Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para cerrar julio los invito a un viaje al pasado por partida doble. Por un lado, un pequeño top con videoclips clásicos que comparten una perspectiva en común:  el retratar periodos muy antiguos de la historia.

Aunque la lista puede ser más amplia, y los invito a completarla a través de Twitter con sus sugerencias, estos videoclips son verdaderas cajas de sorpresas con la inclusión de cameos sorprendentes, gran despliegue de recursos o simple desorden sin más pretensiones. Todas sus contribuciones serán bienvenidas a través de @juanchoparada con el HT #VideoclipsDeÉpoca.

Los videoclips enumerados se relacionan en orden cronológico. Espero lo disfruten:

Karma Chameleon – Culture Club (1983) Del álbum Colours By Numbers. Director: Peter Sinclair. Un gran número uno en listas con un videoclip más bien sencillo pero efectivo, ambientado a finales del siglo XIX.

Remember The Time – Michael Jackson (1992) Del álbum Dangerous. Director: John Singleton (sin acreditar) recientemente fallecido. Fue el único videoclip que dirigió.  9 minutos de delirio egipcio con la participación de estrellas como Eddie Murphy y el jugador Magic Johnson, sin olvidar a la supermodelo Iman y la milimétrica coreografía.

Walking on Broken Glass – Annie Lennox (1992) Del álbum Diva. Directora: Sophie Müller. Una mezcla de referencias que incluye un bonito homenaje a la película Las Amistades Peligrosas (1988) que, como ocurre en este videoclip, también protagonizaba John Malkovich. La curiosidad es la participación de Hugh Laurie. Dr. House viaja al siglo XVIII.

Tonight, Tonight– Smashing Pumpkins (1996) Del álbum Mellon Collie and The Infinite Sadness. Directores: Jonathan Dayton y Valerie Faris. Una auténtica declaración de amor al cine que tributa las películas mudas de George Meliés. Por poco y el video no se hace por cuenta de la producción de Titanic, que dejó prácticamente sin vestuario y accesorios de inicios del siglo XX a los creativos.

I Don’t Want To Wait – Paula Cole (1997) Del álbum This Fire.  Directores: Mark Seliger- Fred Woodward. El video de esta canción nada tiene que ver con Dawson’s Creek, la serie que catapultó el éxito de la canción. La historia de amor de una mujer inmortal.

Stupid – Sarah MacLachlan (2004) Del álbum Afterglow Live. Directora: Sophie Müller. No podemos pedir más a esta directora, que recrea un curioso triángulo amoroso en diversas épocas.

Los 20 años de The Blair Witch Project

Hace 20 años el mundo estaba aterrorizado con el que denominan el origen de las creepypastas en Internet. Poco queda por decir de The Blair Witch Project, de su innegable éxito comercial, de sus desafortunadas secuelas y de la fiebre que desató por los argumentos que involucraran cintas de video perdidas. Por esa razón, les recomiendo el ingenioso hilo que ha creado la cuenta en Twitter @HorrorLosers donde amplía detalles curiosos que rodearon esta producción. Una oportunidad para volverla a ver, porque difícilmente nos asustamos con la ficción en el siglo XXI.

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com

(Visited 626 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

3

[caption id="attachment_18348" align="aligncenter" width="640"] Gustavo Petro - foto EL TIEMPO[/caption] Intentamos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar