Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El flujo de migrantes hispanoamericanos a Europa crece de forma inmensurable, esto sin contar a quienes eligen como destino a los Estados Unidos y Canadá, e incluso a quienes migran a otros países vecinos del hemisferio americano. Las principales ciudades europeas como Madrid, Londres, Paris, Berlín, entre muchas otras, reciben en la actualidad a cientos de miles de migrantes de países como Colombia, México, Argentina, Perú, Ecuador, y evidentemente un numeroso grupo proveniente de la Venezuela socialista. Pero también llama la atención, la presencia de numerosos españoles, italianos y portugueses. Tal parece que en algunos de los llamados países latinos de Europa, se atraviesa por fenómenos políticos y económicos muy similares a los nuestros; la corrupción, el desempleo, la inflación, y una oferta salarial muy por debajo de la media de los países más prósperos que integran la Unión Europea, son algunas de las razones que generan esta migración.

La situación se vuelve más evidente cuando en la vida diaria no es una casualidad encontrarse en algún local con argentinos que han decidido hacer uso de su rico pasado migratorio europeo, para escapar de la criminalidad, la inflación y la crisis política que desborda a ese país. Lejos queda ya el recuerdo de una nación que al iniciar el siglo XX, era considerada como una de las economías más fuertes del mundo. En el caso de España, Portugal e Italia, la caída del salario real y la precariedad laboral a llevado a muchos profesionales de diferentes campos a probar suerte en países donde pueden obtener mayores garantías en sus empleos, ventajas que también hacen uso quienes carecen de un perfil técnico o profesional.

Durante la Guerra Civil Española y luego con la Segunda Guerra Mundial, numerosos europeos emigraron al continente americano y encontraron un territorio y una sociedad que los acogió de forma inmediata, en algunos países como Argentina y Venezuela, se les ofrecieron numerosas ventajas que facilitaron la llegada de muchos más, encontrándose con una prosperidad y abundancia totalmente desconocida en sus países de origen donde la devastación de la guerra había arrasado con todo. Sin embargo, la Historia está llena de paradojas, ironías y por supuesto tragedias.

La paradoja de nuestro continente es que, siendo nuestros países propicios para la riqueza, debido a la gran extensión de la mayoría de sus territorios, la diversidad de pisos térmicos, la enorme capacidad para la producción de alimentos, sin mencionar la variedad de recursos minerales de su subsuelo y yacimientos de petróleo y gas. La mayoría de su población vive con serias limitaciones y dificultades para alimentarse diariamente, teniendo la imposibilidad de acceder al agua potable, servicio eléctrico, médico, educativo, entre muchos otros servicios básicos. La ironía es que a pesar de que numerosos políticos del lado que sea, prometen en cada periodo electoral cambiar la situación con soluciones mágicas y mentiras que se han repetido incansablemente, solo podemos ser testigos de cómo tan solo unos meses después de llegar al poder empiezan el saqueo sistemático de nuestros bolsillos. Nos quejamos y criticamos para luego en las siguientes elecciones seguir eligiéndolos.

Pero la mayor tragedia que nos afecta es la perdida de la esperanza, que nos ha sumergido en la decepción y la frustración. Un continente con los índices de violencia más altos del mundo, acrecentando cada vez más una visión pesimista del futuro que ha llevado y sigue empujando a cientos de miles de personas a marcharse, reuniendo a individuos de todos los países de Hispanoamérica en la vieja Europa, diferentes orígenes envueltos por las mismas tragedias.

(Visited 112 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Historiador y Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, Doctor en Historia de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla - España. Con más de 20 publicaciones entre libros, capítulos de libros, artículos, papers y otros documentos. Entre mi experiencia profesional se encuentra mi trabajo por cinco años en proyectos de memoria histórica para las Fuerzas Militares, el Centro Nacional de Memoria Histórica y el IGAC.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

—Flaco, hermano, cómo te parece que falleció Vicky, la Menuda —me(...)

2

El tema de la comunicación clara, del que he venido hablando(...)

3

¡La independencia de poderes parece no incluir el Congreso! Se terminó(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar