Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
jaime-arteaga-de-brigard

Enrique VIII, el segundo monarca de la dinastía Tudor, fue un hombre atribulado, presa de una corte que terminó signando el camino que iba a tomar su vida. Quienes lo conocieron de joven dicen que era un príncipe perfecto, magnífico en los deportes, disciplinado y capaz de escribir complejas disertaciones que deslumbraron a líderes políticos y religiosos, e incluso conmovieron a importantes pensadores de la época como Erasmo de Rotterdam. ¿Cómo podría esta promesa convertirse en la representación de la monarquía entregada a los excesos y la ignominia?

La forma en que la corte fue desfigurando a este brillante monarca, se reflejó en la sucesión de matrimonios (dos de ellos terminados con la decapitación de sus consortes), y que desde entonces se le ha atribuido injustamente, a una lujuria insaciable del rey. Al contrario de lo que se suele pensar, para Enrique VIII los divorcios, muertes y condenas de sus cinco primeras esposas (la sexta sería quien tuviera la suerte de enterrarlo), fueron consecuencia de intrigas de una corte comandada por cancilleres y consejeros que justificaron sus recomendaciones en intereses de Estado: tener un heredero varón que diera estabilidad al reino, o construir alianzas con naciones de una Europa inestable por las continuas guerras entre Francia y España. Cada separación y nuevo matrimonio era una oportunidad que los lores aprovechaban para acrecentar el poder político y económico de sus feudos: logros que duraban poco, porque la traición continua entre el séquito del rey aseguraba que su paso por las privilegiadas posiciones en la corte fuera fugaz y generalmente terminaban en la pena capital.

La vida de este rey fue de desasosiego, ajena al amor sincero, y sus únicas compañías fueron la soledad y el dolor intenso de las úlceras de su pierna. Aún peor fue para él morir sin reconocer en vida un legado importante para su reino. La herencia con mayor significado histórico, como lo fue la separación de la iglesia católica, sólo se consolidaría en manos de su segunda hija, Isabel I. Enrique dejó este mundo como lo vivió: custodiado por miembros del Consejo Real que decidía por él todos los detalles de su ocaso, y que mantuvo su muerte en secreto incluso a su esposa e hijos, hasta no haber sentenciado cómo proceder.

Si Enrique VIII estuviera vivo, y fuera a darle un consejo a Iván Duque, seguro que le recomendaría cuidarse de su corte, desconfiar de aquellos que acompañan un elogio con una advertencia velada, y entre risas zalameras le van indicando cómo gobernar. Aturdido por la camarilla de políticos (muchos de ellos bribones) cuya valía miden en la veneración al expresidente Uribe, adulan a “Iván” sin condiciones, mientras entre dientes y a baja voz dudan si es “uno de ellos”. Anhelan el momento en el cual Duque demuestre qué es capaz de hacer un acto radical para demostrar que no traicionará a la visión sectaria del mundo que ha acuñado el Centro Democrático. Afortunadamente hasta ahora, y a partir de los nombramientos que ha hecho, el mozalbete (como le han llamado los suyos en el pasado), pareciera que no está dispuesto a sacrificar su legado ni entregarse a merced de cualquier corte.

(Visited 397 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Administrador de Empresas, con Maestría en Estudios Políticos y cerca de 20 años de experiencia en investigación y gerencia en los sectores públicos y privados. Es director de JA&A, una firma consultora para el desarrollo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

El viernes fue un día muy especial, pues tuve una de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar