Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En Indiana, el candidato al Senado Richard Mourdock dijo, hablando sobre el aborto, que “incluso cuando la vida comienza en esa situación horrible de violación, eso es algo que Dios quiere que suceda“. Palabras más, palabras menos: las violaciones, para el señor Mourdock, ocurren por voluntad divina.
Las respuestas a Mourdock no se hicieron esperar. Entre la indignación que generaron sus declaraciones, quiero compartir la carta abierta de la presentadora de MSNBC Melissa Harris-Perry:
A veces me acobardo cuando me tocan de cierta forma, incluso si es el tierno abrazo de mi esposo. Incluso algunas estaciones del año son más difíciles para mí. Nosotros, que sobrevivimos a la violación, lo llamamos gatillos [triggers]. Gastamos nuestras vidas -las vidas que vivimos después de la violación- evitando y manejando esos gatillos.
En Bogotá, el autoproclamado “concejal de la familia” Marco Fidel Ramírez le pide a un canal público responder preguntas como “¿Cuántos miembros de la comunidad LBGTI hacen parte de la nómina de Canal Capital actualmente? Anexe las hojas de vidas [sic]”, “¿Cuántos miembros de Canal Capital que hacen parte de la comunidad LGBTI, se encuentran vinculados por contrato laboral, libre nombramiento y remoción, o cargo de carrera?” y “¿Qué tipo de vinculación legal o contractual tienen los presentadores de El Sofá [programa del Canal Capital dedicado a la población LGBTI, dirigido en su primera etapa por el escritor Alonso Sánchez Baute], con Canal Capital?” bajo la excusa de “exigir respeto por los niños“.
Si bien no ha habido una indignación tan generalizada como la que ha generado la declaración de Mourdock, también se han pronunciado (sobre todo en las redes sociales) en contra de este acto de indagación, más cercano a la búsqueda de Untermenschen en el III Reich. Pero el “concejal de la familia” contraatacó: Ramírez aduce ser “víctima de una persecución política y religiosa”, debido a su fe cristiana. A personas como Blanca Inés Durán (exalcaldesa de Chapinero) las acusa de tener actitudes sicariales para con él. Mientras tanto, esconde la mano ante el plagio cometido por su equipo en un proyecto de ley y que admitió no leer con cuidado.
Más allá de la fe que se profese, se deben mantener alejados los púlpitos de las instituciones públicas. La religión, como la orientación sexual, es un tema netamente privado. Así como no se pregunta en la hoja de vida si el empleado escucha en sus días libres a un sacerdote, un pastor, un rabino, un gurú, un imán o un narrador de fútbol, tampoco se pregunta si al empleado le gustan las mujeres o los hombres. Preguntar eso, como quiere hacerlo el concejal Ramírez, es convertirlo en una condición para adquirir derechos. ¿No es eso, me pregunto, similar a lo que hacía Trujillo en República Dominicana cuando pedía “la palmita” a todo empleado potencial o a los despidos masivos de Chávez en PDVSA después del referendo revocatorio de 2003? 
El mundo que sueñan Marco Fidel Ramírez y Richard Mourdock (y Glenn Beck, Rush Limbaugh, Ricardo Puentes, Bill Donahue y muchos otros) no es muy distinto al mundo de, digamos, los islamistas radicales. O al mundo de los ultraizquierdistas, que no ven otra posibilidad distinta al mundo que sueñan imponer. Como una cinta de Moebius, Stalin y Hitler son lo mismo: igual que Ahmadinejad y Marco Fidel Ramírez.
En los oídos: Love Lost (The Temper Trap)
(Visited 102 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Estudios Literarios de la Universidad Javeriana. Profesor universitario, escritor y poeta. Coautor de Casas de La Merced (Bogotá, 2015) y autor de artículos sobre educación y literatura publicados en Colombia y España. Cuando no escribe dedica su tiempo a observar, escuchar, leer, cocinar y caminar. El autor cree firmemente que el mundo es un montón de retazos unidos por el pensamiento, el cual los seres humanos no han comprendido en su cabalidad. Las opiniones del autor en este blog no comprometen a las instituciones donde trabaja, estudia y publica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El tema de la comunicación clara, del que he venido hablando(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Jimmi Hendrix (Rock Psicodélico- Blues) Johnny Allen Hendrix (1942-1970) Músico, compositor(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. MaqrollGaviero

    Usted dice: “La religión, como la orientación sexual, es un tema netamente privado. Así como no se pregunta en la hoja de vida si el empleado escucha en sus días libres a un sacerdote, un pastor, un rabino, un gurú, un imán o un narrador de fútbol, tampoco se pregunta si al empleado le gustan las mujeres o los hombres. Preguntar eso, como quiere hacerlo el concejal Ramírez, es convertirlo en una condición para adquirir derechos.”

    Lo paradojico es que en Canal Capital si estan haciendo estas preguntas para ingresar a trabajar y si usted no es de la comunidad LGBTI entonces tiene menos opciones que los que si.

    Es decir que Hollman esta convirtiendolo en una condición para adquirir derechos.

  2. MaqrollGaviero

    En realidad la discriminación se esta dando por la comunidad LGBTI contra todos los demás ciudadanos.

    La pregunta es porque no se escogen las mejores personas para los trabajos y y no simplemente porque pertenecen a determinado grupo.

    Su blog aplica pero la raza superior que debe ocupar todas las posiciones y ser privilegiada es precisamente la LGBTI.

    Si la canción sigue siendo la misma.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar