Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Seres queridos te miré sañuda

arrebatarme, y te juzgué implacable

como la desventura, inexorable

como el dolor y cruel como la duda…”.

Primera estrofa del poema, A la muerte de, Guillermo Blest Gana (Chileno)

 

Creo que todos los seres humanos tenemos una característica común: en la juventud pensamos que nunca vamos a llegar a viejos y cuando nos acercamos a la vejez, que comenzamos a ver las manifestaciones de ella, nos entra la angustia existencial por lo que esta etapa nos trae. Enfermedades como la hipertensión, diabetes, parkinson, alzhéimer, cáncer, se nos cae el cabello… Nuestro organismo, desgastado por el paso del tiempo y la forma de vida que hayamos llevado, se resiente, ya no es el mismo; aunque queramos decir que seguimos siendo los mismos, que hacemos ejercicio físico, que nos cuidamos, no bebemos, no fumamos… Al igual que un vehículo, nuestras “piezas” se van desgastando. Y a diferencia del vehículo, no nos pueden cambiar o adaptar otros repuestos.

Lógicamente que, al igual que el automotor, habrá personas que por distintos motivos se conservarán en mejor estado que otros. Pero, no nos llamemos a engaño: el paso del tiempo es inexorable y no perdona a nadie. Algunos viven más años, pero nunca podremos volver a ser y a hacer lo que hacíamos antes. Otros, queriendo sacarle el cuerpo a la vejez, exponen sus vidas en cirugías que en vez de ocultar la vejez, la muestran más. Por eso vemos tantos rostros inexpresivos y deformados. El tiempo y la naturaleza no perdonan.

Lo mejor es dejar que nuestro cuerpo adquiera la forma que Dios determinó para nuestra vejez y que nuestros órganos internos se amolden a la nueva realidad. No podemos luchar contra la naturaleza, ni debemos ponernos a decir que “la Generación de Oro” se está yendo, que fuimos mejores que todas las generaciones. Eso es un afán de detener el tiempo y no aceptar nuestra realidad.

Creo que, más bien, debemos tratar de ser mejores personas, cambiar lo malo que hemos tenido, servir a nuestro prójimo. Ya ni la plata, ni el poder nos van a servir de nada. Dice una frase de Mahatma Gandhi: “Si el dinero y el poder te hacen arrogante, la enfermedad y la muerte te mostrarán que tú no eres nada sobre la tierra”.

Además, cada día que pasa nos acerca a la muerte. Un filósofo dijo: “Todo ser que evoluciona, camina hacia la descomposición”. Eso es muy cierto. Cuando era niño, me angustiaba sobremanera cuando pensaba que mis padres y mis hermanos iban a morir algún día. Creo que todos hemos tenido ese pensamiento en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, con el paso de los años nos acostumbramos a la idea de que no solamente ellos, sino nosotros y todos los seres de la naturaleza tendrán su fin.

No obstante, nos pone a pensar el hecho de que con el Covid 19 y las vacunas que se aplicaron, sin tener una comprobación científica de su eficacia y duración, se hubiese tratado de hacer una selección por parte de las personas que dirigen el “nuevo orden  mundial” quienes piensan que no les llegará su hora. Yo había perdido a mis padres antes de la pandemia, por su edad y enfermedades; pero, aún no digiero el fallecimiento de mi hermana mayor y uno de mis hermanos menores. Así como no alcanzo a entender la desaparición de muchos amigos, colegas y personas que todavía les quedaba mucho tiempo en la tierra. Creo que es una selección antinatural. Está muriendo mucha gente, sobre todo, de los que nos vacunamos. Parece haber en esas vacunas algo para ir diezmando a la población. En su mayoría, mayores de 60 años.

Si en todo esto hay manos oscuras, que Dios los perdone, porque sólo Él es el dueño de nuestras vidas.

Mientras nos llega la hora, como dice Blest Gana:

” Y yo, sin la impaciencia del suicida,

ni el pavor del feliz,

ni el miedo inerte del criminal,

aguardo tu venida”,

Tratemos de  mejorar y de enmendar los tantos errores que hemos cometido en nuestro transitar por esta vida, para irnos en paz y sean menos los pecados que tengamos que pagar el día de nuestro juicio final.

 

(Visited 154 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy un docente de 66 años, licenciado en filología e idiomas de la Universidad del Atlántico.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    Colombia incoherente

    “No olvides sustentar tu discurso con lo que haces. Cualquiera habla, muy pocos actúan: se llama coherencia”. WALTER RISO (...)

  • Colombia

    Vejez, muerte y un virus creado

    “Seres queridos te miré sañuda arrebatarme, y te juzgué implacable como la desventura, inexorable como el dolor y cruel(...)

  • Colombia

    Los textos escolares: la eterna angustia de los padres

    “La sabiduría nos llega cuando es demasiado tarde”  Gabo No pretendo decir con el título de este texto que(...)

  • Sin categoría

    La historia no perdona

    “Por sus frutos los conoceréis”- Mateo 7: 16 El ser humano podrá engañar, jurar mintiendo y poniendo a Dios(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

FOGO BISTRO BAR El restaurante Fogo es de los últimos sorprendentes(...)

2

[caption id="attachment_132" align="aligncenter" width="1024"] Cueva de glaciar Vatnajökull - Islandia[/caption] Desde(...)

3

Hace unos días, en el marco del Festival Centro, que se(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar