Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Vivimos un proceso un tanto complicado porque tenemos un gran abismo entre lo que queremos y lo que creemos que podemos alcanzar. Acostumbrados a ver pasar frente a nuestras narices miles de muertes, de asesinatos cruentos, de desaparecidos, de masacres, perdimos la valentía de asumir la responsabilidad de construcción de país. Fuimos cediendo la responsabilidad desde la sociedad civil al Estado. El Estado es la vaca, es decir el culpable de todo. Pero y nosotros… ¿Qué pedazo de esa responsabilidad nos toca?

Construir un país en paz, supone desarrollar una cosmovisión compartida de cultura de paz. Eso implica que todos los ciudadanos asumamos que somos nosotros, los únicos responsables, los sujetos creadores de esa paz. La paz está en cabeza de cada uno de nosotros los ciudadanos, que con cada acto cotidiano debemos sumar acciones de paz y narrativas de paz. Eso implica una reflexión cuidadosa y a conciencia de cómo nos comunicamos, cómo nos relacionamos, cómo expresamos desde nuestro lenguaje no verbal nuestras emociones y pensamientos, cómo tratamos a los demás, cómo son nuestras actitudes, cómo discriminamos con una mirada o con un cambio de acera en la calle, cómo nuestros miedos se convierten en desaires a miles de personas que buscan nuestra compasión…

La paz, estimados lectores, no es un asunto exclusivo del Estado, es un asunto de construcción de ciudadanía de paz. Cada persona en este país tendrá que asumir el reto de construir paz en sus acciones, pensamientos, emociones, relaciones. Frente a este reto debemos dejar de permitir que ocurran los actos de corrupción frente a los cuales nos rasgamos las vestiduras, pero no hacemos nada. No hacer nada es permitir. Los corruptos han llegado a niveles de corrupción inimaginados. Los datos son aterradores. Nos piden ajustar los impuestos, aportar al país, sacrificarnos, pero qué hacemos para evitar que nos roben? No quiere decir que tomemos la justicia en las manos, se trata de crear redes, aprovechando las herramientas que la tecnología ofrece, para hacer “juicios sociales”, poner en evidencia a los corruptos. Publicarlos, que la ley se les aplique de una sin tanto juicio, ni tanta traba que la misma ley les permite para dilatar y al final salen impunes. Y vuelven a sus vidas como si nada.

La Colombia que todos, los unos y los otros, queremos es una Colombia solidaria, compasiva, echada pa’lante en la que quien trabaja con dedicación y honestidad le va bien, pero en la que todos somos auditores para delatar la corrupción, el mal trato, la discriminación y todas aquellas herramientas de conflicto que enarbolamos sin darnos cuenta que ese conflicto que vivimos no solo fue armado sino también lleva a rastras una violencia simbólica de la que todos fuimos responsables.

(Visited 254 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

PAZPAÍS es una iniciativa que propone un Modelo de SerPaz para implementarlo en organizaciones comprometidas a construir Paz a partir de la transformación de sus individuos en personas que optan por la paz como una decisión personal y se manifiestan a través de acciones cotidianas. PazPaís propone un modelo para alcanzar esa transformación, basado en antropología empresarial.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

LO QUE EMPIEZA MAL, TERMINA MAL. Las reformas han sido la(...)

2

Eric Patrick Clapton: Después de tener una exitosa carrera como integrante(...)

3

El servicio al cliente siempre ha sido un factor crucial en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar