Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

(Esta travesía no podría hacerse sin el patrocinio de Gótica Eventos, Damovo y Hanna Estetics, Bogotá)

 

Favor hacer las donaciones para los niños con cáncer en la cuenta de ahorro exclusiva para Brasil en dos ruedas, número 0483124605-2 de Bancolombia a nombre de OPNICER (Organización de padres de niños con cáncer, Nit: 830091601-7). Con estas donaciones usted está ayudando a un niño enfermo de cáncer a tener una posibilidad de vivir.

 

Admito que he hecho adrede muchas cosas en la vida. La intención de perturbar a los demás me nace cuando percibo que sus vidas giran en torno a pequeñeces. Duré 3 años sin echarme desodorante, sólo para ver la cara de desagrado que algunas personas hacían cuando se daban cuenta que el hedor amoniacal provenía de mí: un abogado de una respetable firma de la ciudad. Un día cualquiera, una mujer se fue indignada de la finca de un amigo, luego de darse cuenta de que mi olor invadía el salón en el que estábamos bailando.

 

– ¡Que se largue esa vieja! Usted no se imagina cómo dejó oliendo ella el baño – me dijo el hermano de mi amigo.

 

Años antes le había escrito más de 70 poemas eróticos a una novia, que le envié a su casa en postales abiertas desde Europa.

 

– Tú no volviste a ser el mismo en esta casa después de esas postales – me dijo un día su mamá.

 

Entro al bus y me siento en el puesto asignado. Es cómodo y puedo estirar los pies sobre un soporte. En los tres televisores dispuestos para los pasajeros de adelante, del medio y de atrás, puedo ver a Shakira cantando en uno de sus conciertos de la Mangosta, en no sé qué parte del mundo. El bus atraviesa el norte de Montevideo y después de un tiempo ya no se ve más la ciudad. El ayudante cambia el CD por un concierto de U2 en Chicago y siento que por fin las cosas están pasando. Un pálpito de corazón unido a un sentimiento de añoranza y novedad, todo junto, me crispa al sonido de Vertigo. Pasaré por Chuí hacia las 2:00 a.m. luego de que el bus termine de recorrer todo el litoral uruguayo, dejando atrás Punta del diablo, en donde me hubiera encantado ir, de no ser porque el carnaval de Brasil se me vino encima. Hay veces son las mismas circunstancias las que terminan decidiendo por uno.

 

El concierto de How to dismantle an atomic bomb se termina justo antes de que el bus llegue a Punta del Este, en donde recoge algunos otros pasajeros. Al poco tiempo continúa su recorrido entre la oscuridad de la carretera. Algunas personas ven una película Norteamérica a la que no le presto atención, mientras que los kilómetros se van acortando y la frontera se acerca. Tiempo después, mientras todo el mundo duerme, el bus se detiene en un puesto policial Brasilero. El ayudante se baja para sellar los pasaportes de los pasajeros. Lo veo hablar con unos oficiales de inmigración, pensando en que hace un año estaba cruzando esa misma frontera en compañía de unos amigos, luego de pasar el día en Chui, una pequeña población llena de tiendas de electrodomésticos y otros bienes, en la que se habla español de un lado y portugués del otro. Duramos quince minutos parqueados antes de que el ayudante regrese y el bus retome su marcha.

 

Estoy en Brasil, no voy en bicicleta como me hubiera gustado, y no es primero de febrero, pero voy, supongo que eso es lo importante. El dolor en mi hernia persiste, pero me rehusó a aceptar una derrota. Supongo que si lo he ido soportando todo este tiempo, lograré seguirlo haciendo. No lo sé; pero por lo menos habré de intentarlo. Prefiero dejar el viaje inconcluso en algún momento, en vez de quedar en el vacío, abandonando un empeño que me propuse y un proyecto que busca, antes que nada, crear conciencia del estado de indefensión en el que se encuentran muchos niños enfermos de cáncer, que necesitan la oportunidad de luchar contra el “Monstruo”, aquel enemigo interno denominado así por el escritor R. H. Moreno Durán, quien sucumbió ante su poder destructivo, despidiéndose de un mundo en el que los hombres deben ayudarse unos a otros, dejando de lado sentimientos mezquinos, que en vez de crear grandeza perpetúan un estado de frustración general en el que nadie progresa.

 

Miro la oscuridad a través de la ventana perdido en mis propios pensamientos. Muchos fueron los actos de rebeldía que incité. Induje a mis amigos a quitarse la ropa en los bares, a amarrarse el cinturón en la cabeza ante las diferentes miradas de desagrado que me motivaban a seguirlo haciendo por el sólo hecho de generar malestar. Se sentía bien. Vivir en una sociedad asfixiante puede dar para mucho, en especial cuando se tiene una buena imaginación. Una noche, cuando aún trabajaba en la Firma, llevé a un grupo de mujeres a llenar un vaso con saliva a punta de escupitazos. La gente a nuestro alrededor prefería no mirar. Romper parámetros mentales puede ser una tarea divertida en un sitio en que algunas personas están pendientes de cada paso que das, o de la marca de tu camisa.

 

Esta historia queda en continuará…, porque el mundo es mejor verlo con los propios ojos que por el Discovery Channel. (Las publicaciones se harán los martes y jueves aunque su periodicidad no puede garantizarse dada la naturaleza del viaje). Para ver más fotos del viaje diríjase a las páginas www.eduardobecharanavratilova.blogspot.com y www.brasilendosruedas.blogspot.com Agradecemos a los siguientes colaboradores: Embajada brasilera en Colombia, Ibraco (Instituto cultural de Brasil en Colombia), Casa editorial El Tiempo, eltiempo.com, Avianca, Gimnasio Sports Gym y la revista Go “Guía del ocio”.

 

(Visited 88 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Eduardo Bechara Navratilova. Escribo como acto liberador que me ayuda a escapar del mundo, así termine volviendo a él. Me sirve para entender mis propios actos, aunque admito que acabo con más preguntas que respuestas. Tengo defectos despreciables, que dejaré al lector descubrir por si mismo. Detesto los trancones, las modelos y hacer fila en los bancos. Me gusta el fútbol y la rumba, me gusta la gente que persiste. Tengo los títulos de derecho (1999) y literatura (2005) en la Universidad de los Andes. La novia del torero, Editorial La Serpiente Emplumada (2002) y Unos duermen, otros no, Editorial Escarabajo (2006), son mis dos novelas publicadas. No tengo un peso en el banco, pero me he recorrido medio mundo en viajes. El ser humano y su comportamiento son mi tema de fondo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La canasta familiar de los Aguirre Bernal   Un sábado de(...)

2

Una caverna de impresionantes dimensiones ha permanecido escondida entre montañas durante(...)

3

Hay muchos factores que llaman a reevaluar el límite de edad(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. YA ENTENDI

    Bueno con lo del desodorante, no se si es un símil de su escritura, pero se entiende que este sr que hace la travesía en %u201Cbicicleta%u201D, escribe solo para que lo odien, escribe es un decir, digamos, une palabras inconexas les agrega unos artículos, pero no a la manera surrealista del Cut Up, pues a ellos se les entendía y eran bien graciosos.
    La rabia no es porque no sepa escribir, si no que la bicicleta es para 50 pasajeros y tiene dos niveles y vidrios panorámicos, se parece mas a un bus de esos que atraviesan la costa del sur de brasil. Y entre tanto se consigue plata para los niños con cáncer y tomar vino en San Telmo, lo que es una canallada. Yo he hecho este viaje dos veces, y no reconozco ningún sitio, no me refresca ningún aroma, ningún paisaje, no me trasmite sensación alguna. Total este es el Fernando Londoño Hoyos in the road, escribe para que lo odien y consiguen la plata igual.

    ——–

  2. Con paciencia he tratado de entender las narraciones efectuadas por el escritor en su blog y cada vez me resulta más difícil apreciar esta parte de Suramérica a través de la magia poética de la escritura y de sus ojos. De seguir así, creo que mientras pueda ir por mis propios medios, me tendré que conformar con el Discovery Channel. El pichón de escritor está lejos de atrapar en un mundo de fantasía a los lectores, pues sus relatos son cortantes, confusos, incomprensibles. Cada vez que he leído los artículos de la correría quedo sumida en un perfecto limbo literario y siento frustración al comprobar la gran inequidad existente, pues mientras millones de jóvenes talentosos no tienen la mínima posibilidad de ingresar a una universidad, este joven que sí pudo terminar dos carreras, que ya va por la mitad de su vida, está lejos de lograr alguna ubicación profesional en el planeta Tierra. Le deseo larga vida a sus padres, para que puedan seguir sufragando los caprichos del bebé.

  3. Uy si. Este man tiene de buen escritor lo que tengo yo de virgen: el recuerdo y el anhelo. Deberia tener la suficiente humildad y sentido común como para entender que no sabe nada de nada, y retirarse con dignidad, porque, a juzgar por los comentarios que se leen, a NADIE le gustan sus historietas.

  4. jsaavedra76

    Por que le dan espacio a estas patrañas, esto no es una travesía, ni un diario de viajes ni es nada. Seguro que hay colombianos en cualquier parte del mundo que tienen cosas mas interesantes para contar, no el soso este del bechara aprovechándose de los niños con cáncer.

  5. oscaralfredo26

    Debe ser que la envidia (de la mala) me corroe todo el cuerpo, pero una y otra vez me pregunto cómo hizo este señor para conseguir patrocinios para escribir TANTAS majaderías. Que relato tan pobre men.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar