Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fragmento del primer capitulo de mi libro: Padre, he pecado. 

Recopilación de crónicas, cortas, a fin de mostrarle al mundo mis realidades. Percepciones que se desdibujan en el tiempo pero que toman vida en un espacio digital: Periodismo de Blog. 

Henry Orozco – @SoyHenryOrozco

El altar estaba despampanante, tenía consigo la magia envolvente de aquellos templos contemporáneos a los que los diezmos reflejan la caridad católica. No había presencia humana diferente a la mía, todo era celestial. Entré, sin pensarlo, una segunda vez, guiado por el deseo morboso de encontrar al párroco que carga las cruces morales de aquellos habitantes pueblerinos, tan lejos de la metrópolis pero tan cercanos al deseo mundano. Cuál Sodoma y Gomorra de nuestra época. Un pueblo exorbitante de placeres: Nariño.

Subiendo, a pocas cuadras de donde se sitúa la iglesia, se encuentra el parque, rompiendo con el paradigma convencional en Antioquia de abarcar un templo sagrado en el centro de la plaza y con una tradición bastante conservadora en esta región. Nariño, por su parte, centra en su coto un parque educativo, uno de los qué instaló Fajardo en su cuartico de hora como gobernador.

Esa tarde de marzo las calles vestían de comercio, de murmullos y gritos y de unos cuantos comentarios sueltos que merodeaban en las salas asistidas por los campesinos para el desfogue de tanto deseo: charcuterías, bares, cantinas y tiendas de pueblo… esas donde la vida aparenta no valer un peso, y dónde el tiempo se congela tras emprender el misterioso encuentro con la alquimia de estos hombres capaces de revolver un aguardiente con leche o pasarlo con un trago dulce de aguapanela. Otros tantos con agua o a golpe seco.

Casi todos lucían un sombrero viejo, una camisa de cuadros con uno que otro botón malo, casi todos coincidían haberlo perdido en el pecho, era como si llevar la bragueta en su vestimenta aportara rasgos identitarios para la construcción cultural del campesino antioqueño, además de portar un machete con vaina, un pantalón colgándoles, y un frondoso bigote adornándoles el rostro.

Yo estaba ahí, imperceptible, mirando con recelo la vida de los demás, queriendo ser ellos y borbollando en pensamientos de ira, de terror, de miedo, de angustia, de desesperación. Yo estaba ahí, sin estar, era otro entre tanta desinhibición mundana. Acababa de tener sexo, con dos, un acto impune digno de la mezquindad que me rodeaba. Por un momento me perdí, sentí que la vida me pasaba en vano, que no siempre he hecho con ella lo que realmente quiero, que he perdido un cuarto de siglo sin definirme como ser humano y como profesional. Todo parecía ir en cámara rápida; mi vida en pensamientos carcomiéndome. Cuál efecto audiovisual con pito agudo y con un TimeLapse de fondo, pasando de una mañana radiante a un frio y obscuro atardecer. Es así como muchas veces me imagino la muerte, o el segundo previo a qué suceda. Una vida resumida en un video de milésimas de segundos sin control ni tiempo de arrepentimiento, solo intensificando el sufrimiento del ser. Una basura.

Quise congelar mi estancia en este paradisiaco lugar, sublime para la lujuria y el deseo carnal. Una tierra hecha para mi hedonismo, supongo. Quise rentar un cuarto, a sabiendas de no tener dinero, ni dónde caerme muerto. Quise desaparecer de mamá, de mis amigos, de mi familia, de mi tierra. Exiliarme de mi pueblo natal, Marinilla, en territorio aledaño. Quise ser nadie, perderme un tanto de mí, de todo, de todos. Muchas veces me he visto hastiado de la vida, de la falsedad del ser, de tanta conveniencia. Me he visto absorto de tanto importaculismo, de tanta fachada de dientes blancos y sonrientes acompañados de ojos apagados y suicidas que ahogan sus sufrimientos en drogas y alcohol. Yo los conozco bien porque también los he tenido, sé lo que se siente cargar una cruz a cuestas, tener el alma gritando.

En Nariño no era nadie, ni siquiera tenía un nombre. A pesar de ser un pueblo pequeño pasaba desapercibido, aunque quizá, esto solo era cuestión de tiempo.

(Visited 135 times, 4 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y creador digital. Viajero, melómano y lector. Un dibujante de voces humanas.

Más posts de este Blog

  • Cultura

    Padre, he pecado.

    Fragmento del primer capitulo de mi libro: Padre, he pecado.  Recopilación de crónicas, cortas, a fin de mostrarle al(...)

  • Vida

    Vacíos emocionales

    Dar, entregarse, amar e idealizar personas muchas veces nos hacen vulnerables y susceptibles ante situaciones cotidianas de nuestra vida.(...)

  • Vida

    Abrazos al dolor

    Si la vida me permite llegar a miles —o centenares de personas por medio de un blog—, espero que(...)

  • Cultura

    'El cartel de los brujos': una realidad que vive El Espinal, Tolima

    El relato acá narrado no es más que una sujeción de la realidad, contada por varias fuentes que no(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_2772" align="aligncenter" width="1585"] Valor del dólar frente al peso 26/11/2021[/caption](...)

2

A una semana de su estreno, la nueva película de Disney,(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar