Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace una semana, el mundo entero se sacudía con una noticia proveniente de los Estados Unidos de Norteamérica, que daba cuenta del visto bueno que la Corte Suprema de Justicia de aquel país del norte había dado finalmente al matrimonio para personas del mismo sexo.

Tras un apretado proceso de votación, y once años después de que el Estado de Massachusetts se hubiera convertido en el precursor de este tipo de legislaciones, entre los estados de la unión, la Corte, concluía por medio de un escueto comunicado que las leyes que habían impedido contraer nupcias a cientos de miles de ciudadanos legalmente, hasta entonces, se venían abajo por haber sido, en efecto, anticonstitucionales.

El júbilo y alborozo que esta decisión provocó no se hizo esperar, contagiando en cuestión de minutos las pantallas de los celulares y computadores de millones de habitantes del planeta, con banderas de arco iris, quienes vertiginosamente han venido constituyéndose en un actor fundamental de la opinión pública internacional gracias a las redes sociales.

Al punto de que, sin importar la diferencia de 5 horas que hay actualmente entre Washington D.C. y Londres, por ejemplo, se leía prácticamente enseguida un trino donde el célebre grafitero inglés, Banksy, apoyaba decididamente la buena nueva que venía del otro lado del Alántico.

Todo lo anterior, no ha hecho más que ponerme a pensar en los conceptos de frontera, ciudadanía transnacional, y derecho a la ciudad, esbozados por los profesores Étienne Balibar y David Harvey respectivamente.

Fronteras que debido al proceso de globalización tienden a difuminarse cada vez más aunque en algunos casos particulares subsistan y sean necesarias; ciudadanía transnacional que gira en torno, más que todo, a referentes simbólicos (libertad, igualdad, solidaridad, etc.) y que tiene como patria la virtualidad de las nuevas tecnologías; y derecho a la ciudad en tanto a las cuestiones vitales de la ciudadanía que sin diversidad y cambio no tendrían ningún sentido hoy en día.

En resumidas cuentas, una contradicción perenne que nos invita a reflexionar continuamente sobre nosotros y nuestra relación con el mundo.

Y que también nos hace anhelar a algunos, el refugio que encontrábamos en la delimitación, la diferencia, y lo antiguo, así sea por una pequeñísima fracción de segundo.

@AJARAMORENO.

(Visited 277 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo de profesión, postgraduado en Economía. Amante de los libros, los discos y la deriva urbana. Urbícola de nacimiento y convicción.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Terror en el Metro de Bruselas

    El terrorismo islamista ha vuelto a atacar. Dos violentas explosiones, una de ellas suicidas, han sacudido la normal tranquilidad(...)

  • Colombia

    ¿La ciudad de la eterna primavera?

    La ciudad de la eterna primavera es el apelativo que históricamente se le ha dado a aquellas ciudades cuyas(...)

  • Bogotá

    Aplausos y rechiflas

    Se nos volvió costumbre criticar por criticar. Hablar mal de alguien, unas veces con sorna, otras veces con saña,(...)

  • Entretenimiento

    La magia de David Bowie

    Tres días después de cumplir sesenta y nueve años, y de haber hecho el lanzamiento del que sería su(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_18083" align="aligncenter" width="950"] Gustavo Petro en Naciones Unidas - foto(...)

2

Por: Diego Peña A tan solo un año para las próximas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar