Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
@Silviadan
Recientemente hubo una gran polémica en los Estados Unidos  alrededor del contenido de  una  carta escrita por Kim Hall, la madre de  tres adolescentes que decidió plasmar su desesperación y rabia al ver las poses y  vestimentas  usadas por las amiguitas de sus hijos  para comunicarse con ellos a través de las redes sociales. 
La carta explicaba a las jovencitas que sus poses, la falta de ropa interior y el vestuario eran vistos no solo por sus hijos, si no por toda su familia – incluyendo a su hija de 8 años -. Según la madre, con las fotos no estaban logrando ser recordadas precisamente por su intelecto. Molesta, la madre pide a las adolescentes – entre otras cosas y luego de varios comentarios muy críticos – ,  que  “si quieren mantener la amistad con mis hijos, tendrán que estar vestidas decentemente. Si sus fotos son de alguna manera sexy (y ustedes saben a qué me refiero), serán bloqueadas”. 
El documento se volvió viral (se habla de más de 5 millones de visitas) y la discusión no se hizo esperar. Algunos comentarios le hacían notar a la madre en cuestión, que sus hijos también habían posteado fotos de sus cuerpos en la playa sin camiseta, mostrando sus recién desarrollados músculos, y que sobre  eso – oh sorpresa – no comentaba. Otros opinaban sobre lo triste que es que las niñas desde temprana edad se dejen llevar por la necesidad de ser aceptadas mostrando primero  sus atributos físicos antes que sus capacidades intelectuales. 
Y es ahí donde quiero detenerme: ¿Cómo zanjar la línea entre lo que nos hace sentir bien como mujeres, la manera como queremos ser percibidas, y el bombardeo cultural que recibimos desde chiquitas para que llamemos la atención, no solo de los hombres sino también de las mismas mujeres?. 
Lo que seguramente están buscando estas adolescentes es validación de sus pares. Para ellas, el físico tal vez, es parte de la comunicación que quieren entablar. Es casi que un inherente a su feminidad mostrar su “poderío físico” aprendido desde que nacen. Tristemente siendo adolescentes,  no miden consecuencias y es por eso, creo yo, la Sra. Hall (adulta y experimentada) les pide pausa. Mesura. 
Entonces el problema no es la falta de vergüenza de las niñas. Es la necesidad de validación que buscan a través de sus cuerpos y posturas. Es otra vez, la permeabilidad cultural de los estereotipos. Más que impedir a los jóvenes que observen las fotos de sus amigas, sería ideal si la conversación con ellos girase en torno a los estereotipos, la necesidad de validación, el mirar más allá de las apariencias. Esa si sería una discusión en la que la Sra Hall podría generar un cambio en sus hijos, y en las niñas que desesperadas buscan comunicarse. 
(Visited 95 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: MSc  Ramón Gabriel Aguilar Docente Tecnología en Gestión Ambiental Politécnico(...)

2

Recientemente ha empezado a calar en redes sociales la idea de(...)

3

Este lunes siete de marzo finalizó la teleserie del canal TVN(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar