necesario hacer reformas estructurales a su arquitectura institucional primero.

Ponga los pies sobre la tierra y échele número sin color político.

(Visited 1.121 times, 2 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales con énfasis en Gerencia Pública de la Universidad Externado de Colombia. Interés en economía, consultoría, administración pública, desarrollo económico y sector privado.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Extorsión histórica

    En Colombia, en distintos momentos históricos, la movilización social ha probado tener grandes victorias. Pocas cosas son más reivindicativas(...)

  • Colombia

    El error de Standard & Poor’s

    Con la pérdida del grado de inversión anunciada el pasado miércoles por parte de la calificadora Standard & Poor’s(...)

  • Sin categoría

    Échele número sin color político

    Muchos años después, en el pelotón de fusilamiento, los colombianos recordamos el día en que conocimos la violencia. Posiblemente,(...)

  • Colombia

    No todo es malo

    Una vez más, luego de la radicación -y polémica- de la reforma tributaria en el Congreso, Colombia vuelve a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_370" align="alignleft" width="300"] Fotografía tomada de Pixabay[/caption] Uno de los(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Tuve el honor de ejercer por primera vez como jurado de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar