Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si Avenida Brasil fue un suceso en todos lados (menos en Colombia, a pesar de levantarle la nariz a RCN y tras herir ciertas susceptibilidades) ahora agárrense otra vez pues la moda es un seriado turco lamada “Las Mil y una Noches” (Binbir Gece), que ha conmocionado la televisión chilena al superar en rating hasta transmisiones de partidos de fútbol.

La trama mezcla una vieja premisa: el amor de una madre por su hijo versus una propuesta “indecente”. Y la verdad es que tiene buena pinta. Por alguna razón el canal Mega decidió asumir su doblaje y emitirla en horario estelar, muy por encima de consideraciones laborales o patrióticas.

No es la primera producción turca de la que oímos hablar. Telemundo apostó por Aşk-ı Memnu, llamada por ellos Pasión Prohibida, una historia apartada del clásico culebrón que tuvo un mediano éxito y resultó la última gran producción de la ex reina y actriz recientemente fallecida Mónica Spear

El hecho es que los canales ya vieron cuál es el camino a seguir: productos exitosos internacionales llegarán ahora en su versión original a un precio cómodo para ellos y posiblemente rentables en su emisión o con un riesgo menor que el de una producción local. Este fue uno de los reclamos de la Asociación Colombiana de Actores, expresados la semana pasada en una plenaria que contó con el respaldo de algunos partidos políticos y el nuevo Ministro de Trabajo, Lucho Garzón. 

Vamos por partes:

1) Las telenovelas extranjeras fueron en su momento (sobre todo en la década de los 80) la una fuente principal de atracción del público nacional. Producciones mexicanas y venezolanas (tipo Los ricos también lloran o Cristal)  se emitieron en Colombia con un éxito importante, aún a pesar de monumentales éxitos criollos como Pero sigo siendo el rey o Los Cuervos. Incluso varias estrellas de la época vinieron a grabar a Colombia (con resultados dispares, hay que decirlo, no hay que escarbar tanto al recordar a Andrés García o Adela Noriega) lo que abrió otro frente de batalla: las excentricidades en la contratación  de estos “figurones” en claro detrimento de los actores locales. De tal modo que polémica siempre ha existido, no solo por la compra de “latas” sino por la igualdad de condiciones.

2) Con la llegada de los canales privados, la posibilidad de las coproducciones con titanes de la industria y las ventas al exterior se incrementaron, aunque representaran un riesgo para la calidad de lo que había hecho la televisión colombiana hasta el momento. Cómo olvidar las discusiones por el acento neutro o el “retroceso” al proponer historias rosas aparentemente ya superadas. Pero había que hacerlo y es así que vivimos el nuevo milenio presenciando decenas de telenovelas “de fábrica”. Algunos actores colombianos lograron reconocimiento internacional, pero luego entramos en la onda del “remake” y algunas historias fueron compradas para hacer su versión propia, cuya rentabilidad si acaso iba al creador del argumento original y buena parte de la venta a los canales. Así que la internacionalización actoral (un momento de consolidación importante para cualquier persona que se dedica a ese oficio) enfrentó tropiezos de este calibre y creó el dilema de “criollizarse o miamizarse”

3) Ya con la instalación de productoras tipo Sony o FOX se empezó a atender la demanda de su mercado objetivo principal: la comunidad latina en EE.UU. Llegó el auge de las narcoseries y ocasionalmente de las “novelas graciosas” y de ese modo también se impuso la moda de grabar todo tipo de historias para almacenarlas en anaqueles, esperando la ansiada luz verde para salir al aire y asumiendo muchas veces tristes destinos durante su emisión. Para colmo de males ¡también nos pusimos a hacer versiones de otras historias! Muy pocos son los casos en que funcionan y bastantes las producciones que pasaron a acompañar la basura bajo la alfombra.

Ni hablar del futuro de la televisión en los próximos 5 años que ya describió la Revisa Semana, en el que la multicanalidad obligaría a los canales a invertir más en producciones extranjeras para atender la posible demanda por la especialización de canales.

Todo este recorrido ¿para qué? Es importante que a los actores (y directores, libretistas, técnicos, entre otros) se les reconozcan condiciones dignas de trabajo así como las remuneraciones correspondientes por ventas de las telenovelas o series en que hayan participado. Sin embargo es importante que pongan en la balanza la situación actual del mercado (al menos en televisión) pues poco a poco el escenario se torna cada vez más desfavorable y ni la intervención del Gobierno podría evitar una eventual catástrofe. Aplaudo la organización, pero también promuevo la reflexión por lo que considero ha sido un absoluto sometimiento a las tiránicas leyes de los canales, frente a las cuales han preferido callar en vez de alzar la voz. Si se paralizó Hollywood con la huelga de escritores…¡DE ESCRITORES! hace varios años ¿qué se necesita para que el gremio que sostiene la industria pueda poner las cosas a su favor? ¡Que prime la solidaridad!

Nos oímos en Radio Distractor para tocar este y otros temas la próxima semana….solo por www.stereojoint.com Miércoles 6:00 p.m.

@juanchoparada @radiodistractor

juanchopara@gmail.com 

(Visited 273 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Me animé a hacer este post sobre la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos a manera de podcast. Son 10 minutos muy amenos e informativos, creo yo, para cambiar un poco el formato y acercarme a ustedes de una manera diferente. En un reciente post de este blog mencionamos los dos errores más comunes en una estrategia de redes sociales, y esta actualización es de alguna manera una continuación. Puedo adelantar que ambas actividades no son lo mismo, que sí existe diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos, pero que definitivamente son complementarias. Quise ilustrar esa diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, como un equipo de ciclismo que se complementa (¿estará muy forzado?). También presento más abajo un video complementario. Aunque la imagen puede ser más tentadora, le recomiendo primero que escuche el podcast donde explico claramente  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos.

Si no le aparecen los player de audio y video, por favor refresque la página.

Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Podcast)




Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Video)

Este video es de una entrevista que me hicieron los amigos de TeleMedellín. La verdad no abordo directamente sobre  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, pero es un buen complemento para el tema central de esta actualización.






¿Alguna opinión? ¿Cree que falta algún punto para explicar mejor  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos? ¿o cree que no hay diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos?

No sea tímido, me encantaría escucharlo. O al menos recomiende este post a través de e-mail, twitter o facebook. Mil gracias

2

Supongo que cada quien en su familia, como los de la(...)

3

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar