Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
obama.jpg
Las celebraciones por la victoria del presidente Barak Obama no se han hecho esperar, desde que se confirmó su triunfo sobre la media noche del pasado martes, las redes sociales batieron records de participación y envío de mensajes, encapsulados en menos de 140 caracteres. Presidentes de Europa, Medio Oriente y Latinoamérica han hecho públicas sus felicitaciones, rindiendo pleitesía al primer mandatario de la mayor potencia mundial. Y hasta notas caricaturescas, como la de Silvio Carrasquilla con sus fingidas elecciones en Turbaco, municipio cercano a Cartagena, alimentaron la avalancha mediática de los últimos días alrededor de la Unión Americana. El mundo celebra o al menos respira un aire de tranquilidad postergada, pues con Obama ganaron no sólo él, el partido Demócrata o la familia Clinton. Sino muchos, pues es un triunfo de la razón.

Me refiero a la razón como fundamento de lo que Occidente ha construido en los últimos cuatro siglos. Desde que el pensamiento político emergió en el lapso de lucidez renacentista con Nicolás Maquiavelo, “quien entendía la política como ciencia, alejada de la moral y de la religión” (Caballero, Soho, 2009), pasando por la Ilustración y su anhelo pedagógico de ciudadanos exteriorizado en la búsqueda de su autonomía y el uso de la razón para iluminar el mundo. La misma que llevó a la Revolución Francesa y la Independencia Americana. La razón en la política como un ejercicio de observación y de comprobaciones prácticas, hecha por hombres de carne y hueso, y no por prototipos tasados. Esos que el candidato republicano Mitt Romney representa: hombre blanco, exitoso, conservador, siervo de Dios y ejemplo del “buen tipo” americano.

  Un modelo en el que no caben todos, y por lo tanto un escenario estrecho: de espacio (Wall Street y el Tea Party), de candidatos: entre Rick Santorum, Newt Gingrich, Sarah Palin y Paul Ryan no hay mucho de donde escoger; y de miras: pretendían retornar a la Casa Blanca con un discurso xenófobo gastado, mezclado con posturas corporativistas tangenciales. Desconocieron -o menospreciaron, sería más preciso decir- a las minorías, que Catalina Ruiz-Navarro enumera como “las mujeres, la diversidad étnica, la comunidad LGBTI, los consumidores de sustancias psicoactivas y los países que las producen, […] los jóvenes y los ancianos, que demostraron que aún siendo minoritarios pueden ser una mayoría con peso político” (El Espectador, 8, 11, 2012).

En fin, una pléyade de inmigrantes, trabajadores latinos, afroamericanos, por ahí mismo indocumentados y hasta librepensadores. Todos los que no caben en el manoseado y nostálgico “sueño americano”. Unos como otros con una consigna: evitar el triunfo de Romney. Pues más que una filiación veraz con las políticas o hechos cumplidos del actual mandatario, esas minorías se vieron representadas, o al menos, no señaladas por Obama, cuyo gobierno paradójicamente “es el que ha llevado a cabo más deportaciones masivas de inmigrantes en los últimos gobiernos” (CNN, 2012).

romney.jpg

                    Mitt Romney tomándose “la foto” para capturar votos entre los indecisos.

 Y no sobra recordar que en las elecciones del 2000, cuando el candidato demócrata Al Gore perdió las elecciones frente a George W. Bush, la Florida y los latinos fueron determinantes: los 29 escaños al Colegio Electoral para el partido Republicano, fueron un castigo a Clinton (y su candidato) por toda la novela del aquel entonces niño -hoy símbolo de la lucha cubana- Elián González. Además, las dos reformas migratorias de los últimos gobiernos que han trabajado por la comunidad inmigrante, fueron impulsadas por Ronald Reagan (1981-1988) y George W. Bush en el 2007. El primero como una estrategia administrativa de control de mano de obra, y el segundo, como una forma de resarcirse de la calamidad económica causada por las guerras de Afganistán e Irak.

 Porque si bien en la noche y madrugada del martes la celebración no tuvo la espectacularidad, el rito casi mágico religioso revestido de esperanza que significó la llegada a la presidencia de un hombre afroamericano hace cuatro años. Las causas, o mejor, los problemas de fondo no han variado, “cuatro años no son suficientes para reparar el daño de la administración del presidente Bush” explicaba Clinton en la Convención Demócrata hace un par de meses. Con lo que advertía al tiempo que aseguraba que con un segundo gobierno demócrata se llegaría a la “prosperidad que todos queremos para nuestra nación” (El Tiempo, septiembre, 2012). Para salir de una vez avantes de la crisis del 2008, de la cual nuestro país, según sus ministros de Economía, está protegido. Aunque creo que la palabra indicada es acostumbrado.

 Pues las consecuencias de emprender una guerra no se pueden prever ni controlarse a un corto plazo. El mismo Maquiavelo advertía en su Príncipe que comenzar una guerra era sumamente fácil, lo realmente complicado era terminarla. Superarla no sólo en lo económico, como ocurrió en la Europa de la posguerra con el Plan Marshall, sino en lo cultural y psicológico colectivo: los estadounidenses viven entre la angustia y la paranoia constante de un ataque terrorista, con miedo, algo imposible de sobrellevar. No sólo hoy sino desde que se autodenominaron como potencia y buscaron un Némesis en el que reflejar su grandeza: ayer fueron la Alemania Nazi y la amenaza  comunista, hoy los fanáticos del Islam y los inmigrantes. De ahí la Ley de Arizona del 2009 y el señalamiento de las minorías no sólo raciales, sino sexuales, políticas y culturales.

obama bbb.jpg

 
 El partido Republicano desde hace un par de años -cuando retomó el control de la Cámara- no ha dejado de explotar esa vena xenófoba y racista, excluyente e intolerante en contra de lo que para ellos son una amenaza a la nación: los otros. El reflejo de una visión alejada del entendimiento y la reflexión, sustentada en un prejuicio, un miedo que aún hoy rinde frutos. Por algo votaron algo más de cincuenta millones de estadounidenses por la dupla Romney-Ryan.

 Ganó lo mejor. O como señalaban jocosamente algunos columnistas: “lo menos malo”.

Imagenes, archivo de la revista digital Kien y Ke, Magazine.com, y cadena ABC, 2012.

En Twitter @ferchorozzo
 

(Visited 233 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Saltando de un lugar a otro encontró su pasión en escribir, y sus textos han sido publicados en revistas como Gatopardo, SoHo, Esquire, Vice, Malpensante. Bogotano, profesor en algunas universidades e investigador asociado de Los Andes y apasionado por el periodismo, acaba de escribir su primer libro con Penguin Random House, "CSI Colombia", siete crónicas de cómo las ciencias forenses decodificaron algunos de los crímenes más impactantes de la historia reciente de Colombia. ​

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Estamos tan ocupados mirando hacia afuera, hacia lo que está justo(...)

2

[caption id="attachment_2012" align="alignleft" width="216"] Jorge Yarce Maya, fundador de Colprensa, promotor(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar