Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los bebés reconocen su entorno a través de los sentidos. Inician su vida probando con su boca todo lo que alcanzan para determinar si es real o no. Saborean el seno de su madre y luego toda clase de juguetes con los que se distraen y divierten.

Entonces se concentran en la audición. Llegan los cantos, las melodías. Los sonidos. La voz de su mamá, o la de su papá. Con ellos sonríen, se calman, se asustan o lloran.

Y entonces viene el reconocimiento del tacto. Pasan horas mirándose las manos o tocándose sus pequeños piececitos, reconociéndose, admirándose, queriéndose.

Lo vemos claramente. Para un bebé, la experiencia sensorial es su manera de estar acá, ahora, presente. Sintiendo. Así disfrutan el mundo. Un mundo al que deben adaptarse para sobrevivir. Y por unos años lo gozan tal cual. Sin preocupaciones, sin vacilaciones. Con la absoluta certeza y el hermoso placer de ser, de estar, de existir. Lo vemos en sus ojitos, o en la inmensa paz de su sueño. Lo oímos en sus risas y en su ternura.

Y de pronto llega la razón. Los pensamientos. Las interpretaciones de lo que vemos. Los juicios de lo que debería ser. Los razonamientos, el intelecto. Y la realidad cambia. Deja de ser el deleite de los sentidos, para convertirse en lo que la mente decida. Entonces llegan las digresiones, las imágenes, los recuerdos y las ambiciones. Las expectativas. Con ellas, las frustraciones, los miedos y las ansiedades.

Es extraño. Tan extraño que a veces hasta podemos separarnos de esa mente. La podemos ver creando toda serie de historias que nos elevan o nos acaban. Por eso el éxito de todas las tácticas de meditación que lo que buscan, en su gran mayoría, es hacernos consientes del poder de estos tan exaltados pensamientos.

Hemos convertido a la razón en nuestro mayor tesoro. Por eso idolatramos a pensadores y filósofos. Por eso premiamos a los intelectuales. Nos jactamos de nuestros pensamientos y del procesamiento de las ideas que nos producen nuevas o ficticias condiciones. Felicitamos a quien recuerda o a quien planea. Nos distraemos creando fantasías que nos llevan a mundos que no existen. Evadimos, escapamos y eludimos nuestra realidad con los pensamientos.

Y nos preguntamos por qué no somos felices. Por qué se van tan rápido los momentos. Por qué nos levantamos asustados o deprimidos. Por qué nos arrepentimos, o nos preocupamos.

Son poderosos. Muy poderosos.

Entonces volvamos a los sentidos. Si nos tocamos las manos, o abrazamos. Si caminamos descalzos. Si oímos con atención la sonrisa de nuestros hijos. Si regalamos un beso. Todo vuelve a cobrar sentido. La vida es amable y estamos bien. Estamos acá, hoy.

Respira profundo. Saborea un vaso de agua. Tócate las manos.

 

 @Silviadan

 

(Visited 438 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar