Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Médicos. Hombres de suerte.

Sus éxitos brillan al sol…

y sus errores los cubre la tierra.”

(Michel E. De Montaigne)

 

El escritor, filósofo e historiador francés del siglo XVI, Michel de Montaigne, alguna vez lanzó un pensamiento muy cierto pero muy cáustico, el cual adquiere vigencia en estos días de pandemia o post pandemia, no sabría como decirlo. Palabras que se escurren por la memoria y se expresan así: ˝Los médicos, hombres de suerte. Sus éxitos brillan al sol… y sus errores los cubre la tierra”. Viene a mi memoria el trasegar de la cotidianidad y analizo esta bendita realidad de Pedro Pueblo.

La  nubosa mañana aún no ha permitido que el sol salga a calentar y a dar los buenos días a esta sufrida masa de personas que guareciéndose de la pertinaz lluvia, espera que abran los consultorios de la clínica donde son atendidos con displicencia por un grupo de “nuevos profesionales de la medicina” desde hace unos años, quizás con los mismos problemas que ellos o tal vez peores. No se sabe.

Ya la imposición del nuevo sistema de salud ha hecho de las suyas desde aquel diciembre veintitrés del noventa y tres. Jamás se pensó que sería la invisibilizaciòn y el deterioro de la condición humana en un país tan creyente a la virgen y al sagrado corazón, donde nos matamos por un gol de la selección o del equipo amado y nos damos golpe de pecho cuando alguien critica fuertemente las anomalías, acudiendo a nuestra limpidez y asepsia moral. Sin embargo, allí estaba esa masa humana o Pedro Pueblo como se le conoce, esperando, o mejor dicho, suplicando algo que estaba normatizado legalmente en una ley hecha quizás para controlar la natalidad y el crecimiento demográfico. No se sabe cuáles fueron sus verdaderos propósitos ni quien los craneó con tanta malevolencia. O tal vez se sabe, pero no nos atrevemos a decirlo por temor a desaparecer.

Pedro Pueblo muchas veces suplica a través de tutelas para que lo atiendan y lo dejen vivir, no obstante la voracidad y la deshumanización de los dueños de esas empresas de muerte. Él no quiere morir abandonado de la mano de Dios por la insensibilidad de estas bestias y la abulia estatal.

Ahora, el tiempo de la mañana transcurre como si no fuera valioso para ellos. Pedro Pueblo, protegido con un viejo periódico, espera tejiendo y destejiendo, tal como Penélope de Ulises, las palabras con las cuales lo ilusionaron cuando apenas se hablaba en los salones y círculos políticos de las ganancias, ventajas y negociados que se podían obtener con la creación de clínicas y centros de atención de salud para él. A su mente llegaban a raudales imágenes y palabras de entrevistas de gurúes, expertos y especialistas que se aventuraban a vaticinar una sociedad equilibrada e igualitaria tutelada por un Estado y unos gobiernos democráticos, defensores de los derechos a la salud y el bienestar social y de unas empresas de salud límpidas y deseosas de servir a los colombianos y colombianas. Noticias lanzadas al aire por la radio, la prensa escrita y la televisión de los beneficios de esa nueva estructura empresarial para atender la salud de la gente. Eran la panacea del gran cáncer y la deteriorada salud del país y el sucedáneo ideal del I.S.S. Total, no había quien rebatiera con buenos argumentos las desventajas del nuevo sistema y quien lo hiciera era enemigo de éste y entraba en la lista negra de los futuros desaparecidos.

Así una a una se fueron hilvanando algunas relucientes palabras  de la ley 100, convertidas en interrogantes en la mente de Pedro Pueblo: ¿ A qué seguridad Social  Integral se refiere esa ley? ¿De qué disponen la persona y la comunidad para gozar de una calidad de vida? ¿A qué cobertura integral de las contingencias hacen referencia? ¿ Cómo lograr el bienestar individual y la integración de la comunidad?

¿A cuáles derechos irrenunciables de la persona y la comunidad se recurrirá para obtener la calidad de vida acorde con la dignidad humana? ¿A ciencia cierta a cuáles obligaciones del Estado y la sociedad, las instituciones y los recursos destinados a garantizar la cobertura hace referencia esta ley asesina? ¿A cuál servicio público esencial de seguridad social  que se prestará con sujeción a los principios de eficiencia, universalidad, solidaridad, integralidad, unidad y participación hace referencia? Mientras Pedro Pueblo va interrogándose, es atendido sin ser auscultado como debería hacerse en toda consulta médica, pues el médico sólo le presta atención al software del computador para prescribir el Ibuprofeno genérico, la Tiamina de siempre, con el antiparasitario perenne, después de preguntarle el nombre y la edad. El dolor y el abandono lo matan lentamente y  le acrecientan las posibilidades de morir sin disfrutar de una pensión. Pues ya ni trabajo tiene para alcanzar su pensión y si tiene el derecho a tal privilegio muy seguramente no lo disfrutará en esta vida. Así, con ese desconsuelo generalizado, Pedro Pueblo regresa a su casa con la convicción de curarse con las oraciones a sus santos predilectos.

(Visited 201 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy maestro por convicción y devoción, licenciado en educación con énfasis en español y francés, egresado de la Universidad del Atlántico; especialista en Metodología para la enseñanza del español y la literatura de la Universidad de Pamplona, y magister en Neuropedagogia de la Universidad del Atlántico.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

#CorteAbortoNo La pandemia de Covid-19 dejó 3.5 millones de muertes en(...)

2

Leí un texto que me hizo desempolvar un libro amado. Lo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar