Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

(Esta travesía no podría hacerse sin el patrocinio de Gótica Eventos, Damovo y Hanna Estetics, Bogotá)

 

Favor hacer las donaciones para los niños con cáncer en la cuenta de ahorro exclusiva para Brasil en dos ruedas, número 0483124605-2 de Bancolombia a nombre de OPNICER (Organización de padres de niños con cáncer, Nit: 830091601-7). Con estas donaciones usted está ayudando a un niño enfermo de cáncer a tener una posibilidad de vivir.

 

(Interrumpo el orden de las crónicas dada la actualidad de está. Espere mañana la crónica número VI de Brasil en dos ruedas).

 

 

La noche es cálida y en el ambiente se respira aire de carnaval. Por la avenida Borges de Medeiros cerca de la plaza central, un bus repleto de hinchas se sacude al ritmo de una canción en portugués. Otras personas caminan por las calles con la legendaria camiseta de rayas azules, blancas y negras. Los carros pasan con banderas al aire tocando sus bocinas, anunciando que el gran momento se acerca. Nadie se quiere perder el partido. Los que no van al estadio se dirigen a sus casas para verlo por televisión.

 

Camino algunas cuadras pensando en que esta es una tierra de buen fútbol. Gremio se ganó la Copa Intercontinental en 1983, e Internacional de Porto Alegre es el actual campeón del mundo.  La única otra ciudad brasilera que tiene dos campeones del mundo es Sao Paulo. Llego hasta el punto de encuentro con Tania, quien luce una gorra de Gremio con mucho orgullo. Me da un gran abrazo y me dice: – Hoy ganamos 2 a 1.

 

– No estés tan segura.

 

– Sí, con certeza – me responde en su idioma.

 

A mi cabeza llega una escena de hace once años en la que Jardel, el delantero de Gremio en ese entonces, aseguraba por televisión que su equipo iba a estar en la final de la Copa Libertadores por encima del América de Cali. – ¿Está seguro? – le preguntaron: Sim, com certeca”.

 

Tomamos un bus pero el acceso al estadio está imposible. Nos bajamos varias cuadras antes, entre el furor de un tráfico de carros pitando, hombres y mujeres por fuera de sus ventanas agitando banderas. Filas de buses repletos de hinchas que cuelgan hasta de sus puertas, arriban a las proximidades coreando cánticos. Doblamos una esquina y a lo lejos se ven las torres de luz que iluminan el campo de juego. Le damos la vuelta a una cuadra y aparece el Estadio Olímpico Monumental con un gran aviso iluminado en color azul que dice: GRÊMIO DO PORTO ALEGRE: CAMPEÃO DO MUNDO.

 

– Vas a ver que yo soy de las pocas negras que vienen a ver a Gremio – me dice. Según ella los negros son hinchas de Inter, el equipo “del pueblo”. Los gremistas se burlan de los “colorados” porque dicen que les costó mucho trabajo llegar a ser campeones del mundo.

 

Dentro del estadio hay un lindo museo de pisos y paredes de madera brillante en donde está exhibida la historia del club, junto con todas las copas que el equipo se ha ganado desde 1903, año en que fue fundado. Hace unos días lo caminé viendo las tres copas Libertadores, una de las cuales se la ganó a Nacional de Medellín en 1995, la copa Intercontinental que le ganó a Hamburgo por 2 a 1 en Tokio, la Recopa suramericana, y todas las copas brasileras y otros campeonatos que ostenta el equipo.

 

Voladores, volcanes y pitos se escuchan toteando y silbando por donde pasamos. Hay algunos hinchas con la cara o el tórax pintados. Todo el mundo anda apurado pues sólo faltan 25 minutos para que se inicie el partido. Estamos llegando frente al estadio cuando suena un estallido y todo queda a oscuras. El gran aviso iluminado queda en tinieblas como el presagio de un presente no tan halagador como el pasado. Reina la confusión. Los hinchas adentro gritan y afuera las personas no saben si seguir haciendo o no la fila. Nos acercamos a una de las puertas y entramos dentro de unos muros que circundan al estadio. Aseguro la cámara en mi bolsillo. El tumulto aprieta a una persona contra otra hasta que la caballería le tira encima los caballos a la gente y se forma una estampida que deja aprisionadas a algunas personas contra el muro.

 

– Esto está muy peligroso – le digo a Tania.

 

– No sueltes mi mano.

 

Me lleva por entre la turba hasta un sitio en el que podemos tomar aire. Preguntamos dónde es la entrada de nuestros boletos y un asistente nos señala una fila interminable. La hago mientras Tania averigua si esa es nuestra entrada. Vuelve con el cuento de que un volador dio contra un transformador de energía del estadio y eso produjo el apagón. Las puertas están cerradas y nadie puede entrar o salir. El caos es total. A nuestro lado pasan miles de hinchas que no saben por dónde entrar. Algunos pasan corriendo. No hay ninguna señal de que vuelva la luz y ya ha pasado más de media hora. Nuestra fila empieza a moverse hasta que se detiene de nuevo. Las personas siguen pasando a nuestro lado sin saber por dónde ir. Tania se pone a hablar con otros hinchas de Gremio que dicen que este tipo de cosas no le convienen ni al equipo ni al Brasil, si es que el país quiere ser la sede de un próximo mundial.

 

– El partido debe quedar 2 a 0 o 3 a 0 – dice uno de ellos cambiando de tema. Hay uno más escéptico que dice que hay que esperar. Los escucho en silencio. Hablan algunas otras cosas hasta que uno se interesa al verme escribiendo cosas en una libreta entre las tinieblas.

 

– Qué estás escribiendo.

 

– Información para una crónica.

 

– De donde eres – me dice al notar mi acento extranjero.

 

– De Colombia -. Se quedan mirándome como si se les hubiera aparecido un espanto. – ¿Eres hincha de Cúcuta?

 

– De Millonarios. Pero si me lo preguntas obvio que voy por el Cúcuta.

 

Me van a preguntar alguna otra cosa pero la fila empieza a moverse muy rápido y nos toca correr. Lo hago con dificultad sintiendo el dolor de mi hernia. Más adelante vuelve a parar. – No se te ocurra decir eso adentro – me dice Tania al oído.

 

– Tenemos la impresión de que el Cúcuta es un equipo muy chico. ¿Juega bien?

 

– Es el campeón de Colombia. Hay que tenerle cuidado.

 

– Es verdad – dice el más escéptico.

 

Les cuento que quedo campeón al año siguiente de haber ascendido de la segunda división.

 

– Gremio también ascendió el año pasado de la segunda división – dice uno de ellos. Hace años que no juega la copa Libertadores y este es su primer partido en casa luego de volver a ascender.

 

El escéptico me mira justificando su temor en mi respuesta, al tiempo en que pienso que Gremio se ha ganado todo: hasta el campeonato gaúcho de la segunda división. En Brasil cada estado tiene sus propios campeonatos. Inter y Gremio juegan el campeonato gaúcho de la primera división que enfrenta a todos los equipos de Rio Grande do Sul. Los equipos de Sao Paulo juegan el campeonato paulista y los de Rio el carioca. Lo mismo sucede con los demás estados. Los ganadores de estos campeonatos juegan una copa para ver quién es el campeón de Brasil. La fila empieza a moverse lentamente.

 

– Llegó la luz – dice Tania. Pero una mejor aproximación nos deja ver que es la luna.

 

El tiempo sigue pasando y la confusión aún reina. No hay ninguna señal que haga presagiar la llegada de la luz. Al cabo de un tiempo un policía a caballo pasa diciendo que abrieron la puerta para nuestras entradas al otro lado del estadio. Todo el mundo corre. El cuello de botella sobre una pequeña puerta es tremendo. Lentamente nos aproximamos a ella a medida en que la presión de las personas va en aumento. Tania pasa y luego un policía me requisa. En la oscuridad entrego mi boleto y entramos a un estadio que parece más el escenario de un concierto que el de un campo de fútbol. En las tribunas los 40.000 hinchas encienden sus celulares y mueven sus brazos en un juego de colores que emociona. La luz de la luna me deja ver al Cúcuta en el terreno de juego calentando muy concentrado, en silencio.

 

Las gradas se van terminando de llenar cuando llega la luz y el escenario se llena de color. La gente sonríe a mí alrededor. Todo es fiesta. Gremio viene de ganarle a Cerro Porteño a domicilio y todo hace pensar que el Cúcuta será un bocado fácil. Todo el estadio es azul. Los pocos hinchas que no tienen la camiseta del equipo llevan puesta alguna otra prenda de ese color. El ambiente de carnaval vuelve a reinar. La barra brava agita sus banderas, un tamborileo al ritmo de zamba se escucha y una lluvia de voladores se apodera del hemisferio. El equipo colombiano vuelve a los camerinos. Del otro lado del estadio, detrás de la portería, sobre una tribuna superior especialmente dispuesta para aislarlos, están los escasos cucuteños que vinieron desde Colombia con banderas de nuestro país. El estadio entero empieza a corear cánticos a favor de su equipo y una gritería ensordecedora se escucha cuando Gremio salta a la cancha. El Cúcuta demora su salida que es acompañada por una gran rechifla y gritos de abucheo. Los árbitros se alistan y sin perder más tiempo comienza el partido al contraste de la bella grama iluminada, los colores del equipo local y el rojo y blanco del segundo uniforme del Cúcuta.

 

La primera llegada de cierto peligro exalta los ánimos de nuevo y a barra brava salta a la luz de unos nuevos fuegos artificiales, que luego se diluyen en la noche así como las siguientes jugadas de ataque de un equipo local que se encuentra frente a otro muy bien parado en la cancha. La defensa del Cúcuta se ve sólida y los minutos empiezan a correr en un ir y venir de jugadas de medio campo que terminan anestesiando las embestidas del local. No digo una palabra. Ni siquiera a Tania que grita como lo hacen los demás hinchas al ver que su equipo no puede sobrepasar la férrea estructura del equipo visitante, que encuentra una jugada de contragolpe que deja mudo a un estadio al que le vuelve la vida cuando el izquierdazo del delantero colombiano sale desviado mordiendo el borde la maya de la portería.

 

Hay un par de jugadas más de cierto peligro que acompañan el ataque de Gremio, pero el primer tiempo se acaba con el silbato del árbitro que lo determina. Tania compra maní y le ofrece a todos los gremistas a nuestro alrededor, que le dan de vuelta cerveza a ella. Tenía razón, es una de las pocas personas de raza negra. A mi alrededor hay hombres de todas las edades que esperan impacientes el inicio del segundo tiempo, hasta que se forma la ola y la tensión del partido se transforma en una algarabía colectiva que lleva a las personas a levantar los brazos a su paso.

 

Los equipos salen nuevamente a la cancha y logro escuchar los cánticos de la hinchada del Cúcuta.

 

¡Ahh! Fecha a boca flamenguistas – les grita un hincha a mi lado.

 

Un par de jugadas iniciales de ataque asustan al equipo colombiano que luego de algunos minutos controla de nuevo el partido, al punto de empezar a desplegar un juego de pases cortos y rápidos que empiezan a marear al rival. 

 

– Que tristeza esto – le oigo decir a otro hincha a medida en que pasan los minutos y Cúcuta se vuelve protagonista del partido con algunas jugadas de ataque que empiezan a asustar al estadio entero. En medio de aquella gran tribuna gremista, en la soledad de mis pensamientos y de la fuerza silenciosa que le hago al equipo colombiano, me da la impresión de que si Cúcuta pusiera un poco más de determinación en el ataque, podría pensar en ganar el partido.

 

Los hinchas de Gremio ante la impotencia que se va apoderando de ellos, empiezan a gritar en contra de un jugador de su equipo.

 

Vai embora Patricio, vai embora.

 

Otro hincha atrás mío repite constantemente la frase: – so um, so um -, en una demostración de desespero en la que muestra que se conformaría con un solo golecito. Todos a mi alrededor cambian de actitud y empiezan a decir groserías a medida en que la defensa de Gremio se hace más vulnerable y los ataques de Cúcuta toman fuerza en ese mismo juego de pases cortos y rápidos que parece embrujar a los jugadores brasileros y morderse los codos a los hinchas gaúchos.

 

– ¡Merda! ¡Merda! Grita una brasilera muy linda unas tres gradas atrás de mi. Una sucesión de frases compuestas sale de su boca: – ¡Qué es esa mierda! ¡Qué jugada de mierda! ¡Qué jugador de mierda! ¡Chuta esa mierda carajo! ¡Saquen a esa mierda! – refiriéndose a un jugador colombiano que está tendido en el piso luego de una falta que le cometieron.

 

Los minutos van pasando en el embrujo que impuso el equipo colombiano, mientras confirmo que la historia no gana por los equipos. Los hinchas del Cúcuta son cada vez más sonoros y animados a medida en que el reloj se va acercando a los últimos minutos de juego, al punto en que algunos brasileros indignados empiezan a caminar hacia la salida del estadio.

 

– Vamos, vamos, vamos tricolor. Vamos, vamos, vamos tricolor – grita una tribuna que no pierde la esperanza

 

So um, so um – vuelve a gritar el hombre tras de mi. El sentimiento de frustración de las personas a mi alrededor es muy grande.

 

Un ataque sorpresivo de Cúcuta deja el estadio mudo y una hincha grita: – ¡Saca esa bola por amor de Deus!

 

La frase de aquel gran goleador, un pescador de área maravilloso que luego de perder la semifinal contra el América en 1996, quedó varias veces campeón en el fútbol portugués con el Oporto y el Sporting de Lisboa, vuelve a mi cabeza: – Com certeca -. Super Mario, como solían decirle a Jardel podría estar ahí entre la tribuna viendo a su antiguo equipo once años después, pensando en que no hay certeza de nada en la vida y mucho menos en el fútbol. La vida misma es aleatoria. Así lo planteó Descartes en su Discurso del Método en donde escribió: “Solo sé que nada sé”.

 

El árbitro sopla su silbato señalando el final del partido y los brasileros caminan hacia la puerta de salida, mientras veo a los hinchas cucuteños celebrar el empate sobre unas pancartas que dicen “Barra el Turco” y “Barra Trinchera”. Tania no me dice nada. Sólo camina con los demás en silencio.

 

Esta historia queda en continuará…, porque el mundo es mejor verlo con los propios ojos que por el Discovery Channel. (Las publicaciones se harán los martes y jueves aunque su periodicidad no puede garantizarse dada la naturaleza del viaje). Para ver más fotos del viaje diríjase a las páginas www.eduardobecharanavratilova.blogspot.com y www.brasilendosruedas.blogspot.com Agradecemos a los siguientes colaboradores: Embajada brasilera en Colombia, Ibraco (Instituto cultural de Brasil en Colombia), Casa editorial El Tiempo, eltiempo.com, Avianca, Gimnasio Sports Gym y la revista Go “Guía del ocio”.

 

(Visited 187 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Eduardo Bechara Navratilova. Escribo como acto liberador que me ayuda a escapar del mundo, así termine volviendo a él. Me sirve para entender mis propios actos, aunque admito que acabo con más preguntas que respuestas. Tengo defectos despreciables, que dejaré al lector descubrir por si mismo. Detesto los trancones, las modelos y hacer fila en los bancos. Me gusta el fútbol y la rumba, me gusta la gente que persiste. Tengo los títulos de derecho (1999) y literatura (2005) en la Universidad de los Andes. La novia del torero, Editorial La Serpiente Emplumada (2002) y Unos duermen, otros no, Editorial Escarabajo (2006), son mis dos novelas publicadas. No tengo un peso en el banco, pero me he recorrido medio mundo en viajes. El ser humano y su comportamiento son mi tema de fondo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

The Cranberries / Delores O ́riordan Pop Rock/ Alt Rock/Indie Dolores(...)

2

O más bien, quizás las tiene, pero no necesariamente son sinceras(...)

3

Desde el pasado 2 al 4 de diciembre de 2009, los(...)

32 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No habia leido este blog y despues de un año lo leo..es espectacular para mi que estuve entre lo escasos hinchas que vi el juego recordar esos momentos..
    ——–

  2. No crea que todos esos comentarios son pra usted; son para el Cúcuta Deportivo. En cuanto a usted, no hay derecho a ser tan ignorante, sr. Bechara. Esa frase de Sócrates la sabe hasta mi celador. Pero usted por darselas de culto la cita como de Descartes, a quien nunca ha leído. Por favor deje los diálogos en sus crónicas. No se las de escritor. Y deje de citar esa pendeja frase del discovery chanel. Señores del El Tiempo.com saquen a este bobo de aqui…

  3. He leído todas las crónicas y lo felicito, en esta se mostró un acercamiento importante a lo que realmente es una crónica de viaje. Creo que esto se muestra en la cantidad de comentarios. Lo felicito, aunque lástima el error “Solo sé que nada se…”…mucho ánimo viejo

  4. Esta es la unica forma de que este man tan petardo consiga lectores: escribir de futbol para que otros petardos, tan bobotes como él, se sientan inclinados a leer y comentar… porque dudo que alguno de ellos sea capaz de mamarse esos ladrillos indigeribles que ha escrito antes.

  5. Hombre me quito el sombrero, por este comentario, ya que son como los famosos Plays de Shakespeare, que entretienen y dejan que el lector se enriquezca con los comentarios.
    Suerte Cucuta y a cada uno de los equipos Colombianos en la Libertadores.

    Gracias,
    Guillermo , hincha del Deportes Quindio.

  6. Excelente crónica. Como hincha de nuestro amado Cúcuta,le quiero manifestar que estamos muy contentos con nuestro equipo que está empezando a escribir páginas gloriosas en el fútbol Colombiano. Claro que si la gente se remontara a la historia en nuestro equipo han actuado grandes jugadores, uruguayos, argentinos y colombianos de excelente nivel. Nuestra hinchada es muy noble y fiel, y vale la pena que en colombia se mire con respeto a la ciudad de Cúcuta, su gente y a nuestro glorioso equipo.

  7. A todo los hinchas del Cucuta y al equipo, mis mas sinceras felicitaciones..Se descararon jugando al futbol..Catedra tecnica y tactica para toda Suramerica, en la cancha de un campeon mundial..Que sigan asi, para levantar al alicaido futbol colombiano, y lavar un poco nuestra imagen..Que envidia ( de la buena), como me gustaria que mi Santa Fe tuviera la mitad de las agallas que tiene el Cucuta!..

  8. carlosguti26

    O CADA DIA QUE PASAS SOS MAS GLORIOSO MI CUCUTA DEL ALMA, SOS NUESTRO ORGULLO Y NOS REPRESENTAS DIGNAMENTE, VAMOS ADELANTE AUNQUE EL CAMINO QUE NOS ESPERA ES DURO, SEGUIREMOS ESCRIBIENDO UNA EPICA HISTORIA, REUCERDA MI CUCUTA NO IMPORTA EL RESULTADO SIEMPRE TE ACOMPAÑARE.

  9. como hincha de santa fe quiero felicitar a los jugadores y tecnicos del Cucuta por esa excelente presentacion en tierras brasileñas, a todos los hinchas recordarles que este equipo junto con el Pasto y el Tolima son Colombia y por eso debemos de apoyarlos
    incondicionalmente, afuera los comentarios negativos como los que lei ayer de hinchas de otros equipos.

  10. que alegria me da ver como nuestro DOBLEMENTE GLORIOS CUCUTA DEPORTIVO nos represente bien en otras tierras y mas aún en la tierra de los PENTACAMPEONES MUNDIALES…sencillamente fue espectacular la tecnica y la tactica del equipo cucuteño…no es que gremio haya jugado un mal partido solo que cucuta le quito el balon y al mejor estilo brasileiro los puso a bailar samba….
    ME SIENTO ORGULLOSO DE MI CUCUTA Y DE MI PATRIA COLOMBIA…

  11. Como hincha del Cúcuta y como Colombiano, da gusto leer una crónica tan oportuna, amena y bien escrita. Nos transportó a la realidad mágica del futbol que exhibió el Cúcuta en ese monumental estadio y ante ese monstruoso de mil cabezas que son los torcedores del Gremio. Parabens.

  12. la verdad felicito a este senor un reportaje digno del mejor periodico de colombia.
    seria bueno q el senor meluk y algunos de los “magos” columnistas de el tiempo en deportes tomaran unas clases privadas, para que por lo menos justifique su salario en el tiempo y no hagan el ridiculo cada vez q comentan algo……cierto senor meluk?

  13. Bonito reportaje, fresco, algo diferente y a tiempo, sobre todo por hinchas como yo todavía más lejos del país. Demustra que algunos escritores de los Blog deberían reemplazar los “profesionales” de El Tiempo.

  14. Que calidad de reportaje, casi que podiamos escuchar las voces de los Brasileños gritando a nuestras espaldas, Muchas gracias por tan bella pieza literaria, que maravilla poder conjugar la literatura con el futbol , aunque dicho sea de paso lo que escribio el Cucuta en el gramado del Gremio, tambien fue una obra poetica de la cual se escribiran muchos comentarios y se escucharan muchas palabras de felicitacion

  15. porque no ha dicho nada de las pesimas garantias ofrecidas por Gremio al retazar el inicio del partido por una hora y como consecuencia no poder verlo por la señal internacional de Fox sport??????????????????????????????????

  16. Felicitaciones Eduardo y gracias por transmitirnos a los hinchas de Cúcuta esa sensación de estar en ese estadio, muy buena y objetiva tus descripciones de las sensaciones percibidas, una vez mas, felicitaciones y gracias. Ya vi las fotos de BLOGSPOT…. Muy Buenas.

    Jorge Rodríguez

  17. Meu irmao, parabens pelo se blog, muito legal seu comentario sobre a partida do meu time, o duplamente glorioso, mas o importante é o futebol colombiano bem representado, por isso falo como colombiano e como colombiano desejo a voce muitas alegrias nesta bela terra brasileira que respeta e ama aos colombianos.

  18. tambien soy hincha de millos, pero al igual que usted vi el partido por colombia, y hoy he leido algunas cronicas sobre el partido en los periodicos pero la mejor de todas sin duda ha sido esta, un saludo y que siga disfrutando su viaje

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar