Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una alegoría al reflejo de quienes creemos ser. 

Hay preguntas en la vida para las que nunca vamos a estar preparados; quizá mucha gente pueda afirmar lo contrario —y con justa razón—; sin embargo, desde mi realidad me atrevería a considerar que el ser humano nunca puede ser determinante frente algo, por más convicción que adule tener. Somos entes y sujetos con miradas subjetivas, pensamos de formas diferentes y tenemos un montón de demonios internos qué día a día tratamos de librar. 

Si me preguntaran que si estoy preparado para morir mi respuesta sería un rotundo NO. Y aun así, no descarto la posibilidad de algún día poder llegar a decir que sí, aunque el ritual a la muerte me llene de fastidio y desesperación.

Pero bueno, no quiero seguir siendo melodramático y por eso esta entrada no necesariamente hablará sobre la muerte; sino más bien de lo vivos que estamos y de todas esas decisiones de vida, sujetas a contextos y experiencias, que —quizá— pueden ayudarnos a ver el mundo desde una perspectiva mejor.

A mis ocho años de vida, más o menos, detestaba las lentejas, más aún si el mismo plato de sopa iba acompañado de papa cocinada. Era un karma, para mí, un niño que quería ser autónomo y no podía. Tenía que tragarme literalmente un plato de esos, con morro y todo, qué sirven en Antioquia para que el niño quedara bien alimentadito.

Cuando pude —o creí— decidirlo, lo hice. Decidí que no comería más lentejas y que, así eso representara un conflicto interno y familiar, en mi casa tenían que entender que no me gustaban ni las lentejas ni la cebolla.

El tiempo transcurría y cada día que pasaba me daba cuenta que mis acciones siempre estaban sujetas a las determinaciones familiares, ya no era solo el plato de lentejas o la ensalada con cebolla, sino el tipo de música que escuchaba, los afiches que pegaba en mi habitación y la fe católica que me inculcaron hasta más no poder. Como todo adolescente y joven, tuve que lidiar con un montón de procesos difíciles en mi hogar y represiones ante el mundo, porque aunque estaba seguro que podía ser determinante y tomar mis propias decisiones, la vida —y mi familia— se encargaban de mostrarme todo lo contrario.

A medida de que pasaron los años logré asumir un poco más de “independencia” y creí tener mi vida bajo control; sin embargo, me di cuenta tiempo después que las acciones y determinaciones muchas veces estaban sujetas a contextos que no escogí vivir, ni sentir, pero que simplemente llegaron.

Enamorarme de las personas menos indicadas y disfrutar siempre la experiencia, por compleja que la misma sea. Nacer, crecer y construirme en un territorio que no escogí. Representarme y adaptarme a un concepto con el que decidieron nombrarme, para darme una identidad propia —o personal—, y aprender a vivir con el deseo de comerme un mundo al que ni siquiera decidí venir.

Aun así, aprendí a besar mis raíces sin conocerlas, y a configurarme en un territorio que me hace suyo, con su diversidad cultural, como parte de todo lo nuestro. Entender que la vida es del color que le queramos impregnar y que así sea rosa, gris o amarilla siempre traerá consigo una experiencia que vale la pena albergar.

El hombre condena su propia muerte al ayudar a los hombres a llegar a la verdad”.

Platón.

Si me permitieran decidir, lo haría igual. Viviendo lo que creo que decido y disfruto, llenándome de cada aire de vida que llegue a mí. Decidir acompañar mi trayecto de los seres que amo —aunque ellos no me quieran amar—. Respetar sus decisiones, aún al estar seguro que no son determinantes. Y entender que la vida es el diario que todos podemos rayar, como decisión de vida impuesta o racional. Qué si decidimos con amor, podremos entregar al mundo dosis de él, para que cuando alguien quiera decidir —o decidan por él— solo nos quede una misma intención: la de querer creer que decidimos, aún sin desconocer nuestra realidad.

Yo decidí que quiero amarte, y por eso concluyo este texto con un manifiesto a la soledad: 

Me he desgastado regalándole amor al mundo, expresando de mí lo más puro. Me duele saber que nadie quiera tanto amor que estoy dispuesto a entregar porque en mi cuerpo está quedando grande —también— hasta el borde de quedarme solo, repletito, y vacío al mismo tiempo. Que cada gesto, expresión, o palabra lo expreso desde mi más sincero sentir. Qué deseo amar —o amarte— sin sentir preocupación alguna. Que como cualquier ser humano, mundano, necesito reciprocidad. Que vivo un mundo en soñarte e idealizarte. Que quiero configurar mi entorno contigo.

Que me siento dueño de lo que te entrego, porque sencillamente me lo has hecho sentir. Que quiero mi vida junto a ti, feliz, y sin miedo a comprometer mi libertad. Que te amo porque te conozco desde hace rato y porque vi en ti lo que en nadie más ha visto. Que deseo un sí como consecuencia de un futuro, de una vida materializada en sueños. Que despierto besándote y sintiéndote lejos, pero deseando tenerte al rincón de mi almohada y compartiendo un aliento de vida.

Me duele saber que es NO, pero creo que quizá luego sea un sí. Y por ello estoy acá, contigo, buscando una respuesta que subsane mi alma. Te veo ahí, tan tú sin mí, y lleno de ti; y me castigo al desearte cada vez más. Te veo tan lleno de vida, seguro de ti, y perfecto; que me muero de ganas por complementar lo que quizá no te haga falta.

Me siento abrumado sin ti, deseando cada parte de tu cuerpo. Me siento sin ti a menos de un metro de distancia, acariciando tu pelo. Me siento lejos y te extraño en el mismo espacio terrenal. Amo todo de ti, tu sonrisa fugaz, tu inocencia ante al mundo. Amo verte sonreír y callar. Amo tus expresiones sinceras y tu forma de quedarte dormido sin más. Tu ternura al concebir el sueño, tus gestos de placer e inocencia al sentirte tranquilo. Deseo regalarte eso, tranquilidad y seguridad. Deseo que seas libre y feliz, junto a mí. Deseo despertarte con un beso, tierno, y amoroso. Deseo que sigas siendo todo para mí, y que además puedas entenderlo.

Te amo y aunque no estés dispuesto, ya lo decidí. Te amo porque con tu forma de ser me ensañaste a hacerlo. Te amo porque sos el mejor ser humano y más maravilloso que jamás antes pude conocer. Te amo porque respetaste que te entregara mi amor y creo que te cargaste de él, aunque determinaras una posición de negación que nunca voy a estar dispuesto a entender. Te amo porque naciste para ser amado, y te lo mereces. Porque sos el ser más maravilloso del mundo y me siento afortunado de conocerte. Te amo porque proyectas amor y bienestar, porque tu esencia no da más a la gente que amarte; y te amo porque me permites ser tu amigo y expresarte el amor más sincero que un ser humano pueda entregar.

No quiero terminar un cuento sin empezarlo a vivir, pero quiero saber que por si algún día me lees, este momento de mi vida fue tuyo —como muchos otros más— y que te robaste mi mayor capacidad: la de amar.

Por eso hoy escribo con dolor el manifiesto más duro: el de un luto a un amor, que no decidí sentir. 

(Visited 256 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y creador digital. Viajero, melómano y lector. Un dibujante de voces humanas.

Más posts de este Blog

  • Cultura

    Gana millones haciendo videos para redes sociales; ¡acá te explico cómo!

    ¿Es posible hacerse millonario usando redes sociales? El mundo siempre está en constante evolución, y las nuevas tecnologías de información y comunicaciones nos has demostrado que las posibilidades de generar ingresos van más allá de un trabajo convencional, de oficina y de más de 10 horas al día, como lo propone Rodolfo Hernández, el viejito histérico que está ad portas de ser, posiblemente, el nuevo presidente de Colombia y quien --según expresó recientemente--  implementaría una jornada de más de 10 horas de actividad laboral diaria, en caso de ser electo.   Escrito por Henry Orozco - @SoyHenryOrozco / Periodismo de Blog.   La internet nos ha demostrado que las herramientas digitales han revolucionado el mundo real y que lo seguirán haciendo, como una carrera sin fin en la que los competidores, en este caso los internautas, podrán alcanzar logros más allá de sus limitaciones físicas o espaciales. Y es precisamente con la llegada de nuevas oportunidades en el mundo digital que muchas personas han logrado monetizar su trabajo desde casa y obtener ingresos a los que su condición de vida, país, sistema o formación académica nunca antes les habría permitido llegar. Cada día vemos còmo miles de jóvenes que han entendido estas dinámicas comerciales digitales han logrado monetizar sus redes sociales y obtener muy buenos ingresos, en dólares, desde diversos países del mundo. Es precisamente acá donde me quiero centrar y darles un poco de luz al respecto; si usted, como ellos, o yo, es una persona interesada en adquirir nuevas posibilidades de trabajo, sin dependencia de una oficina, y con la satisfacción de poder obtener muy buenos ingresos, de seguro este articulo le será de gran utilidad para comprender un poco acerca de los modelos de monetización que se pueden implementar hoy en día con el uso continuo de las redes sociales y las plataformas digitales.

     
    Ver esta publicación en Instagram
     

    Una publicación compartida por Henry (@soyhenryorozco)

    Existen muchas ofertas laborales en el mundo digital que han logrado desestimar un poco el verdadero fin de la monetización de las redes sociales debido a que personas inescrupulosas han tergiversado la información y engañan a las personas prometiéndoles obtener muy buenos ingresos con el uso de sus redes sociales o plataformas digitales, a partir de modelos de inversión en las mismas, que no son más que “Esquemas ponzis” o “Redes piramidales”; sin embargo, hay que dejar por sentado que si usted es una persona que no posee recursos y que no desea invertir su capital en negocios  que no conoce o de los que es testigo que comprenden una amplia posibilidad de alto riesgo, es mejor que se abstenga de hacerlo y se instruya muy bien antes de entregarles sus ahorros a estafadores digitales o personas que ven una oportunidad de ganar a costa del sacrificio de otras. Diariamente usamos diferentes redes sociales como Instagram, Facebook, Tiktok, Youtube o páginas webs que nos permiten entretener y saciar nuestro tiempo de ocio; pero no somos conscientes –quizá—que el contenido que consumismos en estas redes sociales, vienen de personas que se han denominado creadores de contenido y que le han sabido sacar muy buena partida a todo este mundo digital, monetizando sus productos, en este caso videos, y obteniendo muy buenos ingresos directamente desde las plataformas digitales o redes sociales, oficiales, que le pagan a los creadores sumas bien interesantes de dinero, en dólares, a fin de poder seguir captando nuevas audiencias y fidelizando usuarios en sus sistemas de red. Facebook, por ejemplo, es una red social que paga miles de millones de dólares diariamente a creadores que monetizan sus videos en sus “Fanpages”; y para ser más exacto, en Colombia hemos visto  influenciadores como Yeferson Cossio que han mostrado públicamente en sus redes sociales facturaciones superiores a 1 millón de dólares en un lapso inferior a dos años, solo con el uso adecuado de esta red social: Facebook, la cual tiene unos requisitos esenciales de monetización que van desde crear contenidos originales, cien por ciento propios, sin marcas de agua, sin copyright y que capten el interés del público desde sus primeros tres segundos de reproducción, a fin de poder sostener una audiencia grande por más de 3 minutos en su plataforma, y permitir a los creadores una monetización de “Anuncios In Stream”. Pero no es trabajo fácil, ojo, para poder ser beneficiario de este modelo de monetización, el creador debe contar con un número de seguidores mínimo en su fanpage, 10 mil seguidores o más, y con cierta cantidad de videos activos que juntos sumen un mínimo de 600,000 minutos reproducidos para poder aplicar al sistema de monetización.
    Es importante saber que no solamente Facebook les paga a los creadores de contenido, también existen otras plataformas como Youtube, Tiktok, Kwai, Bigo… que les permiten a los creadores de contenido monetizar su trabajo, audiovisual, y obtener muy buenos resultados.
    Kwai, por su parte, es una red social de contenidos audiovisuales cortos, muy similar a TikTok que les paga a los creadores de contenido por subir videos en su plataforma, permitiéndoles; además, ser creadores oficiales de su red social, embajadores de marca, que representen su identidad desde múltiples apuesta de contenido, en diversas verticales: Noticias, Información, Humor, Comedia, LifeStyle, Musica… y cientos de categorías, más. La monetización en Kwai puede hacerse mediante una firma directa con la empresa Joyo Technology, que tiene presencia en Beijing, China; o por medio de agencias o capitanes en diversos países de Latinoamérica y el mundo, quienes tienen convenio directo con Kwai y pueden ejecutar procesos de reclutamiento de creadores de contenido que deseen trabajar con esta red social, ser creadores oficiales, y monetizar sus videos obteniendo muy buenos ingresos en dólares. Una agencia que se encarga de esto en Colombia y en Latinoamérica es Wifi Oficial, @WifiOficial, quien actualmente se encuentra en la búsqueda de creadores de contenido que deseen trabajar en la vertical de Noticias de Kwai, entregando diariamente un contenido corto, de carácter informativo, para esta red social, y permitiendo al creador obtener ingresos en dólares por las reproducciones que alcancen sus videos.
     
    Ver esta publicación en Instagram
     

    Una publicación compartida por Henry (@soyhenryorozco)

      La convocatoria que actualmente se encuentra vigente en Colombia y en países de Latinoamérica, se centra en reclutar personas interesadas en hacer videos diarios de noticias, con un mínimo de duración de 30 segundos. Videos en los que el creador salga frente a la cámara, entregando cualquier tipo de contenido siempre y cuando se haga de manera informativa.
    Wifi Oficial, está buscando personas  emprendedoras, con capacidad de pararse frente a una cámara y entregar la información día a día; en videos cortos que se publican en la plataforma en formato vertical.
    Los creadores de contenido en Kwai, pueden obtener ingresos en dólares y recibir los pagos mensuales por plataformas como Paypal, Payoneer o incluso por entidades bancarias nacionales, si su país de origen es Colombia. Las posibilidades de ganar dinero con redes sociales cada día son más amplias, y existen diferentes maneras de poder monetizar las mismas; el mundo se está transformando hacia una era futurística que desvirtúa los modelos convencionales de trabajo, en los que solo tienen entrada los millonarios de cuello blanco.

  • Redes sociales

    Realidad virtual y Metaversos: una era futurística de la que ya somos parte

    ¿Te has preguntado alguna vez cómo será el mundo en el futuro? ¿Te imaginas un escenario tipo “Futurama” donde podamos convivir con robots, hologramas, realidad virtual y tecnologías avanzadas? Pues, aunque suene un poco loco, ese futuro ya llegó, y son precisamente los Metaversos y herramientas digitales los que nos permiten hacer inmersión en otras realidades futuristas y que amplían nuestras posibilidades de apropiar conocimientos. Escrito por, Henry Orozco – Periodismo de Blog. Últimamente se habla mucho del “Metaverso”, y si bien entendemos que el concepto se puede interpretar como un mundo o universo virtual; no es correcto usar este en singular, debido a que el mismo tiene una representatividad plural, por los cientos de Metaversos que hoy subsisten en red y que llevan más de una –o dos—décadas en los escenarios digitales, permitiendo que cada usuario que decida hacer parte de esto viva una inmersión cada vez mejor en la internet. El auge del “Metaverso” cobra fuerza; quizá, contemporáneamente, debido a la noticia mediática de la transición de Facebook a Meta, anunciado por su creador, Mark Eliot Zuckerberg, programador, empresario y actual presidente de Meta, empresa a la que siempre hemos conocido con el nombre de Facebook. Sin embargo, los metaversos están entre nosotros hace mucho tiempo y se representan en la web desde experiencias de inmersión que podemos desarrollar en plataformas virtuales, bien sea en 2D, 3D, realidad virtual o realidad aumentada. Gracias a estas herramientas de inmersión, hoy en día es posible visitar el apartamento de un amigo digital, subirse a su yate virtual y dar un paseo por el océano; entrar a un bar y compartir con personas de diferentes partes del mundo en el mismo escenario virtual; ir a salas de cine futuristas y vivir un sin número de actividades que nos generan placer, desde nuestras casa u oficina pero con la convicción de estar en un lugar totalmente diferente, aún siendo conscientes que solo es y será: una experiencia digital.

     
    Ver esta publicación en Instagram
     

    Una publicación compartida por Henry (@soyhenryorozco)

    El futuro es ahora, estoy viviendo la era que siempre me soñé: la de los metaversos y la realidad virtual; poder conectarme con cualquier persona del mundo en un espacio digital soñado; ir a un bar, a un centro comercial, a las mejores salas de cine 2D y 3D; volar, explorar la ciencia y la tecnología desde la inmersión.
    Asimismo, los recursos y herramientas que nos ofrecen estos metaversos son quizá motivo de debate para muchas personas que consideran que el mundo digital cada día nos absorbe más y que está acabando con nuestras prácticas cotidianas; sin embargo, hay que reconocer que las mismas herramientas digitales nos ofrecen un mayor número de posibilidades cuando de apropiar conocimientos se trata, y por supuesto, cuando deseamos globalizar nuestras relaciones públicas en función de que la internet es un mundo sin fronteras y que nos permite estar conectados desde diferentes partes del mundo, en simultánea, y compartiendo experiencias conjuntas. Precisamente, es acá donde quiero hacer énfasis para hablarles de algunas  experiencias que conocí, en función de la inmersión digital, y que considero tiene un gran potencial en los procesos actuales y futuros, que seguirán marcando un hito en el mundo contemporáneo y en los avances tecnológicos que hoy día hacen parte de nuestras realidades. Metaversos como Alt Space, The SandBox, Decentraland, Bloktopia, Somnium Space, Horozon Worlds, Horizon Venues, OVR, Next Earth… entre otros, son los espacios digitales que usualmente visito desde mis gafas de realidad virtual, Meta Quest 2, y que me permiten vivir en el fuuro que siempre me soñé: poder conectarme con cualquier persona del mundo en un espacio digital, ir a un bar, a un centro comercial, a las mejores salas de cine 2D y 3D; volar, explorar la ciencia, la tecnología y la historia desde la inmersión en la realidad virtual.
     
    Ver esta publicación en Instagram
     

    Una publicación compartida por Henry (@soyhenryorozco)

    Los Metaversos ya hacen parte de nuestras realidades, y somos nosotros mismos los principales responsables de darle el uso pertinente y adecuado a las plataformas tecnológicas o dejarnos desplazar por ellas.

  • Cultura

    Padre, he pecado.

    Fragmento del primer capitulo de mi libro: Padre, he pecado.  Recopilación de crónicas, cortas, a fin de mostrarle al(...)

  • Vida

    Vacíos emocionales

    Dar, entregarse, amar e idealizar personas muchas veces nos hacen vulnerables y susceptibles ante situaciones cotidianas de nuestra vida.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_504" align="aligncenter" width="1024"] Cervecería La Rana Dorada, una apuesta artesanal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El evangelio según Jesucristo José Saramago Alfaguara   Uno de los(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar