Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los afortunados del mundo están enamorados de algo. No tiene que ser una persona, puede ser una mascota, la música, el cine, la naturaleza, la religión, la política, hasta hay quienes están enamorados de si mismos. Ellos son afortunados porque tienen en la vida algo que los mueve, que les regala momentos para recordar y olvidar, algo que les roba la atención y que les hace reír y llorar de la misma forma. Ellos son afortunados porque tienen algo que, a diferencia de casi todas las otras cosas, no les ‘vale huevo’, algo que, gracias a las tristezas que les ha dado, hace que las alegrías le sepan más dulce que a la mayoría de las personas.

 

Yo por mi parte me considero afortunado porque estoy enamorado del fútbol. Sí, ya sé, millones en Colombia y en el mundo entero conocen este deporte, van a los estadios, juegan los fines de semana y se consideran seguidores de un equipo, pero esto no es amar al fútbol.

 

Amar a este deporte es llevar lo que se dijo anteriormente a otro nivel. Si se va a ir al estadio, hay que llegar a la hora que sea necesario para entrar de primero. No importa el sol o la lluvia que nos acompañe durante la fila. Si es necesario esperaré horas y horas afuera del estadio hasta que a este lo abran y después esperaré más sentado en las graderías. Obviamente, el papel picado, los rollos y las banderas son obligatorias, pues ir al estadio no es como ir a cine, ir al estadio es hacer parte de un espectáculo multitudinario que le debe poner los pelos de punta a todas las personas que asistan. En lo posible, quienes vayan al estadio deben sentir lo que siento yo.

 

Es lo mismo a la hora de jugar. No vale la pena ponerse una pantaloneta y pararse en una cancha si no se va a jugar para ganar. Si se está jugando fútbol a medias es mejor no hacerlo. Hay que respetar el deporte sea donde sea. No importa si se está en un estadio o en un parque, lo importante es jugar para ganar, siempre, sin importar en donde o porque, siempre se debe jugar para ganar.

 

Seguir un equipo. Hay quienes dicen ser hinchas del buen fútbol, pues, aunque a todos nos gusta ver una buena jugada, eso no es ser hincha. Seguir a un equipo implica querer que este gane así juegue bien o mal. Perdónenme por lo que voy a decir, pero si un partido está complicado, no me importaría que mi equipo ganara con un autogol, un gol del arbitro o uno en fuera de lugar, para mí lo importante es que mi equipo gane. Seguir a un equipo es no perderse un partido, o, por lo menos, estar pegado de un radio AM en un almuerzo campestre dominguero mientras las demás personas hablan de sus trabajos, carros o de la música que hay en sus iPods. Ser un fanático es serle más fiel al equipo que a cualquier otra cosa, porque bien dicen por ahí, una persona podrá cambiar de novia o novio, de religión, partido político y hasta amigos, pero jamás de equipo de fútbol.

 

Finalmente está conocer el deporte. Esto está más allá de saber las reglas, los grandes equipos e históricos jugadores. Conocerlo es querer saber de verdad acerca de él, como dice un amigo de la infancia, ‘ver más allá de lo evidente’. Leer libros, oír música, ver videos, todo lo relacionado con el deporte. Y no solo con lo que pasa en la cancha, sino toda la pasión y belleza emanan del fútbol.

 

La idea de ‘TOCO Y ME VOY‘ es recordar todas estas cosas que nos regala el fútbol y no muchos conocen. Los textos de Eduardo Galeano, Roberto Fontanarrosa, Jorge Valdano, Juan Villoro, Franklin Foer, Ángel Cappa, Dante Panzeri y muchos más que ahora se me escapan.

 

Pero no son solo textos de los que queremos hablar. También hay música como la de Bersuit Vergarabat, Ignacio Copani, Los Auténticos Decadentes y muchos más que han dedicados notas y acordes al fútbol.

 

La intención de ‘TOCO Y ME VOY‘ es (aunque en algunas ocasiones se hable de cosas diferentes a estas) tratar esos elementos del fútbol que solo los verdaderos amantes de este deporte conocen. Esas cosas a las que no es fácil acceder, pero que cuando se tienen la satisfacción es inmensa. La idea es mostrar las pequeñas cosas del fútbol que diferencian a un amante de un seguidor, los pequeños detalles que hacen de este el deporte más lindo del mundo.

 

Se me olvidaba, ¿por qué ‘TOCO Y ME VOY’?

 

Existen dos razones principales para haber escogido este nombre. La primera la entenderán mejor las personas que alguna vez en su vida han entrenado fútbol. Los que hemos tenidos entrenadores hemos oido millones de veces “¡Toco y me voy!”, o en su defecto, “¡Toco y me muevo!”. Eso quiere decir, se hace un pase y después se ataca el espacio libre. Esa frase siempre me ha recordado a mis años de entrenamientos y por eso la escogí.

 

La segunda razón es una canción del grupo argetino Bersuit Vergarabat. Esta describe a un jugador de fútbol de manera hermosa y por eso tomé prestado el nombre. Lastimosamente no encontré el video de la canción, así que escogí este para que ustedes puedan oir la canción y entretenerse viendo a un maestro a la hora de proteger el balón, Juan Román Riquelme.

 

 

Espero que este espacio les guste y cuente con su participación total. Nos estamos viendo y ya saben, cualquier solicitud o recomendación será gratamente recibida.

 

JuanSQ

(Visited 2.092 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Amo el fútbol y siento que hay más de una forma de verlo y disfrutarlo. Acá haré lo posible por compartirles la mía.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Tenemos un buen abrebocas, ahora falta espera lo que viene en el desarrollo del blog. Me gustó el video de Román, aunque algunas veces me ha parecido un pecho frío, no le había visto jugadas q aparecen aquí…pues suerte y esperaré el próximo articulo.

  2. ChicoPastrami

    Caray que buen nombre, asi decia mi papa cuando era jugador del futbol, ademas la cancion de Bersuit Vergarabat es muy bueno aunque hay otras, espero que sigan montando cosas en este espacion para poder comentar y pasar un buen rato. hasta la proxima.= )

  3. “pantalón cortito, bolsita de los recuerdos. pantalón cortito, con un solo tirador. con cinco medias hicimos la pelota y aquella misma siesta perdimos por un gol, una perrita que andaba abandonada pasó a ser la mascota del cuadro que ganó” un pequeño fragmento de la canción Chiquillada del gran cantante Leonardo Favio. Como el Rock, la Balada también le ha hecho homenaje al fútbol.
    Ni que decir del Tango que entre sus letras brinca el balón de estrofa en estrofa. Aquellos como “El sueño del pibe”, “Pelota de cuero”, “La copa tiene dueño”, “El Mago zarateño” un homenaje de Siccardi a Ricardo Bochini, o “Sami” de Carlos Gardel.
    Atrás no se queda la salsa. El grupo Niche que sacó “La tierra de todos Colombia” en homenaje al historico 5 de septiembre de 1993. Otras como Listo Medellín: “Ave María pal poderoso, mi Atlético Nacional, mi arepita tradicional…”, o Cali Pachanguero que cuando Cali está de fiesta suena resonante en la calle quinta esa frase: “Un clásico en el pascual, Adornado de mujeres sin par, América y cali a ganar, Aquí no se puede empatar”.

    Gracias por el espacio y por dejarme saber que no soy el único enfermo.

  4. Que bueno, pasaba y pasaba ‘el tiempo’ y nadie porponía algo novedoso y diferente sobre el fútbol. Por fin un blog sin colores, sin violentas pasiones desenfrenadas (porque la pasiòn por el fùtbol jamás debe ser violenta), y sin amargura.
    Felicitaciones a una propueta que une la cultura, el fútbol, la literatura y el talento.
    Ah, y apodándome CORDERA (el apellido del cantante principal de la Bersuit Vergarabat, y autor de la canción que dio nombre a este blog) cómo no iba a estar atento a este espacio……Felicitaciones!

  5. Pues bienvenido y que bueno saber que hay enamorados del futbol que lo toman como lo que es; un arte, un medio de diversión y un lugar perfecto para escapar de la realdiad y vivir momentos llenos de fantasía y emociones superiores a la razón misma.

    Por acá volveré….

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar